Ejemplos ?
Cientos de foquillos multicolores, collares titánicos, flotan en el vacío entre cánticos de sopranos infantiles y apócrifos que ululan sus campanas de Belem...
Mas tomando, quién sabe de dónde, una fuerza organística pluripotencial, se vieron prender die-cisiete foquillos que despedían cegadores haces de luz blanquísima, los cuales, en un como empellón desesperado, hicieron que la astronave traspasara la onda y que ésta, como globo desinflándose o cual perro apaleado chillando, enloqueciera y reduciéndose, fuera desintegrándose en vertiginosos movimientos.
Era como si todo su mecanismo hubiera vibrado en un corto cir-cuito impresionante, y lo más gracioso, era que, sin fundir ninguna de sus células electrónicas, un cosquilleo las hacía encender y apagar los foquillos de tan vertiginosa manera que las ago-taba.
La seria, digna y orgullosa Ex Pontífice encendió y apagó estremecida y rápidamente sus foquillos y un placer inmenso la dejó ex-hausta.
Diariamente se van tantos que sin duda en muchos planetas la invasión estará llegando a su momento culmi-nante. Y sin esperar más, enrojecida por sus foquillos, comenzó a correr rumbo a la Dirección Astron-áutica.