Ejemplos ?
Al mismo tiempo oyeron encima de sus cabezas un canto prodigioso, y al mirar a las alturas descubrieron flotando en el espacio un cisne blanco que cantaba como jamás oyeran hacer a otra ave.
Pues a mí me parece que es que, como la tierra no puede hablar, levanta la mano hasta el cielo y nos llama; y los que viven lejos y están sentaditos siempre en su ventana, la ven llamar...» Del otro lado del camino hay una casa nueva que tiene una bandera flotando siempre en lo alto.
Acechaban los moros sus fronteras como tigres hambrientos; y veían desde lejos sus banderas libres flotando al soplo de los vientos, y en la sangre teñidas de sus haces vencidas.
Sabrá que esta noche tendremos «velorio». Sí, ella pone velas en unas budineras que deja flotando alrededor de la cama y se hace la ilusión de que es su propio «velorio».
Pero mientras, cuando apenas está en cierne ese tiempo, ¿Cómo podremos olvidar que hemos nacido en una región que, metafóricamente, en maternal actitud, nos ha cubierto con las caricias de sus vientos y de su sol, que nos ha deleitado con la claridad de su atmósfera, con el esplendor de sus paisajes, con la presencia de sus montañas, con la inmensidad de sus campos con la euforia de sus ríos y el vaivén de sus mares? ¿Cómo podremos arrancarnos estos milenios que llevamos flotando en la sangre y latiendo en el corazón?
–dijo meditabundo, con sus ojos clavados en el fuego y volviéndose hacia mí sólo de vez en cuando–, ¿cuál es el peligro? Hay un peligro en el aire, flotando sobre algún lugar de la línea.
Según su diferente posición social, vestían fracs, levitas, chaquetas, chaqués; buenos trajes que conservaban como recuerdo de familia y que no salían del armario más que en las solemnidades; levitas con grandes faldones flotando al viento, de cuello cilíndrico y bolsillos grandes como sacos; chaquetas de grueso paño que combinaban ordinariamente con alguna gorra con la visera ribeteada de cobre; chaqués muy cortos que tenían en la espalda dos botones juntos como un par de ojos, y cuyos faldones parecían cortados del mismo tronco por el hacha de un carpintero.
En seguida ordenaron a los heraldos que al romper el alba convocaran a junta en la morada de Roepán, padre del desdichado Hurtamigas, cuyo cadáver aparecía tendido de espaldas en el estanque, pues el mísero ya no se hallaba próximo a la ribera, sino que iba flotando en medio del ponto.
Me dije: voy a sentarme a descansar un rato en el piso, pero para mi sorpresa no lo había; era como si estuviera formado por aire y yo me desplazara flotando.
Siniestra, cárdena lumbre bañó la faz del calvario, cual un ardiente sudario flotando desde la cumbre: bajo la negra techumbre del éter vago y profundo, aquel surgir iracundo… brutal de la claridad… era quizás, ¡la verdad mirando una vez al mundo!
IV Marchó, y el cadencioso, gallardo movimiento las palmas imitaron cimbrándose en el viento, las nubes en los cielos flotando el blanco tul, los cisnes en las aguas, la cierva en las praderas, y hasta en el ancho espacio las fúlgidas esferas rodaron armoniosas por la extensión azul.
Vivió períodos de calma y nuevas tempestades, pero ni se estrelló contra una roca ni fue tragada por un tiburón. Más de un año estuvo flotando al azar, ora hacia el Norte, ora hacia Mediodía, a merced de las corrientes marinas.