gallardía

(redireccionado de gallardías)
También se encuentra en: Sinónimos.

gallardía

1. s. f. Característica o cualidad de la persona gallarda, de buen aspecto, ágil en sus movimientos y esbelta la miraban al pasar por la gallardía de sus andares. airosidad, donaire, gracia, lozanía, salero
2. Actitud valiente y noble en la manera de enfrentarse a personas o situaciones se enfrentó con gallardía a sus detractores; ten la gallardía de reconocer tus errores. bizarría, guapeza, majeza, osadía, valentía

gallardía

 
f. Desenfado y buen aire.
Bizarría, ánimo, valor.

gallardía

(gaʎaɾ'ðia)
sustantivo femenino
1. valor y decisión de una persona enfrentarse a otras o a situaciones complicadas Defendió su opinión con gallardía.
2. buena presencia y elegancia en el movimiento de una persona o cosa la gallardía de los guerreros
Traducciones

gallardía

gallantry

gallardía

gagliardia

gallardía

Galanterie

gallardía

英勇

gallardía

英勇

gallardía

tapperhed

gallardía

SF (= elegancia) → gracefulness; (= magnificencia) → fineness; (= valentía) → bravery; (= caballerosidad) → gallantry, dash; (= nobleza) → nobleness
Ejemplos ?
-Pero vamos a ver, martirio -decíale, con acento vibrante de pasión, quince días después de la escena que acabamos de narrar, el Niño de la Tumbaga a la bellísima unigénita del Talabartero, que sentada tras la reja, bañada en sol y compitiendo triunfalmente en tintas y en perfumes y en gallardías con las flores que lucían en las macetas, contemplaba a aquél con melancólica expresión-; vamos a ver, por qué ese empeño de que yo, en la flor de mi edá, me vista la mortaja; porque si usté se va de la vera mía, sin darme su consentimiento, no voy a encontrar médico que me cure la puñalá que me voy a meter en el sitio que más me duela.
Y algunos minutos después, cuando ya el famoso don Paco, jadeante y cubierto de sudor, veía destacarse a lo lejos el pequeño balcón lleno de flores y enredaderas, donde solía ver luciendo sus gallardías a la hembra de sus pensamientos; cuando ya divisaba cercano el fin de la fatigosa caminata y disponiase a gozar de su triunfo, vio, lleno de asombro y de ira, pasar por su lado, suelta y gallarda, rápida y sonriente y llevando su cántaro al cuadril, a Dolores la Jarampera.
Se les podrá negar cualquier otra condición, sin que se ofendan mayormente, pero al que se atreva a decir que tienen el cuero para negocio, si no le demuestran prácticamente lo contrario, a puñetazo limpio, para convencerlo de su crasísimo error, le paran un rodeo con los bravos 33, y los defensores de Paysandú, y los mártires de Quinteros, y los hermanos Valiente y cuantos Juanes, Pedros y Diegos han sido héroes y víctimas de los centenares de jornadas sangrientas que han saturado el espíritu nacional de tan belicosas gallardías.
-Si es posible o no -añadió Mercurio-, vereislo después, y vuelvo a avisaros que si no dejáis esas gallardías de estilo, lo habréis de pasar muy mal, señor repentista.