frondoso

(redireccionado de frondosas)

frondoso, a

(Del lat. frondosus.)
1. adj. BOTÁNICA Se aplica a la planta o árbol que tiene muchas hojas o ramas es un árbol de tronco grueso y copa frondosa.
2. Se refiere al lugar que tiene mucha vegetación la senda estaba en un paraje muy frondoso.

frondoso, -sa

 
adj. Abundante de hojas y ramas.

frondoso, -sa

(fɾon'doso, -sa)
abreviación
1. árbol que tiene muchas hojas y ramas Descansaron a la sombras de una morera frondosa.
2. lugar que tiene mucha vegetación un parque frondoso
Traducciones

frondoso

frondoso

frondoso

المورقة

frondoso

ADJleafy, luxuriant
Ejemplos ?
Entre las frondosas campiñas veracruzanas, destaca con sus tejados y sus callejuelas graciosamente trazadas, la risueña población de Coatepec.
Quien a las altas cumbres la audaz planta mueve y subir procura, no consigue sino elevarse a la región del rayo; mas, si los Andes deja, prefiriendo valles ardientes de fecundo suelo, se ofrecen luego a su encantada vista flores y frutos en frondosas selvas: así el hombre que intrépido se avanza de la virtud a la fragosa altura, camina a la desgracia, mientras goza, en el campo feraz de la ignominia, de iniquidad el premio el delincuente.
Desde que recibí su carta, había adquirido el hábito de rondar su vecindad, y así descubrí que a la hora del crepúsculo solía dar un paseo, acompañada únicamente por un negro de librea, por una plaza pública. Allí, entre las frondosas y casi oscuras alamedas, bajo la pálida luz de un suave atardecer de verano, me acerqué a ellos.
Magnífico Edén compuesto con los mares y alamedas, los templos y los palacios de Sevilla y de Florencia. Del turbio Guadalquivir con las frondosas riberas, los pescadores de Nápoles, las lagunas de Venecia.
Maestro Mago, Brujito, habían venido sin traer pájaros; la abuela se irritó cuando entraron: “¿Por qué no traéis pájaros?”, les dijo a Maestro Mago, Brujito. “Madre nuestra, he aquí que nuestros pájaros se han enredado en ¡as ramas frondosas de un árbol”, respondieron.
Y entonces, cuando en vez de marcharse a rapar mentones oficinescos se dirigía a tomar un vaso de ponche en cierto establecimiento cuyo rótulo decía «Comidas y té», divisó de pronto al final del puente a un guardia de gallarda apostura y frondosas patillas con su tricornio y su espada.
Más, en verdad, me pluguiera conducirte a una pagoda india, o a un chinesco alcázar de estalactíticas bóvedas de cedro eterno y fragante incrustado de oro y concha, de marmóreos pavimentos que orlaran densas alfombras, de techumbres sostenidas por columnas salomónicas, basadas sobre elefantes de negros pies y áureas trompas, de salones alumbrados por perfumadas antorchas, con son de música y fiesta estremecida su atmósfera; circundados de jardines encantados, de frondosas arboledas, y cascadas espumantes y sonoras; pero, ¡ay, lector!, el Oriente mi errante ingenio abandona y cierra de la Edad Media las caballerescas crónicas, para contarte del siglo de las luces una historia tan tenebrosa y confusa como su luz y sus glorias.
Muy cabizbajo siguió su camino, y a los cinco minutos llamole la atención un ruido seco que oía a corta distancia. Fuese hacia allí y vio un leñador en ademán de descargar el hacha sobre un árbol muy hermoso, de frondosas y verdes ramas.
Ya en frescos sotos al lugar contiguos los versos de amor leen de los antiguos; ya por umbrosos valles y por cerros les dan caza a las liebres temerosas; ya a los faisanes con sagaces perros ahuyentan de las matas más frondosas; ya lazos a los tordos, o ya hierros tienden en las sabinas olorosas; o ya con red o ya cebo y anzuelo turban los peces con paciente celo.
Todo esto que las ninfas en silencio admiraron las convida a que dejen las claras ondas por el verde prado. 40 Y con un pie ligero, más que la nieve blanco, entre frondosas vides a la agradable sombra se ocultaron.
l rancho de don Tiburcio, mirado desde lejos, en una tarde de sol, parecía un bicho grande y negro, sesteando a la sombra de dos higueras frondosas.
El agua cristalina en las frondosas ramas centellea, cual joya de diamantes que campea en los bellos cabellos de una ondina el ruiseñor se oculta y enmudece, busca el nido la obscura golondrina, la floresta reluce y se estremece, y la lluvia, entretanto, gime y llora, y con sus hilos fúlgidos parece arpa gigante de cristal sonora.