fresar

(redireccionado de fresas)

fresar

(Del fr. fraiser.)
v. tr. Trabajar un material con una fresa.

fresar

 
tr. Guarnecer con franjas.
ingen. mecán. Abrir agujeros y, en general, labrar [metales] por medio de una fresa.

fresar


Participio Pasado: fresado
Gerundio: fresando

Presente Indicativo
yo freso
tú fresas
Ud./él/ella fresa
nosotros, -as fresamos
vosotros, -as fresáis
Uds./ellos/ellas fresan
Imperfecto
yo fresaba
tú fresabas
Ud./él/ella fresaba
nosotros, -as fresábamos
vosotros, -as fresabais
Uds./ellos/ellas fresaban
Futuro
yo fresaré
tú fresarás
Ud./él/ella fresará
nosotros, -as fresaremos
vosotros, -as fresaréis
Uds./ellos/ellas fresarán
Pretérito
yo fresé
tú fresaste
Ud./él/ella fresó
nosotros, -as fresamos
vosotros, -as fresasteis
Uds./ellos/ellas fresaron
Condicional
yo fresaría
tú fresarías
Ud./él/ella fresaría
nosotros, -as fresaríamos
vosotros, -as fresaríais
Uds./ellos/ellas fresarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo fresara
tú fresaras
Ud./él/ella fresara
nosotros, -as fresáramos
vosotros, -as fresarais
Uds./ellos/ellas fresaran
yo fresase
tú fresases
Ud./él/ella fresase
nosotros, -as fresásemos
vosotros, -as fresaseis
Uds./ellos/ellas fresasen
Presente de Subjuntivo
yo frese
tú freses
Ud./él/ella frese
nosotros, -as fresemos
vosotros, -as freséis
Uds./ellos/ellas fresen
Futuro de Subjuntivo
yo fresare
tú fresares
Ud./él/ella fresare
nosotros, -as fresáremos
vosotros, -as fresareis
Uds./ellos/ellas fresaren
Imperativo
fresa (tú)
frese (Ud./él/ella)
fresad (vosotros, -as)
fresen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había fresado
tú habías fresado
Ud./él/ella había fresado
nosotros, -as habíamos fresado
vosotros, -as habíais fresado
Uds./ellos/ellas habían fresado
Futuro Perfecto
yo habré fresado
tú habrás fresado
Ud./él/ella habrá fresado
nosotros, -as habremos fresado
vosotros, -as habréis fresado
Uds./ellos/ellas habrán fresado
Pretérito Perfecto
yo he fresado
tú has fresado
Ud./él/ella ha fresado
nosotros, -as hemos fresado
vosotros, -as habéis fresado
Uds./ellos/ellas han fresado
Condicional Anterior
yo habría fresado
tú habrías fresado
Ud./él/ella habría fresado
nosotros, -as habríamos fresado
vosotros, -as habríais fresado
Uds./ellos/ellas habrían fresado
Pretérito Anterior
yo hube fresado
tú hubiste fresado
Ud./él/ella hubo fresado
nosotros, -as hubimos fresado
vosotros, -as hubísteis fresado
Uds./ellos/ellas hubieron fresado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya fresado
tú hayas fresado
Ud./él/ella haya fresado
nosotros, -as hayamos fresado
vosotros, -as hayáis fresado
Uds./ellos/ellas hayan fresado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera fresado
tú hubieras fresado
Ud./él/ella hubiera fresado
nosotros, -as hubiéramos fresado
vosotros, -as hubierais fresado
Uds./ellos/ellas hubieran fresado
Presente Continuo
yo estoy fresando
tú estás fresando
Ud./él/ella está fresando
nosotros, -as estamos fresando
vosotros, -as estáis fresando
Uds./ellos/ellas están fresando
Pretérito Continuo
yo estuve fresando
tú estuviste fresando
Ud./él/ella estuvo fresando
nosotros, -as estuvimos fresando
vosotros, -as estuvisteis fresando
Uds./ellos/ellas estuvieron fresando
Imperfecto Continuo
yo estaba fresando
tú estabas fresando
Ud./él/ella estaba fresando
nosotros, -as estábamos fresando
vosotros, -as estabais fresando
Uds./ellos/ellas estaban fresando
Futuro Continuo
yo estaré fresando
tú estarás fresando
Ud./él/ella estará fresando
nosotros, -as estaremos fresando
vosotros, -as estaréis fresando
Uds./ellos/ellas estarán fresando
Condicional Continuo
yo estaría fresando
tú estarías fresando
Ud./él/ella estaría fresando
nosotros, -as estaríamos fresando
vosotros, -as estaríais fresando
Uds./ellos/ellas estarían fresando
Traducciones

