Ejemplos ?
Él sería bien ganado o mal ganado, porque esos que vuelven del otro mundo con tantísimos miles de duros, sabe Dios qué historia ocultan entre las dos tapas de la maleta; solo que....
Es capaz de aumentar el ganado en los establos junto con Hermes, y en cuanto a las manadas de bueyes, los extensos rebaños de cabras y las majadas de lanudas ovejas, si así lo desea en su corazón, multiplica los pequeños y disminuye los numerosos.
Viendo esto el padre, no pudo ocultar su asombro. -Tú has ganado, le dijo; la casa es tuya. Los otros dos, llenos de la misma admiración, aprobaron la decisión de su padre.
Entonces ella le contó que Juan había acertado por segunda vez; si al día siguiente acertaba también, habría ganado, y ella no podría volver nunca más a la montaña ni repetir aquellas artes mágicas; por eso estaba tan afligida.
Alarmóse un tanto el gobierno, tan paternal como previsor, del Restaurador, creyendo aquellos tumultos de origen revolucionario y atribuyéndolos a los mismos salvajes unitarios, cuyas impiedades, según los predicadores federales, habían traído sobre el país la inundación de la cólera divina; tomó activas providencias, desparramó sus esbirros por la población, y por último, bien informado, promulgó un decreto tranquilizador de las conciencias y de los estómagos, encabezado por un considerando muy sabio y piadoso para que a todo trance y arremetiendo por agua y todo, se trajese ganado a los corrales.
En la junción del ángulo recto hacia el Oeste está lo que llaman la casilla, edificio bajo, de tres piezas de media agua con corredor al frente que da a la calle y palenque para atar caballos, a cuya espalda se notan varios corrales de palo a pique de ñandubay con sus fornidas puertas para encerrar el ganado.
-decía-. ¡Ah! ¡Si supierais con qué afanes los he ganado! ¡Todo un verano segando bajo el fuego del sol!... ¡Todo un verano lejos de mi pueblo, de mi mujer y de mis hijos!
Vengan con nosotros y esparcien sus miradas por la radiante perspectiva que embellecen los viñedos en los declives de la montaña, el verdinegro olivar entre cuyas ramas deja oír la tórtola solitaria su ronco arrullo; el áureo rastrojo, en que el ganado sestea; los blancos caseríos y las eras limpísimas, donde llegado que sea el crepúsculo vespertino, rendirán las resecas mieses su grano de oro a los rudos requerimientos de la cobra regida por el trillador, que turbará la solemne quietud del atardecer con sus canciones.
Andrés Alcázar, me puse en marcha con la división de ataque compuesta de 300 Fusileros, 40 Dragones, 2 piezas de artilleria y varios Oficiales de Milicias.—Poco después de amanecer llegó la división á Cuchacucha, cuyas casas halló desiertas y que el enemigo había repasado el Nuble: Ínterin descansaba y tomaba algún refresco la Tropa, se dispuso que dos piquetes saliesen á recorrer el Campo y recoger el ganado perteneciente á Urrejola.
Después de haber acomodado en Pariguelas los dos únicos heridos que no se hallaban en estado de retirarse por sí se puso en marcha la División para el Campamento donde entró á las 5 de la tarde en medio de las aclamaciones de sus compañeros y llevando delante el ganado referido, algunos caballos ensillados y fusiles (cuyo numero aún se ignora) quitado á los enemigos.
Para los segundos, también existía dos tipos de autoridades, instituciones y leyes; las de España y las de Nueva España, al igual que para los indígenas; unas eran propias, las que se habían ganado con la fuerza de las armas en donde habían expuesto el patrimonio personal y hasta la propia vida, tanto por los conquistadores como por los colonizadores; y las que venían de afuera, sujetas a otra realidad e intereses políticos y económicos, en muchos de los casos “injustas” para su realidad y sus intereses, y que a la larga produjo la independencia.
Recuerda que el tiempo no perdona, y en su transcurrir, la belleza física se acaba, pero cuando esto suceda, procura haber adquirido belleza en tu espíritu y haber ganado el aprecio por tu experiencia y buen juicio al poner en práctica tus conocimientos.