forrar

(redireccionado de forrados)
También se encuentra en: Sinónimos.

forrar

(Del cat. folrar o del fr. forrer < ambos del gótico fodr, vaina.)
1. v. tr. Poner un forro a una cosa para protegerla, conservarla, etc. forró la pared de corcho; sólo falta forrar la falda. recubrir, revestir, tapar
2. v. prnl. coloquial Atiborrarse, especialmente de comida o bebida se forraron de pan con jamón. hartarse
3. coloquial Hacerse rica una persona con el negocio que ha montado se está forrando. enriquecerse

forrar

 
tr. Cubrir [una cosa] por la parte interior o exterior con un forro.
prnl. Enriquecerse.
(Guat.) y (Méx.) Hartarse.

forrar

(fo'raɾ)
verbo transitivo
cubrir con un forro una superficie para decorar o resguardar su exterior forrar un cuaderno

forrar


Participio Pasado: forrado
Gerundio: forrando

Presente Indicativo
yo forro
tú forras
Ud./él/ella forra
nosotros, -as forramos
vosotros, -as forráis
Uds./ellos/ellas forran
Imperfecto
yo forraba
tú forrabas
Ud./él/ella forraba
nosotros, -as forrábamos
vosotros, -as forrabais
Uds./ellos/ellas forraban
Futuro
yo forraré
tú forrarás
Ud./él/ella forrará
nosotros, -as forraremos
vosotros, -as forraréis
Uds./ellos/ellas forrarán
Pretérito
yo forré
tú forraste
Ud./él/ella forró
nosotros, -as forramos
vosotros, -as forrasteis
Uds./ellos/ellas forraron
Condicional
yo forraría
tú forrarías
Ud./él/ella forraría
nosotros, -as forraríamos
vosotros, -as forraríais
Uds./ellos/ellas forrarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo forrara
tú forraras
Ud./él/ella forrara
nosotros, -as forráramos
vosotros, -as forrarais
Uds./ellos/ellas forraran
yo forrase
tú forrases
Ud./él/ella forrase
nosotros, -as forrásemos
vosotros, -as forraseis
Uds./ellos/ellas forrasen
Presente de Subjuntivo
yo forre
tú forres
Ud./él/ella forre
nosotros, -as forremos
vosotros, -as forréis
Uds./ellos/ellas forren
Futuro de Subjuntivo
yo forrare
tú forrares
Ud./él/ella forrare
nosotros, -as forráremos
vosotros, -as forrareis
Uds./ellos/ellas forraren
Imperativo
forra (tú)
forre (Ud./él/ella)
forrad (vosotros, -as)
forren (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había forrado
tú habías forrado
Ud./él/ella había forrado
nosotros, -as habíamos forrado
vosotros, -as habíais forrado
Uds./ellos/ellas habían forrado
Futuro Perfecto
yo habré forrado
tú habrás forrado
Ud./él/ella habrá forrado
nosotros, -as habremos forrado
vosotros, -as habréis forrado
Uds./ellos/ellas habrán forrado
Pretérito Perfecto
yo he forrado
tú has forrado
Ud./él/ella ha forrado
nosotros, -as hemos forrado
vosotros, -as habéis forrado
Uds./ellos/ellas han forrado
Condicional Anterior
yo habría forrado
tú habrías forrado
Ud./él/ella habría forrado
nosotros, -as habríamos forrado
vosotros, -as habríais forrado
Uds./ellos/ellas habrían forrado
Pretérito Anterior
yo hube forrado
tú hubiste forrado
Ud./él/ella hubo forrado
nosotros, -as hubimos forrado
vosotros, -as hubísteis forrado
Uds./ellos/ellas hubieron forrado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya forrado
tú hayas forrado
Ud./él/ella haya forrado
nosotros, -as hayamos forrado
vosotros, -as hayáis forrado
Uds./ellos/ellas hayan forrado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera forrado
tú hubieras forrado
Ud./él/ella hubiera forrado
nosotros, -as hubiéramos forrado
vosotros, -as hubierais forrado
Uds./ellos/ellas hubieran forrado
Presente Continuo
yo estoy forrando
tú estás forrando
Ud./él/ella está forrando
nosotros, -as estamos forrando
vosotros, -as estáis forrando
Uds./ellos/ellas están forrando
Pretérito Continuo
yo estuve forrando
tú estuviste forrando
Ud./él/ella estuvo forrando
nosotros, -as estuvimos forrando
vosotros, -as estuvisteis forrando
Uds./ellos/ellas estuvieron forrando
Imperfecto Continuo
yo estaba forrando
tú estabas forrando
Ud./él/ella estaba forrando
nosotros, -as estábamos forrando
vosotros, -as estabais forrando
Uds./ellos/ellas estaban forrando
Futuro Continuo
yo estaré forrando
tú estarás forrando
Ud./él/ella estará forrando
nosotros, -as estaremos forrando
vosotros, -as estaréis forrando
Uds./ellos/ellas estarán forrando
Condicional Continuo
yo estaría forrando
tú estarías forrando
Ud./él/ella estaría forrando
nosotros, -as estaríamos forrando
vosotros, -as estaríais forrando
Uds./ellos/ellas estarían forrando
Traducciones

