franja

(redireccionado de franjas)
También se encuentra en: Sinónimos.

franja

(Del fr. frange < lat. fimbria.)
1. s. f. Cosa o parte de una cosa relativamente alargada y estrecha franja de tela; franja de adorno; franja de tierra. banda, faja, tira
2. INDUMENTARIA Y MODA Guarnición de pasamanería que se pone como adorno en los vestidos. cenefa
3. Conjunto de cosas que se consideran incluidas dentro de unos límites determinados franja de edad. banda

franja

 
f. Guarnición tejida de hilo de oro, plata, seda, lino o lana, que sirve para adornar y guarnecer los vestidos u otras cosas.
Faja, lista o tira en general.
fís. Cada una de las bandas alternativamente brillantes y oscuras que se producen en la difracción e interferencia de los rayos luminosos.

franja

('fɾanxa)
sustantivo femenino
1. tira alargada que va de un extremo a otro sobre una superficie franja cultivada de cereales
2. porción de algo, en particular un período de tiempo franja horaria
Sinónimos

franja

sustantivo femenino
Traducciones

franja

SF
1. (= banda) → strip; [de uniforme] → stripe
franja de tierrastrip of land
la franja de Gazathe Gaza strip
franja de edadage-group
franja horariatime zone
2. (= borde) → fringe, border
Ejemplos ?
Había hecho una fragata de cartón con franjas color azufre para jugar en el fregadero, pero se agachó tanto que no pudo frenar y se dio un fregadazo.
Como la cordobesa, la enseña de Santa Fe era tricolor y se formó con tres franjas horizontales: la roja arriba, la blanca en medio y la azul abajo.
Copio: «Guadalajara es un poblachón que yace bajo el poder de un militarismo invasor. »No se ve más que capotes azules y franjas de pantalón partidas en dos.
Alrededor de las caladas franjas del ajimez, y enredándose por la columnilla de mármol que lo partía en dos huecos iguales, subía desde el interior de la vivienda una de esas plantas trepadoras que se mecen verdes y llenas de savia y lozanía sobre los ennegrecidos muros de los edificios ruinosos.
Se dice, mi querido Simmias, que si se mira esta Tierra desde un punto elevado, se parece a unos de esos balones de cuero cubierto de doce franjas de diferentes colores, de los cuales los que los pintores emplean apenas son reflejos, porque los colores de dicha Tierra son infinitamente más brillantes y más puros.
La forma de esa bandera que tuvo ocasión de lucir años más tarde por todos los mares de América, era así: “ una línea vertical que dividía el paño en dos partes iguales y dos rayas horizontales que lo subdividían en tres franjas proporcionales ”.
Llevará en medio cinco estrellas de cinco ángulos salientes del mismo color azul, formando con cuatro de ellas un cuadrilongo paralelo a las franjas, en el centro del cual estará colocada la restante.
La desnudez y el lenguaje adulto fuera de contexto; e) La utilización de lenguaje obsceno de manera sistemática, sin una finalidad narrativa que lo avale; f) La emisión de obras cinematográficas cuya calificación realizada por el organismo público competente no coincida con las franjas horarias previstas en la presente ley.
SANTARÉN (Dentro.) ¿Compran peines, afileres, trenzaderas de cabello, papeles de carmesí, orejeras, gargantillas, pebetes finos, pastillas, estoraque y menjüí, polvos para encarnar dientes, caraña, capey, anime, goma, aceite de canime, abanillos mondadientes, sangre de drago en palillos, dijes de alquimia y acero, quinta esencia de romero, jabón de manos, sebillos, franjas de oro milanés, listones, adobo en masa?
Gaviotas de alas puntiagudas y grito plañidero llegaban con el viento desde la lejana sima del aire, remontaban el vuelo, blancas como la nieve en el cielo gris nublado, se desplomaban verticalmente y, lo mismo que si saltaran de ola en ola, volvían a alejarse y a desaparecer en destellos plateados entre las franjas de espuma arremolinada.
El viejo magistrado, sentado en un amplio sillón labrado, de retorcidas patas y de respaldo forrado de damasco a franjas, está probándose unos gregüescos nuevos y almidonados que acaba de traerle Eustaquio Bouteroue, aprendiz de maese Goubard, pañero–calcetero.
Entre tanto, Eustaquio se había levantado con la ayuda de su testigo, y permanecía absorto ante lo que acababa de suceder; pero cuando pudo distinguir claramente al arcabucero tendido a sus pies, clavado al suelo con la espada como un sapo en un círculo mágico, echó a correr de tal modo que se dejó olvidado en la hierba su jubón de domingo, acuchillado y con franjas de seda.