gasear

(redireccionado de gasea)

gasear

1. v. tr. Hacer circular un gas a través de un líquido para que lo absorba.
2. Someter a una persona a la acción de un gas.
3. TEXTIL Quemar la pelusilla o borra de los hilos haciéndolos pasar por una llama de gas.

gasear

 
tr. Hacer que [un líquido, gralte. agua] absorba cierta cantidad de gas.
Someter a la acción de gases asfixiantes, tóxicos, lacrimógenos, etc.

gasear


Participio Pasado: gaseado
Gerundio: gaseando

Presente Indicativo
yo gaseo
tú gaseas
Ud./él/ella gasea
nosotros, -as gaseamos
vosotros, -as gaseáis
Uds./ellos/ellas gasean
Imperfecto
yo gaseaba
tú gaseabas
Ud./él/ella gaseaba
nosotros, -as gaseábamos
vosotros, -as gaseabais
Uds./ellos/ellas gaseaban
Futuro
yo gasearé
tú gasearás
Ud./él/ella gaseará
nosotros, -as gasearemos
vosotros, -as gasearéis
Uds./ellos/ellas gasearán
Pretérito
yo gaseé
tú gaseaste
Ud./él/ella gaseó
nosotros, -as gaseamos
vosotros, -as gaseasteis
Uds./ellos/ellas gasearon
Condicional
yo gasearía
tú gasearías
Ud./él/ella gasearía
nosotros, -as gasearíamos
vosotros, -as gasearíais
Uds./ellos/ellas gasearían
Imperfecto de Subjuntivo
yo gaseara
tú gasearas
Ud./él/ella gaseara
nosotros, -as gaseáramos
vosotros, -as gasearais
Uds./ellos/ellas gasearan
yo gasease
tú gaseases
Ud./él/ella gasease
nosotros, -as gaseásemos
vosotros, -as gaseaseis
Uds./ellos/ellas gaseasen
Presente de Subjuntivo
yo gasee
tú gasees
Ud./él/ella gasee
nosotros, -as gaseemos
vosotros, -as gaseéis
Uds./ellos/ellas gaseen
Futuro de Subjuntivo
yo gaseare
tú gaseares
Ud./él/ella gaseare
nosotros, -as gaseáremos
vosotros, -as gaseareis
Uds./ellos/ellas gasearen
Imperativo
gasea (tú)
gasee (Ud./él/ella)
gasead (vosotros, -as)
gaseen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había gaseado
tú habías gaseado
Ud./él/ella había gaseado
nosotros, -as habíamos gaseado
vosotros, -as habíais gaseado
Uds./ellos/ellas habían gaseado
Futuro Perfecto
yo habré gaseado
tú habrás gaseado
Ud./él/ella habrá gaseado
nosotros, -as habremos gaseado
vosotros, -as habréis gaseado
Uds./ellos/ellas habrán gaseado
Pretérito Perfecto
yo he gaseado
tú has gaseado
Ud./él/ella ha gaseado
nosotros, -as hemos gaseado
vosotros, -as habéis gaseado
Uds./ellos/ellas han gaseado
Condicional Anterior
yo habría gaseado
tú habrías gaseado
Ud./él/ella habría gaseado
nosotros, -as habríamos gaseado
vosotros, -as habríais gaseado
Uds./ellos/ellas habrían gaseado
Pretérito Anterior
yo hube gaseado
tú hubiste gaseado
Ud./él/ella hubo gaseado
nosotros, -as hubimos gaseado
vosotros, -as hubísteis gaseado
Uds./ellos/ellas hubieron gaseado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya gaseado
tú hayas gaseado
Ud./él/ella haya gaseado
nosotros, -as hayamos gaseado
vosotros, -as hayáis gaseado
Uds./ellos/ellas hayan gaseado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera gaseado
tú hubieras gaseado
Ud./él/ella hubiera gaseado
nosotros, -as hubiéramos gaseado
vosotros, -as hubierais gaseado
Uds./ellos/ellas hubieran gaseado
Presente Continuo
yo estoy gaseando
tú estás gaseando
Ud./él/ella está gaseando
nosotros, -as estamos gaseando
vosotros, -as estáis gaseando
Uds./ellos/ellas están gaseando
Pretérito Continuo
yo estuve gaseando
tú estuviste gaseando
Ud./él/ella estuvo gaseando
nosotros, -as estuvimos gaseando
vosotros, -as estuvisteis gaseando
Uds./ellos/ellas estuvieron gaseando
Imperfecto Continuo
yo estaba gaseando
tú estabas gaseando
Ud./él/ella estaba gaseando
nosotros, -as estábamos gaseando
vosotros, -as estabais gaseando
Uds./ellos/ellas estaban gaseando
Futuro Continuo
yo estaré gaseando
tú estarás gaseando
Ud./él/ella estará gaseando
nosotros, -as estaremos gaseando
vosotros, -as estaréis gaseando
Uds./ellos/ellas estarán gaseando
Condicional Continuo
yo estaría gaseando
tú estarías gaseando
Ud./él/ella estaría gaseando
nosotros, -as estaríamos gaseando
vosotros, -as estaríais gaseando
Uds./ellos/ellas estarían gaseando
Traducciones

