gamo-

gamo-

pref./ suf. Componente de palabra procedente del gr. gamos, que significa unión gamopétalo, fanerógamo.
NOTA: También se escribe: -gamo

gamo-

 
Prefijo procedente del griego gámos, unión sexual.
Ejemplos ?
Ciervo, conejo de campo, erizo europeo, gamo, jineta, gato montés, jabalí, lince ibérico, lirón careto, meloncillo, murciélago, murciélago de cueva, murciélago grande de herradura, murciélago ratonero, musaraña, nutria, ratón, turón, zorro, tejón, rata de agua, rata negra, nóctulo pequeño, vaca marismeña El lince ibérico es el felino más amenazado del planeta.
Traen por divisa en la cabeza, o traían (que ya todo está confundido), un cordón negro de lana, con moscas blancas a trechos, y por plumaje una punta de cuerno de venado o de corzo o de gamo, por donde le llamaron huacrachucu que es tocado o sombrero de cuerno: llaman chucu al tocado de la cabeza, y huacra al cuerno..
En los años anteriores se comenzó a introducir especies nuevas para la caza como el gamo, junto a repoblaciones de especies ya presentes como el jabalí y el ciervo, y se potenció la cría de ganado, para cuya protección comenzó la eliminación de los lobos.
y las Bodegas Contreras Ruiz. La producción alcanza los 11,5 millones de litros que llegan al mercado bajo las marcas Viña Gamo o Viña Contreras, entre otras.
En la zona del Parque Natural son frecuentes el jabalí, el gamo, el ciervo, el zorro y otros animales salvajes como la ardilla, la liebre y el conejo.
No salió de su escondite el corzo, ni el cobarde gamo, ni el ciervo, sino un enorme jabalí de extraordinaria corpulencia, musculoso y de abundante grasa.
Ya vuelve al dulce reclamo de la dulce compañía, y a los cuidados de su amo, la blanca oveja que huía tan salvaje como el gamo nacido en la selva umbría.
Saben a gloria... Y el gamo, ese gamito que tu has matado, niño, Basilio, nos permitirá resistir muchos días de incomunicación con los hombres.
Visto lo cual, el señor cura, el alcalde, los sacristanes, los mayordomos, los notables y feligreses pertenecientes á ambas cofradías, se reunieron en junta solemne, y después de discusión más larga que la paciencia de un pobre, se acordó y resolvió hacer santos nue os; y al efecto se nombró una comisión de cinco gamo- nales del pueblo para contratar la obra.
En este momento, querido mío, mi mirada penetró por entre los pliegues de su túnica, se enardecieron mis sentidos, y en mi trasporte comprendí hasta qué punto Cidias es inteligente en amor, cuando hablando de un bello joven, y dirigiéndose a un tercero, le dice: No vayas, inocente gamo, a presentarte al león, si no quieres que te despedace.
Se descolgó de las peñas con la agilidad de un gamo, arrojó al suelo la gorra, cuya redonda y larga pluma podía embarazarlo para correr, y desnudándose del ancho capotillo de terciopelo, partió como una exhalación hacía el puente.
A Pedro Labrosse, barbero de Felipe el Atrevido, y a Oliverio el Gamo, barbero de Luis XI, los afeitó en toda regla el verdugo; y si Bejarano, barbero del tirano Francia del Paraguay, no tuvo idéntico final, por lo menos le arrimaron doscientos zurriagazos en plena plaza de la Asunción.