franco-


También se encuentra en: Sinónimos.

franco-

('fɾanko-)
prefijo
se usa para formar nombres y adjetivos con el significado de "francés" francofilia, francoprusiano
Ejemplos ?
El trato directo, franco y leal entre Jefes de Estado allana la solución de cuestiones derivadas del sistema de relaciones internacionales.
El documento en cuestión, una carta, para ser franco, había sido recibido por el personaje robado, en circunstancias que estaba sólo en el boudoir real.
Qué frecuentes descuidos de algunos olvidadizos. Y luego dicen que por qué frunzo el seño y soy tan franco. Abro el cofre y descubro una fruta fría.
Gracias a ella pudo aquella sociedad abandonar las formas retrógradas de la Colonia y entrar en el camino franco de la modernidad de su tiempo.
Bernardino Franco presentó petición, poniendo unas tierras, y se proveyó lo que (le) parecerá por ellas, y que se traigan en pregón sin perjuicio de tercero(s), por el término de la Ordenanza.
En un camino el hallarle Pavor infunde sin duda; Pero si pasa y saluda, Vuélvese uno a contemplarle; Y siéntese que se aleje Al ver tanta gallardía, A par que causa alegría Que franco el paso nos deje.
Su situación era comprometida y grave, doblemente grave para un hombre leal y franco por naturaleza, y obligado por las circunstancias a engañar y a mentir.
El viejo y la vieja le miraron pasmados, sin saber lo que les pasaba: él, con su zueco a medio desbastar en la mano; ella, con una sarta de cebollas que acababa de enristrar; y como su ilustrísima, sofocado de emoción, no pudiese articular palabra, tuvo el arcipreste -sacerdote de explicaderas, orador sagrado de renombre, de genio franco y despejado- que tomar la ampolleta y dirigirse a los dos aldeanos atónitos y algo recelosos además -no se sabe nunca qué intenciones traen los señores.
Y retirándome bruscamente de la ventanilla, me hice el sordo a la pregunta de aquel sevillano franco y alegre, locuaz y ponderativo.
Todo parecía dormir a la luminosa caricia de la luna, cuando escalando ágil la cañada se destacó a espaldas del lagar la silueta garrida de Toño el de Carambuco, un zagal de no más de veinte años, fuerte, elástico, cenceño, de semblante atezado, de ojos de fiero y franco mirar, de labios gruesos y de pelo bravío; pantalón de pana, rojo ceñidor, recios zapatones de baqueta, blanca camisa, amplio pañuelo azul a guisa de corbata; al hombro, la chaqueta de paño burdo, y en la mano, la indispensable escopeta.
En cambio, no hay ninguna oposición que hacer a dos libras. Y, para ser franco, entre dos y tres no hay más que una unidad de diferencia.
El 12 de julio de 1992 fue aprobada en sesión convocada al efecto, de la Asamblea Nacional del Poder Popular, la Ley de Reforma Constitucional encaminada a cumplimentar las recomendaciones del IV Congreso del Partido Comunista de Cuba adoptadas como resultado del debate público, abierto, franco y sereno con el pueblo...