fresar

VT (Mec) → to mill
Ejemplos ?
En Brisgovia se cultivan sobre todo cereales, maíz, así como espárragos, fresas En la llanura del Rin, antiguamente también tabaco vino, mereciendo especial mención la zona vinícola del Kaiserstuhl.
Dichos alimentos deben intentar evitarse en el episodio de urticaria aguda por favorecer su persistencia, algunos de los más habituales son el atún, cacao, clara de huevo, fresas, frutos secos, mariscos, cítricos, quesos fermentados y pimentón.
Pero el pequeño abeto sólo suspiraba por crecer; no le importaban el calor del sol ni el frescor del aire, ni atendía a los niños de la aldea, que recorran el bosque en busca de fresas y frambuesas, charlando y correteando.
Los alimentos que contienen mayor cantidad de residuos de pesticidas son: manzanas, apio, pimientos o chiles dulces, melocotones, nectarinas, fresas, uvas, espinaca, lechuga, pepinos, arándanos y papas.
En este tiempo del año, los árboles están igual que si hubiese nevado copiosamente, de tanta flor como los reviste; los albaricoqueros y los pavíos son plumaje rosa pálido; las fresas rojean y huelen a gloria; los senderos están llenos de violetas tardías, y las camelias, que allí son árboles corpulentos, tienen al pie una alfombra de hojas encarnadas de una carta de espesor.
Pero la primavera es -oh dolor- en estas desoladas costas: zapatos amarillos, pantalones de franela, sombreros de paja, bejucos, procesión de los Milagros, vestidos morados, pebeteros, negros fanáticos, discursos, mal olor, un río exhausto y sucio, gallinazos, turroneros, cholitos calatos que se espiojan en las riberas, suerteros, molicie, mal humor, versos cursis, melancolías, ociosidad, escepticismo, fresco de piña, nonchalance, exámenes, Leonard, viajes a La Punta, fresas, uvas, primero de noviembre, dos de noviembre, tres de noviembre mes de noviembre, panteón, muertos, coronas, cruces y traje negro...
Uno está lleno de pensamientos negros; y otro de fresas como corales, escondidas entre las hojas verdes; y otro de chícharos, y de espárragos, que dan la hoja muy linda.
El hijo de Ana Isabel estaba sentado al sol en la zanja, tallando una estaca; en primavera había tres freseras floridas que seguramente darían fruto. Era un pensamiento agradable; mas no hubo fresas.
Iba ella a coger fresas silvestres, de las muy delicadas que en abundancia producía aquel bosque, y a coger también cierta florida hierbecilla, llamada waldmeister, que se pone y conque se perfuma y sazona el maitrank, deliciosa bebida propia de aquella estación y de la que gustaba muchísimo la Condesa viuda.
A su lado se veían ramas de lechíes, algunas todavía en flor; espléndidas peras doradas, que recordaban, por su forma, cabezas de sonrientes conejos; hermosos dátiles, palpitantes como corazones de pollo recién arrancados; olorosos melocotones, dulces como el mismísimo elixir de la vida; fresas cargadas de acidez y dulzura al mismo tiempo...
Es el que rinde marquesas locas; muerde las fresas de bellas bocas de las devotas de las Salesas; todas le quieren, todas le admiran y sonrientes todas le miran desde los tronos de sus calesas.
A veces llegaban con un puchero lleno de los frutos recogidos, o con las fresas ensartadas en una paja, y, sentándose junto al menudo abeto, decían: «¡Qué pequeño y qué lindo es!».