garzón

garzón, a

(Del fr. garçon.)
1. s. Persona joven.
2. Chile OFICIOS Y PROFESIONES Camarero, persona que sirve a los clientes en establecimientos públicos.

garzón

 
m. Joven, mancebo o mozo bien dispuesto.
Traducciones

garzón

/ona SM/F (Chile, Uruguay) → waiter/waitress
Ejemplos ?
Eugenio Garzón, Buenaventura Alegre, Modesto Sánchez, Gregorio Sánchez, Rufino Guat, Luis Pérez, Pablo Alemán, Juan Méndez, Juan Zeballos, Nicolás Trías, etc., etc., no son soldados desconocidos de 1810 a 1825, y eran uruguayos y combatieron muchas veces en Bolivia y por Bolivia… : Después de la Independencia Después de la Independencia, me demuestran mis apuntes que fueron pocos los uruguayos que llegaron hasta Bolivia a establecerse.
Y los dichos señores de cabildo dijeron que ellos han visto lo que ha dicho y que proveerán en ello lo que convenga al servicio de Su Majestad y del Señor Gobernador Gonzalo Pizarro en su real nombre como su gobernador. II Asunto - Pregunta a Pedro Garzón.
Llegaron temprano a ella do una labradora acoge un mal vivo con dos almas, una ciega con dos soles. Blando heno en vez de pluma para lecho les compone, que será tálamo luego do el garzón sus dichas logre.
ra del año la estación florida en que el mentido robador de Europa (media luna las armas de su frente, y el Sol todos los rayos de su pelo), luciente honor del cielo, 5 en campos de zafiro pace estrellas, cuando el que ministrar podía la copa a Júpiter mejor que el garzón de Ida, náufrago y desdeñado, sobre ausente, lagrimosas de amor dulces querellas 10 da al mar, que condolido, fue a las ondas, fue al viento el mísero gemido, segundo de Arïón dulce instrumento.
El 20 de septiembre de este año, y a petición de Juan de Astudillo Montenegro, nombró el Cabildo a Cristóbal Garzón para el cargo de alguacil del puerto, y en 21 de octubre regularizó el rapartimiento de solares, señalando dos para iglesia y casa del párroco.
Mandó al garzón se vistiera los arreos y las galas de caballero y tornase a su presencia; mandó a sus escuderos le trajesen las cadenas y los grillos más pesados que hubiera en los calabozos, la pellica más vieja que encontrasen en la cabaña de los pastores y las tijeras con que esquilaban las ovejas.
Gumersindo Sayago, Alfredo Castellanos, Luis M. Méndez, Jorge L. Bazante, Ceferino Garzón Maceda, Julio Molina, Carlos Suárez Pinto, Emilio R. Biagosch, Angel J.
Al pie -no tanto ya, del temor, grave- Fía su intento; y, tímida, en la umbría Cama de campo y campo de batalla, Fingiendo sueño al cauto garzón halla.
El bulto vio y, haciéndolo dormido, Librada en un pie toda sobre él pende -Urbana al sueño, bárbara al mentido Retórico silencio que no entiende-: No el ave reina, así el fragoso nido Corona inmóvil, mientras no desciende -Rayo con plumas- al milano pollo, Que la eminencia abriga de un escollo, Como la Ninfa bella -compitiendo Con el garzón dormido en cortesía- No sólo para, mas el dulce estruendo Del lento arroyo enmudecer querría.
¿Qué mesa, pues, triunfante y suntuosa más que la corte vio jamás de Nino, o más que aquella célebre y famosa que dio Cleopatra al vencedor latino, puede igualar a esta que amorosa ofrece Alcina al bravo paladino? No creo que otra tal deje servida a Júpiter aquel garzón de Ida.
Viendo el fiero Jayán con paso mudo Correr al mar la fugitiva nieve (Que a tanta vista el Líbico desnudo Registra el campo de su adarga breve) Y al garzón viendo, cuantas mover pudo Celoso trueno, antiguas hayas mueve: Tal, antes que la opaca nube rompa Previene rayo fulminante trompa.
XIV No después mucho lazos tejió iguales de Calíope el hijo intonso al bello garzón augusto, que a coyundas tales rindió no solo mas expuso el cuello; abeja de los tres lilios reales (dándole Amor sus alas para ello) dulce aquella libó, aquella divina del cielo flor, estrella de Medina.