galán

(redireccionado de galanes)
También se encuentra en: Sinónimos.

galán

(Del fr. galant, que se divierte, atrevido.)
1. adj. Apócope de galano.
2. s. m. Hombre que tiene buena presencia y semblante se casó con un galán, culto y adinerado.
3. Hombre que galantea a una mujer rechazó a todos sus galanes hasta que conoció al que hoy es su marido. pretendiente
4. CINE, TEATRO Actor que representa un papel protagonista en una obra o en una película. protagonista
5. Mueble en forma de percha con pie para colgar la ropa dispuso la ropa que pensaba ponerse al día siguiente sobre el galán. galán de noche
6. galán de día BOTÁNICA Arbusto propio del trópico americano, de hojas apuntadas y flores blancas en figura de clavo
7. galán de noche BOTÁNICA 1. Arbusto ramoso propio del trópico americano, con hojas alternas en la parte superior de un olor muy fuerte y flores blancuzcas y muy olorosas por la noche. 2. Galán, mueble en forma de percha.
NOTA: Nombre científico: (Cestrum nocturnum.)

galán

 
adj. Galano.
m. Hombre de buen semblante y airoso.
El que galantea a una mujer.
teat. El que hace alguno de los principales papeles serios: primer g.

galán

(ga'lan)
sustantivo masculino
1. hombre atractivo y elegante que se desenvuelve con gracia Era el galán más codiciado del club social.
2. personaje masculino de cine o televisión que es atractivo, elegante y tiene un papel protagónico un galán de telenovela conocido
3. hombre que trata de enamorar o seducir a una mujer Ese automóvil es del galán de turno de la vecina.
Traducciones

galán

stud, beau, gallant

galán

A. SM
1. (= hombre apuesto) → handsome fellow; (= Don Juan) → ladies' man (Hist) → young gentleman, courtier
2. (= novio) → gallant, beau; (= pretendiente) → suitor
3. (Teat) → male lead; (= protagonista) → hero
primer galánleading man
joven galánjuvenile lead
galán de cinescreen idol
4. galán de noche (= mueble) → clothes-rack and trouser press; (= planta) → night jasmine
B. ADV (LAm) = bien
Ejemplos ?
Y una trova te regala que trova de amores es y ninguna se la iguala; por eso vine de gala, trovador aragonés.» —«Yo a tu señor agradezco, —doña Blanca respondió— de un amor que no merezco esta prueba que me dió. Y a estas damas placerá y galanes que aquí ves trova de amores que cantará trovador aragonés.» V.
Uno destos galanes, pues, que entre ellos es llamado virote (mozo soltero, que a los recién casados llaman mantones), asestó a mirar la casa del recatado Carrizales; y, viéndola siempre cerrada, le tomó gana de saber quién vivía dentro; y con tanto ahínco y curiosidad hizo la diligencia, que de todo en todo vino a saber lo que deseaba.
Diéron noticia de su intento á sus padres, de que se holgáron infinito, y lo mostráron con proveerles magníficamente, y de modo, que mostrasen en su tratamiento quienes eran, y que padres tenian: y, desde el primero día que saliéron á las escuelas, fuéron conocidos de todos por caballeros, galanes, discretos y bien criados.
Se volvían, la miraban, y algún forastero, menos recatado que los galanes locales, la susurraba cosas, de que fingía no enterarse el papá...
Otros, sobre todo las mujeres celosas y los galanes desdeñados, buscaban a Melchora para que los pusiese en relación íntima con el diablo.
- Tres galanes En el pretil de palacio, cerca de una casa antigua, donde hoy estudia sus obras un esclarecido artista, van a cumplirse tres siglos que su palacio tenía de Éboli el príncipe ilustre, Rodrigo Gómez de Silva.
Un día proponerla osé la vuelta, y «no», me dijo resuelta. ¡Era coqueta!, así es que prescindir no podía de tener a cien galanes, inodoros tulipanes siempre abiertos a sus pies.
Hallóla toda ocupada de galanes y de bellas en gran festín; doña Blanca de Moncada se ve la primera entre ellas, como la rosa más orgullosa en un jardín.
DOÑA BERNARDA Yo te lo diré después. SANTILLANA ¡Los galanes de tornillo, que al torno se nos pegaban! DOÑA BERNARDA Haced vos del no entendido.
Medroso del valle huía. Cuando llores los afanes Que tus mentidos galanes Te mostraron, ¿Dónde estará de tu llanto El irresistible encanto Que probaron?
La plara estaba llena de gente; unos iban, otros venían. Galanes y hermosas jovencitas iban en parejas hacia el jardín y los cenadores.
Arrendaron un vasto almacén en la calle de Bodegones, adornando una de las vidrieras con pectorales y cruces de brillantes, cálices de oro con incrustaciones de piedras preciosas, anillos, arracadas y otras prendas de rubí, ópalos, zafiros, perlas y esmeraldas. Aquella vidriera fue pecadero de las limeñas y tenaz conflicto para el bolsillo de padres, maridos y galanes.