forrar

cover, line, overlay, to line, pad

forrar

foderare

forrar

A. VT
1. (= poner forro a) → to line (de with) (= acolchar) → to pad; [+ coche] → to upholster
2. [+ libro] (como protección) → to cover (de with) (= encuadernar) → to bind (de in)
3. (Téc) (gen) → to line; [+ tubería, caldera] → to lag
B. (forrarse) VPR
1. (= enriquecerse) → to line one's pockets, make a fortune, make a packet
2. (de comida) → to stuff o.s. (de with) (Méx, Guatemala) → to eat a heavy meal
3. (CAm, Méx) (= proveerse) → to stock up (de with)
Ejemplos ?
Prismáticas molicies, ostentosas y gigantescas moles, intentos piramidales que se rematan con lujosas quintas colgantes, enmarcan con sus aceros y sus cristales, con sus cementos y sus ladrillos forrados de brillos para el aire, la frigidez de su silueta; individualidades fálicas que se yerguen altaneras entre la colectividad matriarca y que perfilan, como grotescas venas egoístas, a las avenidas que se alargan envidiosas; que se cruzan y entrecruzan agresivas; que se enroscan ardidas de su condena reptil, para enmarañarse en incansable agitación perpetua de automóviles, camiones, motocicletas.
Tenían el pensamiento azul como el cielo, y claro como el arroyo; pero no sabían matar, forrados de hierro, con el arcabuz cargado de pólvora.
En el centro, el santasantorum: un sudadero de junco por techumbre; por columnas, dos popos forrados en el mismo papel que tapiza la sala de Don Juan; a lado y lado, como guardianes del recinto, sendos reyes de espadas recortados primorosamente por la fina tijera de Perjuicia; detrás de ellos, dos caracoles marinos, ornato de las mesas de misiá Nicolasa; un pañuelo de seda verde vela el misterio.
No se puede leer sin ternura, y sin ver como flores y plumas por el aire, uno de esos buenos libros viejos forrados de pergamino, que hablan de la América de los indios, de sus ciudades y de sus fiestas, del mérito de sus artes y de la gracia de sus costumbres.
No se enteró de nada de todo aquello por más que escuchaba, no captaba nada. Sin embargo, trabajaba, tenía los cuadernos forrados, seguía todas las clases, no perdía una sola visita.
Un sudor frío le moja las sienes, el cansancio la dobla, y en la claridad fría y difusa del amanecer que se filtra por los cristales y va atenuando, atenuando la luz tibia de la lámpara que alumbró la velada pensativa, siente un escalofrío que la obliga a levantarse, a absorber dos cucharadas de jarabe de opio para conciliar el sueño por una hora y a amontonar sobre el catre de bronce dorado los blandos edredones forrados en suave seda, para devolverle calor a su cuerpecito endeble, minado por la tisis, que dormirá ahora, en el tibio nido por breve espacio, y para siempre, dentro de unos meses, en el fondo de la tumba, bajo el césped húmedo del cementerio!...
Anegado en estas sensaciones, solía yo pasar horas enteras en cierto rincón favorito, de donde podía oír a mis anchas el copioso raudal que de la boca de un león, con plácido susurro, se deslizaba a una dilatada alberca, y no hubiera cambiado los altos muros, incrustados de rústicos arabescos en su parte superior y forrados en la inferior de espesas varas de naranjos y limoneros, por el más grandioso de los parques que después he visto y he aprendido a admirar en Inglaterra.
Veíanse forrados los almohadones de las fraileras de géneros que parecían pinturas cubistas, y sobre el escritorio había ceniceros de bronce negro y polichinelas de mil colores.
Un ancho sillón de cuero con rodaje y manizuela, y vecino a éste un escaño de roble con cojines forrados en lienzo; gran mesa cuadrada, en el centro; una docena de silletas de estera, de las que algunas pedían inmediato reemplazo; en un extremo, tosco armario con platos y útiles de comedor, y en el opuesto una cómoda hamaca de Guayaquil.
Si no lo desdeñáis, me ofrezco a serviros de jefe; contad con mi buen celo y pronto habremos cambiado las piedras de esta cueva en puro y reluciente oro.» No hubo vacilación alguna; de común acuerdo fue nombrado, por unanimidad, jefe de los bandidos. Ofreciéronle un traje presentable y tiró sus harapos, poco antes forrados en oro.
Escogía con preferencia aquellos en cuyos zaguanes veía cáscaras de naranja y regueros de ceniza y los vidrios forrados de bayeta roja o verde, protegidos por mallas de alambre.
Cuelga una lámpara de oro del cincelado artesón; forrados en terciopelo los muros en derredor; el pavimento, de alfombras exquisitas se vistió, y sobre el Rey pende inquieto, de plumas un pabellón.