Ejemplos ?
Yo estoy haciendo una vida de sacrificio. Yo no fumo ahora cigarros puros, he suprimido mi mayordomo y mi portero. Te ruego, pues, Irving que observes otra conducta...
Si el Cauallero o Escudero entra en Viella, do non es deuisero, nin heredero, e entra con armas en Viella, e si ouier y Caualleros, o Escuderos, quel segudaren de la Viella sobre palabras, nol deven pechar desonra, nin ser suos enemigos, pues heredero non es : e si el Fijodalgo es alli devisero, bien puede comprar eredat, mas non puede comprar todo el eredamiento de un labrador a fumo muerto (3).
Darlis án malas zenas e peores yantares, grant fumo a los ojos, grant fedor a las nares, vinagre a los lavios, fiel a los paladares, fuego a las gargantas, torzón a los ijares.
Critíquenla en buena hora los pajarracos del foro. No fumo de ese estanquillo ni lo apetezco. Pero los oidores de la Real Audiencia antes que jueces eran hombres, y al fallar absolutoriamente, prefirieron escuchar sólo la voz de su conciencia de padres y hombres de bien, haciendo caso omiso de D.
cababa de fumarme el más sabroso de los cigarros del día, el que fumo meciéndome en el cierre de cristales de mi casa, después de la comida a la española embalsamada la boca por el gusto dominador del café y recreados los ojos por la vista, siempre nueva de la bahía, donde los barcos se cuelan como alciones en su nido; y una pereza deliciosa embargaba mis potencias cuando se entreabrió la portier y entró, agitado, mi amigo y consocio en varios círculos.
—Tu sabes que soy criolla... —Lo sé... —¿Tienes un fósforo? —No tengo... Es decir, no fumo… ¡Mozo!... —¡Va, señor! —respondió una vez. —Yo tenía un novio...
Hago, en fin, lo que todos,: fumo y bebo en el flamenco cabaret: mas brota de mí la poesía a pesar mío y voy al cabaret como iba Hoffmann.
¡Vaya en gracia! (Nota bene: Yo fumo colorado maduro). Pues, señor, existe en La Habana, plaza de Santa Clara, número 85, un soberbio edificio, conocido por la Real e Imperial Fábrica de la Honradez, cuya fama deseo que alcance usted a eclipsar.
Don Juan, no volvamos a lo de la casa, que vale cualquier dinero. Cinco cuartos una cajetilla de tabaco que me fumo yo al día... -No sé cómo puede usted con ese veneno.
Podría mentar hasta la décima que le dedicaron en un fogón de "Arbolito". Seis veces salió de su azotea seguido por un centenar de paisanos y otras seis veces volvió solo, de fumo en el chambergo.
238 Fueron movidos a esto fazer, segunt argumento de lo que presumo, los que çegaron del túrbido fumo e fama que entonçes se pudo tender de algunos que mucho quisieron saber, por unas palabras de fembra mostrada en çercos e suertes de arte vedada, la parte que avía de prevalesçer.
Por eso paso las nocturnas horas en el flamenco cabaret, del humo entre las hondas pardas o incoloras visiones viendo que crear presumo, o haciéndome narrar encantadoras populares leyendas mientras fumo, o relatando yo las mil que encierra el oriental rincón de nuestra tierra.