gasear

gas

gasear

VTto gas, kill with gas
Ejemplos ?
Waterfield está siendo coaccionado por los Daleks, que aparecen en una habitación secreta de su tienda mediante una máquina del tiempo, y exterminan al empleado amotinado Kennedy. Investigando la tienda, el Doctor y Jamie en una trampa que les gasea, y Waterfield les lleva dentro de la máquina del tiempo.
Y alzando bandera por La Gasea, asesinó en la ciudad a dos partidarios de Gonzalo, y en toda la campaña hizo ostentación de ferocidad.
Comprometido al principio en la revolución de Gonzalo, cambió pronto de bandera, ajusticiando, como hemos referido, á Francisco de Almendras. La Gasea dio á Centeno el mando de una división, la que en diversos encuentros fué siempre vencida por Francisco de Carbajal.
Los dos malsines, después de realizado el delito, se hicieron humo, emprendiendo la fuga hasta reincorporarse en el ejér- cito. Gasea nombró con el carácter de juez pesquisidor al li- cenciado Gómez Hernández, quien se trasladó á Trujillo, y después de tomadas las primeras declaraciones expidió auto de prisión contra don Diego de Mora.
El 10 de abril de 1517 y con propicio viento abandonaron las naves el fondeadero de Panamá, embarcándose Gasea en la capitana, acompañado del arzobispo Loayza, que había poco antes conseguido huir de Lima.
Cuando Robles vio que la buena estrella de Gonzalo princi- piaba á desmayar, aconsejó á Diego Maldonado el Rico que se desertase con una compañía; y luego, con el pretexto de per- seguirlo, se le unió con los piqueros de su mando y alzaron bandera por Gasea.
En la rebelión de Gonzalo Pizarro, tomó partido por éste; y cuando, al arribo del licenciado La Gasea se vio en 1549, for- zada Gonzalo á alejarse de Lima, encomendó á Aguirre, como uno de los capitanes de más confianza, que con cuarenta hom- bres de caballería cubriese la retirada.
La gente de mar, casi amotinada, manifestó a Gasea la conveniencia de amainar velas, conservando sólo la del trinquete, y correr el temporal hasta volver a dar fondo en Taboga o Panamá.
A este propósito dice un cronista: «Encargado» Puelles del gobierno, se vieron en el cielo algunas lumbres » extraordinarias y dos leones que peleaban, uno en la parte »del oriente y otro en la parte del poniente, y el sol se obscure»ció, con otros fenómenos que fueron tenidos por los habitantes de Quito como augurios de grandes sucesos y de terribles 5» desastres.» Al arribo de La Gasea, empezó á palidecer la buena estrella de Gonzalo; y Puelles, á la vez que enviaba un emisario cerca del licenciado, ofreciéndole alzar bandera por el rey si se le acordaban ciertas gracias, se preparó á marchar con tropas sobre Guayaquil, que se había pronunciado contra la revolución.
Los hombres de guerra, por su parte, añadían que en cinco o seis meses más, con los leales que acudieran de Nicaragua y Méjico, habría una base de mil soldados, por lo menos, para lanzarse a la aventura con seguridad del éxito. Gasea consideró que aplazar por medio año las operaciones era dar tiempo para que los rebeldes cobrasen bríos, y apartándose de la opinión general, dijo: -No se hable, señores, de volver atrás, que de animosos es el peligro.
Lope de Aguirre se entusiasmaba como el tigre con la vista de la sangre; y sus camaradas, que lo veían entonces poseído de la fiebre de la destrucción, lo llamaban caritativamente:— El loco Aguirre, Cuando, terminada la guerra, llegó la hora de recompensar á los realistas. La Gasea el Justiciero estimó en poco los ser- vicios de Aguirre.
Por fin, en la batalla de Saxsahuaman, La Gasea le confió el mando de la reserva, y pacificado el país, lo nombró go- bernador del Río de la Plata.