génesis


También se encuentra en: Sinónimos.

génesis

(Del lat. genesis < gr. genesis.)
1. s. f. Origen o creación de una cosa.
2. Conjunto de fenómenos y factores que intervienen en el proceso de formación de una cosa los geólogos estudian la génesis de las cadenas montañosas.
3. s. m. LITERATURA, RELIGIÓN Primer libro de los textos bíblicos, en el que se narra la creación y los orígenes de la humanidad, según la tradición judeo-cristiana.
NOTA: En plural: génesis

génesis

 
f. Origen o principio de una cosa.
p. ext.Conjunto de hechos o factores que dan por resultado otro hecho.

Génesis

 
bib. Primer libro de la Biblia en el que se narra el origen del mundo y del pueblo de Israel. Los primeros once capítulos refieren la historia de la creación del mundo y de Adán y Eva, el diluvio, la torre de Babel y la confusión de lenguas. El resto del libro contiene la historia de los patriarcas hebreos: Abraham, Isaac y Jacob.

génesis

('xenesis)
sustantivo femenino
1. origen o comienzo de algo la génesis de la Tierra
2. fase inicial de un proceso, en que este se forma o se crea la génesis de un proyecto empresarial
Sinónimos

génesis

sustantivo femenino

génesis:

comienzocreación, origen, principio,
Traducciones

génesis

Genese

génesis

genesis

génesis

genesi

génesis

Genesis

génesis

Genesis

génesis

Genesis

génesis

成因

génesis

成因

génesis

Genesis

génesis

Genesis

génesis

בראשית

génesis

창세기

génesis

Genesis

Génesis

SMGenesis

génesis

SF INVgenesis
Ejemplos ?
No es que los hombres hacen los pueblos, sino que los pueblos, con su hora de génesis, suelen ponerse, vibrantes y triunfantes, en un hombre.
Partes del libro de Génesis de la traducción que José Smith hizo de la Biblia, obra que él comenzó en junio de 1830 ( History of the Church, 1:98–101, 131–139).
Se quiere ver a plena luz, y con sentido humano de las cosas el panorama integral de lo pasado, tratando de encontrar la explicación de los fenómenos por caminos de su génesis”.
Patria que no necesita de oropeles ni de algarabías fingidas porque desde sus génesis, en el horizonte inmemorial de los siglos, ha sido inmensa, como inmensa puede ser la grandeza.
Escucha la palabra estremecida de quien no sólo piensa, sino realiza; quien no sólo intenta, sino concluye; quien no sólo sueña; sino vive con el único pensamiento de no defraudarte jamás y ser acción creativa responsable y solidaria que contribuya a que tú trasciendas más allá de tu geografía y deposites en otras tierras los joyeles nacidos de ti para la nueva alianza terrenal: la patria total de lo humano, sin fronteras ni separaciones; tiempo de solidaridad cósmica. Génesis de la neohumanidad.
¿Cuándo funciona? Hagamos una desconstrucción en pos de ejemplificar su génesis virtual: Input: Un niño o una niña nacen. Constituyen una masa de carne formada, ya no tan informe como cuando se inicia en mórula.
Que aun no quisieron darle el Matemático; porque, considerando que la cólera de un español sentado no se templa si no le representan en dos horas, hasta el final jüicio desde el Génesis, yo hallo que si allí se ha de dar gusto, con lo que se consigue es lo más justo.
Y en lo primordial poético todo lo posible épico, todo lo mítico posible de mahabaratas y génesis, lo fabuloso y lo terrible que está en lo ilimitado y quieto del impenetrable secreto.
Desde luego, como ya lo demostraremos, el sueño no puede pretender análoga importancia práctica; pero tanto mayor es su valor teórico como paradigma, al punto que quien no logre explicarse la génesis de las imágenes oníricas, se esforzará en vano por comprender las fobias, las ideas obsesivas, los delirios, y por ejercer sobre esa estos fenómenos un posible influjo terapéutico.
Al tratar de la génesis de la producción capitalista, yo he dicho que su secreto consiste en que tiene por base «la separación radical entre el productor y los medios de producción» (pág.
Tenga la bondad de comparar el capítulo XXXII, en el que se dice: «El movimiento de eliminación, la transformación de los medios de producción individuales y dispersos en medios de producción concentrados socialmente, la conversión de la propiedad enana de muchos en propiedad colosal de unos cuantos, esta dolorosa y torturante expropiación del pueblo trabajador es el origen, es la génesis del capital...
No habrían caído en este error si hubieran prestado atención a un texto de San Agustín, muy útil a este respecto, que concierne a la actitud que debe adoptarse en lo referente a las cuestiones oscuras y difíciles de comprender por la sola vía del discurso; al tratar el problema de las conclusiones naturales referentes a los cuerpos celestes escribe: «Ahora, pues, observando siempre la norma de la santa prudencia, nada debemos creer temerariamente sobre algún asunto oscuro, no sea que la verdad se descubra más tarde y, sin embargo, la odiemos por amor a nuestro error, aunque se nos demuestre que de ningún modo puede existir algo contrario a ella en los libros santos, ya del Antiguo como del Nuevo Testamento» (Del Génesis a la letra, lib.