gauchada

gauchada

1. s. f. Argent., Chile, Perú, Urug. Acción propia del gaucho, en especial la realizada con astucia y habilidad.
2. Argent., Urug. coloquial Servicio ocasional o favor realizado con buena disposición.

gauchada

 
f. (Amér.) Acción propia de un gaucho.
(Amér.) Acción ejecutada con astucia, audacia y habilidad.
Traducciones

gauchada

SF (Cono Sur)
1. (= favor) → kind deed, favour, favor (EEUU)
hacer una gauchada a algnto do sb a favour
2. (= conjunto) → gauchos pl
3. (anticuado) (= acción) → gaucho exploit (pey) → gaucho trick
Ejemplos ?
Existía toda una axiología gaucha caracterizada por los siguientes valores: valentía, lealtad, hospitalidad —de allí que en Argentina, Uruguay y Chile la frase "hacer una gauchada" cuyo significado es todo lo opuesto a "hacer una guachada" aunque la etimología de las palabras gaucho y guacho pudieran ser las mismas, "hacer una gauchada " significa tener un gesto de hidalguía o una buena actitud mientras que "hacer una guachada" es todo lo opuesto y algo que un genuino gaucho sentía y siente como una deshonra.
Toda gauchada es una resultante del conjunto de calidades nativas o adquiridas, apropiadas al ambiente; de la intuición de los peligros que hacen correr al hombre el desierto y sus secretos, los animales y sus mañas, y de los medios que se les puede oponer.
Andaban como manada los ases en esa Unión, haciendo la división y basa con la gauchada; hasta con la muchachada pueblera que había venido, les hablaban de un bandido tal o cual pa su interés; ansí que dende esa vez jue cayéndose el partido.
Una vez, los que estaban trabajando en el corral, al ver volver, a toda disparada, el petizo ensillado, con un cinchón largo a la rastra, comprendieron que don Gustavo había querido hacer una gauchada, y venir con doble carga, pero a la cincha, en vez de traerse una brazada por delante, como se lo habían mandado.
Cuando ciego e coraje le hice frente Y le mandé un planchazo por la jeta! Tráiba entuavía en los labios Los besos de mi prenda, Y iba a dirse orguyoso De la gauchada aqueya...
No hay tampoco gaucho que, de vez en cuando, no haga alguna chambonada; como el que, confiado, no manea la madrina y amanece sin tropilla; mientras que, volviendo a la querencia, por una neblina cerrada, el gringo que deja que el caballo ande como quiera, y llega así, derechito a su casa, hace una gauchada.
Callejas, de refilón, a nombre de la gauchada, le dedica esta enflautada celebrando entre otras cosas, ¡que en ancas le largue Rosas por el Harpy una ensilgada!
Con los pobres no sea duro cuando le falten razones, ni largue contribuciones que los pongan en apuros, si usté lo hace, yo le juro en nombre de la gauchada, que no ha de faltarle nada para que viva tranquilo, y siempre hallará un asilo en medio a la paisanada.
Pero no, por eso, dejó don Gustavo de hacer pronto su primera gauchada: manejando un carro, con un solo caballo atado, dejó caer una rienda; el caballo pasó del tranco al trote y del trote al galope, hasta que agarrando con la rueda un poste por el medio, se volcó el carro patas arriba; y la gauchada fue que de semejante trance que le podía costar la vida, salió ileso don Gustavo.