geófono

(redireccionado de geófonos)

geófono

 
m. fís. y geol. Instrumento que transforma la energía sísmica en impulsos eléctricos medibles.
Ejemplos ?
Cuando ocurre un terremoto, los sismógrafos que se encuentran cerca del epicentro son capaces de registrar las ondas S y las P, pero del otro lado de la Tierra sólo pueden registrarse las ondas P. Los sensores usados en los sismómetros de Tierra son los llamados geófonos.
Mediante geófonos (que son detectores de pequeñas vibraciones en el terreno), dispuestos a distintas distancias del punto de impacto, se mide el momento en que llega la primera onda que alcanza a un determinado geófono.
Esta onda, con su nueva dirección, continúa emitiendo energía hacia la superficie con un ángulo de refracción simétrico al de incidencia anterior, por lo que los geófonos pueden llegar a detectarla.
Los geófonos cercanos al impulso reciben en primer lugar la onda directa, pero a los que se encuentran a una cierta distancia les alcanza antes la onda refractada.
En el subsuelo la energía electromagnética es convertida en energía sísmica debido a la interacción de fluidos subterráneos con la matriz de las rocas. Las ondas sísmicas así generadas son detectadas en la superficie por transductores de desplazamiento o velocidad (geófonos).
Mediante detonaciones de cargas, se provocan pequeños sismos que originan ondas elásticas, longitudinales y transversales que se registran con geófonos.
Casi todos los geófonos empleados para la prospección sísmica en la superficie terrestre son del tipo electromagnético. Un geófono electromagnético es un transductor de velocidad.
La expresión de la transferencia del sistema será: También es posible construir geófonos que trabajen con transductores capacitivos.
Los elementos que convierten el movimiento del terreno en una señal eléctrica que se envía al sismógrafo, el cual sabemos que es un dispositivo que amplifica las señales y presenta una gráfica, dichos elementos son conocidos como geófonos.
En el método sísmico lo que se busca es saber cuál es el tiempo mínimo que tardan las ondas en propagarse en el medio, desde el momento en el que se generan mediante una excitación hasta que llega a los diferentes refractores en el subsuelo y hasta que emergen a las superficie donde son detectados mediante geófonos cuya distribución se conoce como tendido sísmico.
Los geófonos son transductores de desplazamiento, velocidad o aceleración que convierten el movimiento del suelo en una señal eléctrica.