Ejemplos ?
En la arqueología la malacología es comúnmente utilizada para determinar los cambios en el clima, el paisaje o la historia natural de un sitio, ya que al poseer conchas calcáreas la gran mayoría de los moluscos pueden fosilizar.
Antes de esto transcurrió el periodo Precámbrico, a pesar de su larga duración (desde hace 4.600 hasta 540 millones de años) no se tienen apenas evidencias fósiles de vida, probablemente porque la mayoría de las formas tuvieron cuerpos blandos que no podían fosilizar o porque quedaran atrapadas en rocas primigenias que posteriormente sufrieron erosión o metamorfización y los posibles restos quedaron destruidos.
Un gran número de fósiles y huesos sin fosilizar, que pertenecen a más de 100 individuos, se han encontrado en lugares en California, el sur de Nevada, Arizona y Florida, aunque la mayoría son del Rancho La Brea, en California.
En el periodo siguiente, el Jurásico, se detuvo la sedimentación y se hizo más profundo el mar en donde vivían especies de invertebrados que llegaron a fosilizar.
Muchos ejemplares al fosilizar conservaron las impresiones de las membranas en las patas traseras, confirmando sus hábitos acuáticos.
Probablemente contribuyó la ausencia de criaturas excavadoras en estos sedimentos, pues a partir de la evolución de estos organismos en el Cámbrico, las impresiones de cuerpos blandos aparecen generalmente bioturbadas antes de que se pudieran fosilizar.
En este yacimiento se ha encontrado una gran variedad huellas y moldes de partes blandas de diversos seres vivos, algo que no suele ocurrir frecuentemente, dada la dificultad que tienen estas partes para fosilizar.
Al contrario de lo que ocurre en coníferas en Ginkgo la celulosa es rápidamente degradada y las paredes celulares colapsan con facilidad antes de que la madera pueda llegar a fosilizar.
La casi carencia de fósiles precámbricos se puede deber a que prácticamente la totalidad de los organismos debían ser de cuerpo blando y desprovistos de partes duras que pudieran fosilizar.
Como la mayoría del registro fósil de tiburones, los de Carcharodon se reduce a miles de mandíbulas y dientes desperdigados por todo el mundo, ya que el esqueleto cartilaginoso de los peces condrictios normalmente es destruido antes de que pueda fosilizar.
Las escamas son laminillas redondeadas, delgadas, elásticas, con estrías radiantes y concéntricas de crecimiento. Estas escamas no se conservan, al no fosilizar bien.
La mayoría de las especies forman una esqueleto intraectoplásmico (denominado testa o concha), que es la característica más sobresaliente de los foraminíferos, y el motivo de que sean susceptibles de fosilizar con relativa facilidad.