fusionista

fusionista

adj./ s. m. y f. Que es partidario de la fusión de ideas, intereses o partidos.

fusionista

 
adj.-com. Partidario de la fusión (unión).
Ejemplos ?
Fue jefe del "Cossi", grupo político situacionista que seguía los movimientos del Duque de Tetuán, primero en la Unión Liberal, de 1874 a 1880 en el Partido Liberal-Conservador, en 1881 en el Partido Liberal Fusionista y, en 1890, de vuelta al Partido Liberal-Conservador.
Sus orígenes son, por un lado las divergencias entre los partidos republicanos progresistas (el de Castelar y el de Martos) y por otro, la decepción ante las políticas del gobierno de Sagasta. Ideológicamente se considera un partido liberal, en principio más progresista que el Partido Fusionista, y monárquico.
Entonces el Partido Constitucional desapareció y Sagasta acabaría formando el Partido liberal-fusionista que sería uno de los partidos dinásticos del "turno" en el régimen canovista.
Ese mismo año abandonan las filas conservadoras y se suman a las liberales José Posada Herrera, antiguo dirigente de la UNión LIberal y presidente del Congreso en las primeras Cortes de la Restauración, así como un grupo de viejos notables del Partido Moderado que no encuentran acomodo en las filas conservadoras, como el conde de Xiquena o Balmaseda. A raíz de estas incorporaciones, el Partido Constitucional pasó a denominarse Partido Liberal-Fusionista.
Para ello, Guzmán pone a disposición de los Redactores o Editores de periódicos, la imprenta del Estado; señalando en 1853 que el gobierno sostenía la publicación de “algunos periódicos” para difundir sus actos - "La Opinión", órgano oficial escrito por Juan Piñero, y "El Fusionista", dirigido por Eusebio Ocampo-, “estimulándose el ejercicio de un derecho que tantas ventajas trae a la instrucción pública”, al tiempo que reclamaba de la legislatura una ley para prevenir los efectos del abuso de la libertad de prensa.
Pese a que la mayoría de los delegados ratificaron el acuerdo, formando el Partido Liberal Fusionista, los opositores crean el Partido Autonomista Ortodoxo, mientras que los más radicales consdtituyeron en Nueva York la Sección de Puerto Rico del Partido Revolucionario Cubano.
Fue miembro de numerosas sociedades científicas y senador desde 1905 a 1923, salvo en los años 1908-1910, por el Partido Liberal Fusionista de Sagasta y la Real Academia de la Historia; llegó a ser nombrado secretario tercero y primero del Senado y colaboró en Revista de España, Revista Contemporánea, La Ilustración Española y Americana, Euskal Erria, Euskalerriaren Alde y el Boletín de la Real Academia de la Historia, publicando muchos trabajos de investigación sobre archivos guipuzcoanos y de las Órdenes militares, heráldica e historia; también editó importantes documentos y textos históricos y literarios y algunos otros de menor importancia sobre tauromaquia, cinegética y cetrería.
La alternancia de la Restauración tuvo en Soria las figuras de Ramón Benito Aceña (diputado y luego senador liberal-conservador desde 1871 hasta 1917), José Hernández Prieta (liberal-fusionista) y Luis de Marichalar y Monreal (diputado conservador desde 1899 hasta 1923).
En agosto de 1855 se hizo público el manifiesto de Andrés Lamas, recientemente sustituido por el presidente Flores como ministro representante en Brasil, en el que se efectuaba un llamado a la extinción de las divisas tradicionales y el establecimiento de una política "fusionista".
No se trataba, pues, ni de Cortes Constituyentes, ni de unas Cortes que pudieran acometer la reforma de la Constitución, por lo que la convocatoria no encontró ningún apoyo, ni siquiera entre los monárquicos de los partidos que se había turnado en el poder (Partido Liberal-Fusionista y Partido Conservador) durante el régimen de la Restauración.
El horizonte temporal de la novela transcurre en el período 1874-1880, desde el pronunciamiento del general Martínez Campos hasta el acuerdo de alternancia en el poder de los partidos conservador de Cánovas y fusionista de Sagasta.
En 1896, y en circunstancias en que el presidente de la época, Máximo Santos, buscaba promocionarse como una figura política potable para ambas divisas, mandó rendir honores militares a las víctimas de la Masacre de Quinteros y también a Leandro Gómez, como forma de respeto hacia los hechos y personajes que ya eran paradigmáticos de ambos partidos políticos, el Colorado y el Nacional, por más que ni los «Mártires de Quinteros» representaban a todo el Partido Colorado ni Leandro Gómez había actuado a nombre de su partido sino de un gobierno fusionista que había prohibido el uso de las divisas.