Ejemplos ?
Montenegro anduvo errante largo tiempo de ciudad en ciudad, descalzo y desnudo, diciendo que iba a evacuar sus negocios que pronto ganaría su pleito, y que necesitaba viajar de una parte en otra para que sus defensores no se durmiesen.
--comentó el unicornio mirando de soslayo a la corona, que comenzaba a sacudirse violentamente sobre la cabeza del Rey, de tanto que estaba temblando. --Ganaría fácilmente --declaró el león.
Viendo el Rey la lid osada Y pérdida lastimera De su gente maltratada, Mandó se quitase afuera. A Zamora en derredor puso cerco, pues creía Que si no cedió al valor Por hambre la ganaría.
Lo podrían felicitar los escritores, podría ser reconocido por todo el mundo... ¿ Que ganaría realmente de todo esto el viejo maestro ?
Oh, si él trabajara aquellas ocho horas que los demás pedían como mínimum (él no pensaba mínimum, por supuesto), se tendría por millonario con lo que entonces ganaría.
Para llevarles de acá paños por groseros que sean, o hierro y otros géneros, no hay disposición, entre tanto que no se descubriera plata o el cobre que afirman que hay, se pudiere introducir moneda que corra allí y acá, haciéndose alguna en aquella tierra, y dándole bastante bajo valor, que ganasen en ella los mercaderes que trajesen, y vendiesen por cobre en plancha; lo cual parece imposible, con las costas de traerla que son más que principal y también representa imposibilidad el darle salida con mandar que se labrase moneda de vellón, acá; y corriese con más valor y el mismo tuviese, puesto aquí la de aquella tierra; porque si éste no fuese excesivo y mucho mayor del suyo y que suele tener en otros reinos, todavía no se ganaría en ella...
Mucho ganaríamos, mucho ganaría la humana justicia, si todos los pueblos de nuestra América y todas las naciones de la vieja Europa comprendiesen que la causa del México revolucionario y la causa de la Rusia irredenta, son y representan la causa de la humanidad, el interés supremo de todos los pueblos oprimidos.
Tendríamos nuestras gallinas, nuestra vaquita y nuestra parejita de bueyes con que aquél labraría la tierra, bajaría leña del monte para el invierno, y se ganaría buenos cuartos carreteando por ahí cuando la labranza lo permitiera.
El cuerpo de los obispos, en Francia, está compuesto por gentes de calidad que piensan y obran con una nobleza digna de su nacimiento; son caritativos y genero­sos, cosa que hay que reconocerles en justicia; deben creer cier­tamente que sus diocesanos fugitivos no se convertirán en los países extranjeros y que, cuando vuelvan con sus pastores, podrán ser instruidos por sus lecciones y conmovidos por sus ejemplos: su honor ganaría al convertirlos, lo temporal no sal­dría perdiendo y cuantos más ciudadanos hubiese más renta­rían las tierras de los prelados.
Tal vez sería una vaquera o una exploradora. O un futbolista internacional que nadie podría vencer. Ganaría mucho dinero y tendría un automóvil deportivo de lujo.
Se presentó en la fragua y le pidió trabajo. El maestro se admiró de ver un joven tan vigoroso, y contó con que daría buenos martillazos y ganaría bien su dinero.
Le da a usted todos los peones que quiera en el juego de damas, y, sin embargo, le ganará siempre. Míster Peggotty sacudió de nuevo la cabeza como diciendo: «Ya lo creo que me ganaría».