gastador


También se encuentra en: Sinónimos.

gastador, a

1. adj./ s. Que gasta dinero de manera insensata y excesiva ¿cómo va a ahorrar si es tan gastador? despilfarrador
2. s. Persona que, en los presidios, está condenada a trabajos públicos.
3. MILITAR Soldado que está destinado a abrir zanjas o trincheras. zapador
4. MILITAR Soldado de un batallón destinado a abrir el paso en las marchas y en los desfiles. batidor
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

gastador, -ra

 
adj.-s. Que gasta mucho dinero.
m. En los presidios, el que va condenado a los trabajos públicos.
Zapador.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Sinónimos

gastador

, gastadora
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.

gastador:

dilapidadorgastoso, guía, batidor, manirroto, despilfarrador, derrochador, disipador,
Traducciones

gastador

Pionier

gastador

pionnier

gastador

gastador

gastador

A. ADJextravagant
es muy gastadorashe's very extravagantshe's a big spender
B. SM/F
1. es un gastadorhe's very extravagant, he's a big spender
2. (Mil) → sapper
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Libre del yugo de años mil, y de hombres, Y de hábito y refrán, Para llamar las cosas por sus nombres Otra vez, como Adán; señalar el cauce del derecho, Y por sobre el saber Y modo y ley del hombre, siempre estrecho, Los del Supremo Ser. Y así del mar ir a su fuente arcana Y del acto al motor Y adelantándose a la marcha humana Servir de gastador.
Era muy gastador y tiraba lo poco que trabajando ganaba lo mismo que lo que le daba el juego o lo que le provenía de ciertas operaciones nocturnas, de las cuales participaba con sus hermanos, mejores gauchos que él pero menos vivos para deshacerse ventajosamente de lo robado.
Diego de Almagro, siguió la infausta bandera de éste, y cayó en la desgracia de los Pizarro, que le confiscaron su fortuna, dejándole por vía de limosna el desmantelado solar de judíos, y como quien dice: «basta para un gorrión pequeña jaula». San Millán, en sus buenos tiempos, había pecado de rumboso y gastador; era bravo, de gentil apostura y generalmente querido.
Aunque el cordobés, a primera vista parezca practicar la economía, no le faltan ganas de tirar la plata, y será, en caso oportuno, tan gastador como cualquier otro; lo que lo detiene es que siempre se acuerda que para lograr dinero es preciso trabajar, y el trabajo no le gusta mucho.