franciscano


También se encuentra en: Sinónimos.

franciscano, a

1. adj./ s. RELIGIÓN Que es miembro de la orden de san Francisco.
2. adj. RELIGIÓN De san Francisco o de su orden.

franciscano -na

 
adj.-s. catol. Díc. del religioso que forma parte de la orden fundada por san Francisco de Asís y que sigue sus reglas y ordenanzas.
Sinónimos

franciscano

, franciscana
adjetivo
(América) pardo (color).
Traducciones

franciscano

francescano

franciscano

Franziskaner

franciscano

Františkánský

franciscano

Franciscan

franciscano

프란체스코

franciscano

ADJ & SMFranciscan
Ejemplos ?
Yacía, tibio aun, el cadáver en el dormitorio, del que cuidaban, en una habitación vecina, dos mujeres abrumadas de sueño y de cansancio, cuando se les apareció un franciscano, con capucha calada y brazos cruzados sobre el pecho, quien las dijo:—" Hermanitas, ya queda amortajado el difunto".
n la librería del convento franciscano de Lima tuve, en 1884, oportunidad para leer un manuscrito de 21 folios con el siguiente título: — Carta que escribió el P.
Al fin cayó mortalmente enfermo; y después de haberse confesado, declaró de un modo humano que no se llamaba José Mariano Sánchez, sino que era el padre Oroz, religioso franciscano conventual de la ciudad del Cuzco; que habiendo tenido la desgracia de dejarse vencer por unas afec- ciones poco honestas hacia una joven, su hija de confesión, viendo que ésta iba á casarse la puso estorbos de todo género y que, siendo éstos inútiles, la asesinó á puñaladas.
Separaos, verdaderos y fieles patriotas, y dejad so- los á los contumaces en su desgraciada obstinación.» Este curioso documento nos revela el temple de alma del franciscano.
Decía haber sido presentado por su majestad a la corte de Roma para el obispado de Caracas, vacante a la sazón por muerte no sé si del dominico fray Juan Bohorques o del franciscano fray Gonzalo de Angulo.
No diré que con muy brillantes formas, pero con un pulmón admirable, con palabras sencillas y con una doctrina pura y llena de paz y de consuelo, infundió tal entusiasmo en su auditorio, que, convertido cada oyente en un héroe, hubiera seguido al franciscano...
Al llegar a casa, y después de felicitar sinceramente al exclaustrado por su discurso, lo cual no dejó de envanecerle un poquillo por la razón de gastar yo bigote y perilla y ser de la ciudad, nos sentamos alrededor de la mesa que ya estaba preparada, y empezó la comida, previo benedicite del franciscano.
Lo positivo es que el nombre del franciscano llegó á inspirar pánico á los realistas, dando origen al refrán que dejamos apun- tado.
Poco después llegaba un relijioso franciscano, el que se retiró cuando hubo conferenciado un rato con el reo para efectuar más tarde su confesión.
Los buenos habitantes de la imperial ciudad de los Incas miraban con tal respeto al franciscano, que no se encontró enlre ellos motilón que no creyese, á pie juntillas y como ver- dad evangélica, cuanta palabra salía de los inspirados labios del recoleto.
Desempeñando interinamente el curato de Chancay estaba el franciscano fray Matías Zapata, que era un godo de primera agua, el cual, después de la misa dominical, se dirigía á los feligreses, exhortándolos con calor para que se mantuviesien fieles á la causa del rey, nuestro amo y señor.
Hubo de curioso en este Concilio que habiendo investigado Amat al franciscano fray Juan de Marimón, su paisano, confesor y aun pariente, con el carácter de teólogo representante del real patronato, se vio en el conflicto de tener que destituirlo y desterrarlo por dos años a Trujillo.