Ejemplos ?
Vi al margen de un río ciudad deleitosa, ramera gastada, que estupros respira, sus hijos desnudos, ceñidos de rosa, danzaban con hijas desnudas...
La tela es pobre, está muy gastada, llena de repasos, que son ejecutoria de la atenta laboriosidad de su mujer; pero ¡qué limpieza!
Recuerdo con íntima tristeza que, en una de mis cartas, dos años antes de su muerte, le decía, á propósito de ciertas juveniles y legítimas aspiraciones políticas de que me hablaba: —Calma, amigo mío; la política es manjar para gente gastada.
-Escribimos toda nuestra correspondencia en la oficina con esta máquina, y por eso sin duda está algo gastada -contestó nuestro visitante, clavando la mirada de sus ojillos brillantes en Holmes.
El acceso a la consciencia se halla enlazado con la atracción de determinada función psíquica -la atención-, la cual sólo es gastada, según parece, en cantidades determinadas, que en estos casos aparecerán desviadas de las ideas de referencia.
Por el instinto y la lectura adivinaba la existencia de lo que se llama "amor"; pero los libros que le permitían frecuentar, hablaban de este sentimiento en lenguaje trivial, risueño, análogo a aquella gastada imagen del niño ceguezuelo que hiere los corazones con flechas doradas y aprisiona con grillos de rosas.
Y pasa a tus pies el hombre Sin buscarte en su memoria, Porque no leyó tu historia Ni se acuerda de tu nombre. Tú tienes uno, que en aciago día En tu gastada piedra escribí yo, Y el nombre de otro y la vergüenza mía Con la tuya quedó.
Que en este jardín de España Las inspiraciones sobran, Pues basta mirar la lumbre Con que el sol le tornasola, Los arroyos que le cruzan, Los jazmines que le bordan Y las bellas que le pisan, Cuantas maravillas brota, Para entonar tantos himnos, Tantas letras amorosas, Que antes que el canto se agote, Gastada el arpa se rompa.
No quiero perder la oportunidad para hablar de un refrán numismático que usaban las abuelitas cuando querían ponderar el número de navidades que una persona carga a cuestas. Decir de una mujer, por ejemplo: Fulana no tiene ya cara ni sello, era declararla moneda antigua, fea y gastada.
¡cuando me llames al lecho de arcilla envuelvas mi rostro con frío sudario, y en breves minutos derrumbes la silla que ocupo en el cieno del mundo nefario; Será que allí cierre mi párpado seco que vela comido de infausta carcoma, cual ave nocturna que gime en el hueco de torre gastada, pared que desploma!
A diestra mano, la cuadra y el corral; a la siniestra, huerto y abejar, y al fondo, una gastada escalera, que va a las habitaciones partidas en dos viviendas.
Ya no lleva los rutilantes trajes de franela, los sombreros de variadas formas, las corbatas rojas o verdes. Su indumentaria es sobria: una levita verdosa y gastada.