frigio

(redireccionado de frigias)

frigio, a

adj./ s. HISTORIA De Frigia, antigua región de Asia Menor.

frigio, -gia

 
adj.-s. De Frigia.
etnog. Díc. del individuo perteneciente a un pueblo de tronco ario que se estableció en Frigia en el II milenio a C procedente de Tracia.
Traducciones

frigio

frigio
Ejemplos ?
La escuadra del iracundo Aquiles dilatará la ruina de Ilión y las matronas frigias; mas pasados ciertos años, el fuego de los aqueos abrasará las casas de Troya.» XVI A SU AMIGA (PALINODIA) ¡Oh, de hermosa madre, hija más hermosa todavía!, destruye como te plazca mis versos ofensivos, arrojándolos a las llamas o a las ondas del Adriático.
¡Cámaras de los curetes y sagrados recintos cretenses en que Zeus nació; cuevas en que los coribantes de tres cascos me inventaron este arco con su piel bien tensa, y mezclaron a las fiestas báquicas el sostenido dulce soplo de las flautas frigias, y pusieron en manos de la madre Rea lo que llevaría el compás para el canto de las bacantes!
Mientras hablo rodeó sus miembros una nueva tierra, nadando ellos, y, pesada, dentro creció una isla de su mutado cuerpo.” 610 El caudal tras esto calló; el hecho admirable a todos había conmovido: se burla de los que lo creen, y cual de los dioses despreciador era y de mente feroz, de Ixíon el hijo: “Mentiras cuentas y demasiado crees, Aqueloo, poderosos, que son los dioses”, dijo, “si dan y quitan las figuras.” 615 Quedaron suspendidos todos y tales dichos no aprobaron, y antes que todos Lélex, de ánimo maduro y de edad, así dice: “Inmenso es, y límite el poderío del cielo no tiene, y cuanto los altísimos quisieron realizado fue. Y para que menos lo dudes, a un tilo contigua una encina 620 en las colinas frigias hay, circundada por un intermedio muro.
¡Cuán distinto de aquel Héctor cuando volvía cubierto con los despojos de Aquiles o después de arrojar las frigias teas a las naves de los Dánaos!
180 Sube entre tanto Eneas a lo alto de una peña, y tiende a lo lejos sus miradas sobre el mar, por si logra ver a Ateneo, trabajado por los vientos, las birremes frigias, a Capis o las armas de Caico en las enhiestas popas.
Siete colinas encerrará en su recinto esa ciudad, madre feliz de ínclitos varones; tal la diosa de Berecinto, coronada de torres, recorre en su carro las ciudades frigias, ufana de ser madre de los dioses, abrazando a cien descendientes, todos inmortales, todos moradores del excelso Olimpo.
Mas Néstor, el anciano que vivió tres edades, no lloró todos los años a su amado Antíloco, ni lloraron siempre la pérdida del joven Troilo sus padres y sus hermanas frigias.
¿Y por qué no añades que los caudillos de los Mirmidones, y el hijo de Tideo y Aquiles de Larisa, tiemblan de las armas frigias, y que el río Aufido hace retroceder su corriente, medrosa de las ondas adriáticas?
De Poliméstor allí 430 el real rico estaba, a quien a ti te encomendó para que te educara a escondidas, Polidoro, tu padre y te apartó de las frigias armas, un plan sabio si, del crimen botín, grandes riquezas no hubiera añadido, aguijada de un espíritu avaro.
Por dicha a la sazón se apareció a lo lejos Cloreo, consagrado a Cibeles, y en otro tiempo su sacerdote, todo esplendente con sus magníficas armas frigias, caballero en un espumante corcel, enjaezado con una piel entretejida de oro y bronce, formando escamas a modo de plumaje: él, vistoso con los vivos colores de su extranjera grana, iba disparando con su ballesta lisia flechas cretenses.
El vate, enamorado de las nueve Musas, brinda en su loor otras tantas copas; las Gracias, en su inocente desnudez, temerosas de las reyertas, prohiben que se apuren más de tres. Es muy grato en ocasiones delirar, ¿por qué cesa la música de las flautas frigias y pende la zampoña junto a la callada lira?
¡Oh Frigias, en verdad, pues ni aun Frigios sois, volveos a vuestro alto Dindimo, donde os aguardan los dos tonos de la flauta a que estáis acostumbrados!