fructuoso

(redireccionado de fructuosa)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con fructuosa: fructosa

fructuoso, a

adj. Que produce fruto o buen resultado el plan ha resultado fructuoso. fructífero

fructuoso, -sa

 
adj. Que da fruto o utilidad.
Traducciones

fructuoso

profitable

fructuoso

fruchtbare

fructuoso

frugtbar

fructuoso

פורה

fructuoso

유익한

fructuoso

givande

fructuoso

ADJfruitful
Ejemplos ?
Y luego, cuando abajo se muere el día de tristeza lánguida y se ponen las peñas de las cimas tristemente doradas, y luego grises, y borrosas luego, y al cabo negras, con negruras trágicas, mirando hacia Occidente, donde aguda granítica atalaya recibe inmóvil el Adán salvaje la noche negra que la sierra escala... ¿No habrá creado Dios un sol que rompa la noche de aquel alma y en luz de aurora fructuosa y bella le bañe las entrañas?
Pero, si este Proyecto se aparta de los Códigos más adelantados, en las tres bases cardinales de que se ha hecho mención, en cambio, ha entrado sin trepidar por el camino que ellos trazan en todo lo que tiende a hacer fructuosa la investigación de los delitos y a proporcionar al procesado los medios de una fácil defensa.
Tomada con las precauciones que la ley señala, y exenta de todo medio de coacción y de cargos copiosos o sugestivos, llega a constituir sin duda alguna el elemento probatorio de mayor fuerza, que no era posible desdeñar, dada la insuficiencia de los recursos que entre nosotros pueden proporcionarse a la justicia para hacer una investigación acertada y fructuosa.
Tales son las principales disposiciones consignadas en el Título II del Proyecto; y ciertamente que ellas darán a los acreedores una protección más eficaz y fructuosa, que la que podían esperar de las leyes que inútilmente han fulminado la última pena contra los fallidos fraudulentos.
Breve descripción de la isla de Cuba Extiéndese esta isla del oriente al occidente en la altura y situación de veinte hasta veinte y tres grados, latitud septentrional; es larga de ciento y cincuenta leguas alemanas, y ancha de cuarenta semejantes. Es tan fructuosa como la Española.
Porque, en efecto, es de aquellos de quienes dice el salmo «que habían de poner los nombres que ellos tenían a sus tierras», y por eso les sucede lo que dice en otro lugar: «Señor, allá en tu ciudad reducirás a nada sus imágenes.» Pero el hijo de Seth, esto es, el hijo de la resurrección, el que espera invocar el nombre del Señor, es la figura de aquella sociedad y congregación que dice: «Yo, corno oliva fructuosa en la casa de Dios, esperé en su divina misericordia», y de aquella que no pretende en la tierra la gloria vana del nombre célebre, porque «sólo es bienaventurado aquel que pone su confianza en el nombre del Señor y no mira a las vanidades y falsas, locuras de los hombres».
Espíritu nacido para el trabajo que enaltece; para la acción fructuosa en el campo magisterial y para dar solamente lecciones ennoblecedoras.
El Abogado Ugarte Molina se ha caracterizado por llevar una vida de servicio, fecunda y fructuosa en los campos en donde ha actuado.
¡Y venir a ver lo que era Frutos! Ella -porque era mujer y se llamaba Fructuosa Rúa- debía de tener en ese entonces de sesenta años para arriba.
La Sociedad evangélica, fundada en el año anterior para el fomento de las misiones de infieles, dirigiendo la caridad cristiana a este objeto, bajo muchos aspectos interesantes trabaja en él con esforzada y fructuosa perseverancia.
Porque los ninivitas en esta vida hicieron penitencia y por ser en esta vida fructuosa, por que sembraron en este campo donde Dios quiso que se sembrase con lágrimas lo que después se segase y cogiese con alegría, con todo, ¿quién nega que se verificó en ellos lo que le anuncié el Señor, a no ser que no entienda como Dios suele destruir los pecadores, no sólo enojado, sino también teniendo de ellos misericordia, Porque de dos maneras se suelen destruir los pecadores: o como los sodomitas, cuando se castiga a los mismo hombres por sus pecados, o como loe ninivitas, cuando se destruyén los mismos pecados de los hombres por la penitencia.
El cumplimiento, por tanto, de los deberes propios de la justicia social tendrá como efecto una intensa actividad que, nacida en el seno de la vida económica, madurará en la tranquilidad del orden y demostrará la entera salud del Estado, de la misma manera que la salud del cuerpo humano se reconoce externamente en la actividad inalterada y, al mismo tiempo, plena y fructuosa de todo el organismo.