florido

(redireccionado de floridas)
También se encuentra en: Sinónimos.

florido, a

1. adj. Que tiene muchas flores el jardín está por completo florido. floreado
2. Se aplica al lenguaje o al estilo que está muy adornado con figuras retóricas. floreado, recargado
3. Que es muy selecto o escogido se codea con el personal más florido de la ciudad.

florido, -da

 
adj. Que tiene flores.
fig.Díc. de lo más escogido de alguna cosa.
fig.Díc. del lenguaje o estilo plagado de galas retóricas.

florido, -da

(flo'ɾiðo, -ða)
abreviación
1. que tiene flores un jardín florido
2. que es lo más selecto de su especie o clase En el ateneo se reúnen los talentos más floridos de las letras nacionales.
3. que tiene muchos adornos o figuras El director dio un discurso demasiado florido en el acto.
Traducciones

florido

florido

florido

blomstrende

florido

ADJ
1. [campo, jardín] → full of flowers; [árbol, planta] → in blossom, in flower
2. (= selecto) → choice, select
lo más florido del arte contemporáneothe pick of contemporary art
lo más florido de la sociedadthe cream of society
3. [estilo] → flowery, florid
Ejemplos ?
estás en un jardín de flores. Sobre las ramas floridas cantas, sobre el árbol estrellado del universo. Eres un ave preciosa del TEOTLIPALNEMOHUANI.
Cuando terminó la danza y el canto, apareció TEMILOTZIN, que venia de TLATELOLCO, su señorío, y que era otro grande poeta admirado. Ante todo el pueblo inicio sus palabras floridas.
Era la reserva de toda una vasta comarca recién entregada a la ganadería, y había sido realmente previsor el Gobierno, al elegir tan bien el sitio donde, más tarde, se levantaría seguramente algún próspero centro de población, rodeado de quintas floridas y de chacras bien cultivadas.
Mis puertas concurridas, mis umbrales tibios, 65 mi casa de floridas coronas ceñida estaba, de abandonar cuando había yo, surgido el sol, el dormitorio.
La serie de estos documentos a que referimos, si se descarta como corresponde en nuestro concepto la Declaratoria de la Independencia de las dos Floridas de Octubre de 1810 (éste fue un movimiento artificial fraguado por “extranjeros”) comienza con el “Acta” de las Provincias Unidas de Venezuela de 5 de julio de 1811 y debe concluir con la “Declaración” del Congreso Alto-Peruano de Chuquisaca de 6 de agosto de 1825.
DON JUAN Bella deidad destos bosques, émula hermosa de Cintia, que para fieras y hombres el plomo y la luz fulminas; a quien el Betis le5 debe cuantas estampas floridas tus negros ojos encienden, tu blanco pie resucita; visite a Celestina, una mujer conocedora del arte del amor para que le descubra el misterio de la cazadora.
Todo entre la burla de los pájaros libres, que llegaban a beber rocío en las lilas floridas; entre el zumbido de las abejas, que le picaban el rostro y le llenaban los ojos de lágrimas; ¡tiririrín!...
Era allá, en una ciudad que está a la orilla de un lago de mi tierra, un lago encantador, lleno de islas floridas, con pájaros de colores.
Todas las embarcaciones, muy decoradas están; ya que rinden un tributo, a su Patrono en el mar. Y navegan muy floridas, coqueteando al avanzar; y con orgullo las miraban los Porteños al pasar.
–No son meramente dos islas floridas, de elementos aún disociados, lo que vamos a sacar a luz, sino a salvarlas y servirlas de manera que la composición hábil y viril de sus factores presentes, menos apartados que los de las sociedades rencorosas y hambrientas europeas, asegure, frente a la codicia posible de un vecino fuerte y desigual, la independencia del archipiélago feliz que la naturaleza puso en el nudo del mundo, y que la historia abre a la libertad en el instante en que los continentes se preparan, por la tierra abierta a la entrevista y al abrazo.
ntre las mezquinas construcciones del barrio de la Judería, destacábase una espaciosa, bien encalada, alta, con volado balconcillo lleno de cajas de claveles reventones y plantas floridas.
¡Oh, yo podría poner mis manos sobre tus hombros de novicia y sacudirte en loco vértigo por lograr que cayese sobre mi tu caricia, cual se sacude el árbol prócer (que preside las gracias floridas de un vergel) por arrancarle la primicia de sus hojas provestas y sus frutos de miel.