Ejemplos ?
Todo había ocurrido durante la última media hora, pero el proceso de desintegración estaba ya muy avanzado. Había allí una horrible fragilidad, debida a lo quebradizo de la materia, y del cuerpo se desprendían fragmentos secos.
Pero el resultado fue el mismo, ya que en un caleidoscópico instante la granja y sus alrededores parecieron estallar, enviando hacia el cenit una nube de coloreados y fantásticos fragmentos.
Los fragmentos se desvanecieron en el aire, dejando una nube de vapor que al cabo de un segundo se había desvanecido también. Los asombrados espectadores decidieron que no valía la pena esperar a que volviera a salir la luna para comprobar los efectos de aquel cataclismo en la granja de Nahum.
Quede – por ahora – sin respuesta semejante pregunta. Mejor es que pasemos de una vez a leer algunos fragmentos de Mitre. He aquí su relato acerca del alzamiento de “Capilla Negra” y comienzo – de hecho – en consecuencia de la Revolución Libertadora del Uruguay.
¿Para qué? ¿Para qué?) Y aunque se destroza diariamente y se conmueve, y se agita y explota en fragmentos doloridos, no sabe a dónde va...
Soy la eterna guerra florida que impulsa la dinámica creativa y digo el pacto nuevo: Cuando llegue el sufrimiento a su existencia; cuando el páramo del miedo les rasgue los puños y su ser hecho fragmentos se disperse entre la nada...
Los árboles la rodean galantes y en su rumor, el viento que trae aún fragmentos de brisa de mar cercano parece murmurar en dulce y fragante canción: Aquí nació María Enriqueta de México.
Un siglo XXI donde lo culminante sea la humanidad total y no los parciales fragmentos egoístamente segmentados por conveniencias vanas, que dividen al hombre para vencerlo a costa del hambre, el vicio, la degradación, el odio, la violencia, la guerra y la explotación.
651.- Si naufragare algún buque en las costas de la República, o si el mar arrojare a ellas los fragmentos de un buque, o efectos pertenecientes, según las apariencias, al aparejo o carga de un buque, las personas que lo vean o sepan denunciarán el hecho a la autoridad competente, asegurando, entre tanto, los efectos que sea posible salvar, para restituirlos a quien de derecho corresponda.
Aun en aquellos momentos en que toda nuestra alma se halla saturada por un objeto, en que un profundo dolor desgarra nuestra vida interior, o una labor acapara todas nuestras fuerzas espirituales, nos da el sueño algo totalmente ajeno a nuestra situación; no toma para sus combinaciones sino significantes fragmentos de la realidad, o se limita a adquirir el tono de nuestro estado de ánimo y simboliza las circunstancias reales.» J.
Esto supone una fecha bastante posterior al Destierro, pero anterior a los comienzos del siglo II a.C., en el que Ben Sirá utilizó ya el librito; de hecho la paleografía sitúa en las proximidades del 150 a.C. fragmentos de Qo encontrados en las cuevas de Qumrán.
De este modo, nuestras aventuras oníricas se nos muestran como algo ajeno a nosotros intercalando entre dos fragmentos homogéneos y subsiguientes de nuestra vida.