frivolidad

(redireccionado de frivolidades)
También se encuentra en: Sinónimos.

frivolidad

1. s. f. Actitud ligera e inclinada a divertirse y tomar las cosas con poca seriedad. ligereza, superficialidad gravedad, seriedad
2. Acto o dicho frívolo, superficial o poco serio eso que dices es una frivolidad.

frivolidad

 
f. Calidad de frívolo.

frivolidad

(fɾiβoli'ðað)
sustantivo femenino
1. cualidad de superficial o de falta de seriedad Su frivolidad arruinó su relación laboral.
2. hecho o dicho característico de este tipo de personas No fue a la reunión por no escuchar frivolidades.
Traducciones

frivolidad

frivolity

frivolidad

الرعونة

frivolidad

轻薄

frivolidad

輕薄

frivolidad

軽薄

frivolidad

천박

frivolidad

SFfrivolity, frivolousness
Ejemplos ?
Saber huir de sus frivolidades es lo que la escuela debe atender para evitar esclavos interactivos; aunque ya no pasivos como con la antigua televisión.
Era un mozo ingenuo, con una de esas delicadezas vestidas de niñerías, de frivolidades; risueño, alborotado, travieso; era una grandeza de espíritu esmaltada de pequeñeces, un corazón.
Por esto la vieja cantilena que dice que ese sentimiento, por tanto un placer que nos damos como fin, constituye la causa primera de la determinación de la voluntad, que por tanto la felicidad (a la que ese placer pertenece como elemento) constituye el fundamento de toda necesidad objetiva de lograr, por tanto de toda obligación -esa cantilena forma parte de las frivolidades sutiles: cuando no se puede dejar de preguntar por la asignación de una causa a determinado efecto, se termina por hacer del efecto la causa de sí mismo.
nadie, nadie pueda sospechar frivolidades en mi claustro y al centro de mis sobrios enrejados encerraré tu huella donde burdos candados de un poema apresen las ganas de pedir que vuelvas.
Don Mamerto no solía bailar; pero en aquella velada memorable se dignó invitar una dama que metida en un rincón detrás de una mesa de juego, con cara de pocos amigos, parecía estar despreciando todas aquellas frivolidades mundanas, con gesto avinagrado y haciendo calceta.
Cuantos se consagran a esa profesión, pasan la vida entregados a esta clase de sutilezas. A decirte verdad, Critón, la filosofía, como los que se entregan a ella, es un conjunto de frivolidades y ridiculeces.
Créeme, pues, querido amigo, deja tus argumentos, cultiva lo bello, ejercítate en lo que te dará la reputación de hombre hábil y abandona a otros estas vanas sutilidades que sólo tratan de extravagancias o puerilidades y que terminarán por reducirte a la miseria; propónte por modelos no a esos que disputan con estas frivolidades, sino a las personas que han conquistado fama y riquezas y que gozan de las otras ventajas de la vida.
Persuadido de esta verdad Columela, dirigió en una carta sobre la agricultura a sus paisanos estas expresiones dignas de notarse: “Buscáis, les dice, maestros que os enseñen a hablar con elocuencia, que os formen bailarines y músicos; aprendéis cuantas frivolidades hay en el mundo; sólo el arte más necesario a la vida, el arte que más se acerca a la sabiduría, ni tiene discípulos, ni maestros.
Eran señoritas de la mejor sociedad, sorprendidas, en medio de su existencia de suaves frivolidades y esperanzas de amor y ventura, con un porvenir riente y palpitante de indefinidas promesas, por la epidemia terrible, que elegía sus víctimas entre las personas en la fuerza de la edad, como si desdeñase a los viejos, presa segura en no lejano plazo.
En su Bosquejo el historiador Francisco Xavier Aguirre Abad ha escrito que la juventud sobre todo, que mal educada, casi sin ocupación conocida, malgastando los años en diversas frivolidades, tuvo por ese tiempo materia seria en qué ejercitar su espíritu generalmente novelero e inquieto.
Tampoco hay estatuas de Apolo ni de Hércules en las fachadas de El Escorial, ni de de Salomón en otros palacios de Felipe. Y el rey nunca hubiera consentido frivolidades o insinuaciones sobre la tumba de su padre si no hubieran tenido una base real.
En Madrid colaboró en el semanario El Garbanzo, dirigido por Eusebio Blasco, en La Ilustración Española, en Blanco y Negro, en El Heraldo de Madrid y en Madrid Cómico y Barcelona Cómica, así como en revistas y publicaciones diversas, siempre con agudo gracejo; escribió también piezas teatrales, 38 originales y 24 en colaboración, sobre todo con su amigo Miguel Ramos Carrión y con José Estremera, destacando por su ingenio y vis cómica. No descuidó la poesía festiva, publicando las colecciones Bagatelas (1896) y Pamplinas y frivolidades (1899).