gentil


También se encuentra en: Sinónimos.

gentil

(Del lat. gentilis, propio de una familia.)
1. adj. Que es amable o atento. cortés, educado
2. Que es apuesto, de agradable presencia le acompañaba una gentil doncella. airoso, bello, guapo desgarbado, patoso, soso
3. adj./ s. m. y f. RELIGIÓN Que adora a ídolos o falsas divinidades, desde el punto de vista cristiano. descreído, infiel, irreligioso, pagano creyente

gentil

 
adj.-com. Pagano.
adj. Gracioso, apuesto, galano.
Grande, notable.
Amable, cortés, agradable.

gentil

(xen'til)
abreviación
1. persona que es cortés, amable y educado un caballero muy gentil
2. que es propio de este tipo de personas trato gentil

gentil


sustantivo
persona que adora a dioses considerados falsos los creyentes y los gentiles
Sinónimos
Traducciones

gentil

mírný

gentil

blid

gentil

sanft

gentil

hellä

gentil

gentil

gentil

nježan

gentil

優しい

gentil

온화한

gentil

mild

gentil

łagodny

gentil

gentil

gentil

varsam

gentil

อย่างอ่อนโยน

gentil

kibar

gentil

dịu dàng

gentil

文雅的

gentil

A. ADJ
1. (= cortés) → courteous (Méx) (= amable) → kind, helpful
2. (= elegante) → graceful, elegant; (= encantador) → charming
3. (iró) → pretty, fine
¡gentil cumplido!a fine compliment!
4. (= idólatra) → pagan, heathen; (= no judío) → gentile
B. SMF (= idólatra) → pagan, heathen; (= no judío) → gentile
Ejemplos ?
o morena, sino casi etiópica, era Currita la Mayorala, hembra de veinte abriles, de pelo rizozo, abundantísimo y negro como el azabache, con ojos de antílope en celo, tez fina y renegreante, de facciones enérgicas como las de un gitano adolescente, y cuerpo lleno, robusto, de marmóreas y arrogantes curvaturas y suelto y ágil como el de la más gentil bailadora.
Toda esperanza que a Zerbín me lleve, por cuanto escucho aquí, ya he abandonado; pues ya mi venta han hecho a un comerciante, que piensa al sultán darme de Levante.» Así decía la gentil doncella, mientras hipando y suspirando enhebra la tela de su angélica querella, capaz de conmover sierpe o culebra.
Cuando miró que la gentil había desaparecido en el interior de la casa, se introdujo silencioso y buscó un lugar para esconderse.
Cuando la ve que vuelve sin su amante, después que tanto tiempo se ha cumplido, siente temblando un váguido bastante a casi hurtarle fuerzas y sentido; pero la maga con gentil semblante, después que su temor ha percibido, sonriyendo amorosa la conforta, cual suele hacer quien buena nueva porta.
– Si el señor senador fuera tan gentil que abusando de su derecho de admitir interrupciones permitiera que el que habla hiciera una o más o completar su pensamiento...
Y no hablamos del terror de la hija, porque, ya lo neutralizase la curiosidad, ya no tuviese acceso en su alma, más varonil que femenina, era el caso que la gentil doncella, desoyendo consejos y órdenes de la madre y lamentos o aullidos de la criada, ambas escondidas en los aposentos interiores, se escurría de vez en cuando a las habitaciones que daban a la calle, y hasta abría las maderas de alguna reja, para formar exacto juicio del ser y estado de la lucha.
Vivía yo feliz de mi fortuna rica, bella, gentil, moza, princesa; hoy baja y pobre soy, sin dicha alguna; y si hay suerte peor, mi suerte es esa.
Mas Corebo, de noble y gentil uso, no lo pudo escuchar sin repugnancia: lo acusó de traidor, y se le opuso con palabra y acción en consonancia.
Venga conmigo. Es nada más aquí, en la otra calle. Y la gentil se dirigió hasta su hogar. El lisiado la seguía presuroso. Apenas si podía caminar con la muleta de madera con que se ayudaba.
¿Cuáles serían los motivos?, iniciaba así el curioso reportero una sensacionalista suposición Después de haber pasado por lo trámites reglamentarios para salir al extranjero, el pensativo subía por las escalerillas del avión y una azafata, como a todos, lo recibía sonriente. Otra le pidió su pase de abordaje y lo condujo gentil hasta el asiento.
Y un enjoyado ayudante que aparece en ese instante. -Magia gentil de gitana, quiero mirarte la mano. Lo que necesitas ya, girando aparecerá.
Paseaban Grifón y compañía, mirando la ciudad con gran espacio, cuando un gentil prohombre por la vía los para, los conduce a su palacio, y, porque era su uso y cortesía, hasta honrar a los tres, no estuvo sacio.