genuflexión


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con genuflexión: genuflexion, genuflexo

genuflexión

(Del lat. genu flexio, flexión de rodilla.)
s. f. Inclinación hecha doblando la rodilla en señal de reverencia, sumisión o adoración.

genuflexión

 
f. Acción de doblar la rodilla en señal de reverencia, sumisión o adoración.

genuflexión

(xenuflek'sθjon)
sustantivo femenino
acción de doblar una o ambas rodillas en señal de reverencia o sumisión Los vasallos del rey lo saludaron con una genuflexión.
Traducciones

genuflexión

génuflexion

genuflexión

knæfald

genuflexión

genuflection

genuflexión

SFgenuflexion
Ejemplos ?
Consagró la postrer mirada a las imágenes, cuyas vestiduras, al reflejo de la lámpara colgada de la techumbre y a la flava luz de dos altos blandones fijos en las andas, destellaban oro y colores, y, sin hacer genuflexión ni acatamiento alguno, pasó la verja.
La claridad del exterior se prolongaba en la iglesia, en tres rayos enormes, por los tres pórticos abiertos. De vez en cuando, al fondo pasaba un sacristán haciendo ante el altar la oblicua genuflexión de los devotos apresurados.
Usted lo pase bien, señora; ¡saludos a su marido! Y entró en la iglesia, haciendo una genuflexión desde la puerta. Emma lo vio desaparecer entre la doble fila de bancos, con pesado andar, la cabeza un poco torcida, y con las dos grandes manos entreabiertas hacia afuera.
En el azul del empedrado regaba flores el fervor; banderolas en las paredes, candilejas en el balcón, el canelón y el miriñaque el garrasí y el quitasol; un predominio de morado de incienso y de genuflexión.
Las dos hermanas se miraban pálidas, pálidas y movían la cabeza desoladamente... Mascullando una despedida y haciendo una zurda genuflexión, salí a la calle, como perseguido por algún soplo extraño.
Saludaría amablemente al portero, sería bondadoso y afable con todos los solicitantes, y cuando el ambiente anunciara la proximidad de su señoría, cuando todos los empleados se secreteasen y por el estremecimiento de la voz lánguida comprendiera que el ministro llegaba, saldría hasta la puerta y con una genuflexión palatina y grave, pero alborozada y discreta, saludaría al ministro.
El cristiano que en la gloria eterna aspire a hacerse simpático tiene que empezar por aplaudir con más entusiasmo que en el teatro los gorgoritos de los serafines, y no tropezar con San José sin dar un par de ósculos bien sonados a la varilla de azucenas que en la mano lleva. A cada santo ha de hacerle respetuosa genuflexión, añadiendo la obligada frase de: «Beso a su merced los pies».
(Estos dos últimos fueron sustituidos por Belial y Legión en la película) Antes de eso, se había destrozado las rodillas en ataques de genuflexión compulsiva (600 al día).
Estas nuevas generaciones se suman a la genuflexión y a la marginación en que los “pobres de espíritu” (algunos maestros, líderes políticos y religiosos) mantienen sumida a las comunidades rurales.
Antes de retirarse, cierra la puerta del sagrario de reserva, hace genuflexión y se retira a la sacristía en silencio acompañado de acólitos y ministros.
La parte central la cubre un Pantocrátor dentro de una mandorla rodeado por los símbolos de los cuatro evangelistas; en los compartimentos de ambos lados se encuentran dos ángeles en genuflexión portadores de un incensario (ángeles turiferarios) y mirando ambos hacia el Pantocrátor.
Su posición es indefinida, como su cuerpo está arqueado no queda claro si está sentada o si está haciendo una pequeña genuflexión.