floreta

Búsquedas relacionadas con floreta: floresta

floreta

 
f. Bordadura sobrepuesta que sirve de fuerza y adorno en los extremos de las cinchas.
En la danza, movimiento realizado con los dos pies.
Ejemplos ?
1934), con versiones para soprano y cuarteto de cuerda y para gran orquesta. Floreta de los campos Mi ira, poesía de Rafael Alberti Quintanar de la Sierra, poesía de Rafael Alberti Teño o corazon perdido (1961), sobre una poesía en gallego de Alfonso Alcaraz del Río Tres canciones de mar, para voz y piano.
Rústico, delatado por su esposa Floreta por abrir la verja a Eróstrato, es castigado por Diana a transformarse bajo la apariencia de distintas fieras.
Blanco, Marta (mezzo) - Pocris Giménez, Raúl (tenor) - Céfalo Cassinelli, Ricardo (tenor) - Clarín Veleris, Mabel (soprano) - Diana Brex, Elisa (soprano) - Diana (13, 15, 17) Farré, María Rosa (soprano) - Aura Yost, Ricardo (barítono) - Eróstato Gaeta, Luis (barítono) - Rústico Millán, Martha (soprano) - Floreta Paizy...
Estando Procris a solas con Floreta, irrumpe Alecto para contarle que Céfalo va al encuentro de otro amor y así infundirle los celos.
La mitología es la base épica y alegórica de la historia, y en ella se entremezclan tres estratos -dioses, héroes y villanos- ubicados en dos espacios -el celeste y el terrestre-, rebajados además a esa comicidad de pastores y villanos -los personajes de Clarín, Rústico y Floreta-.
Aura, invisible, le infunde el “viento suave del amor”.;Tercer cuadro Rústico, en forma de perro, arremete furioso contra Clarín, que se encuentra con su esposa Floreta, y desaparece persiguiéndola.
Procris sospecha que es Aura, pues así conseguiría al fin su venganza, pero Floreta le recuerda que Aura ya es sólo aire. Pero Procris sigue con sus sospechas y acaba sentenciando: "que si el aire diere celos, celos aun del aire matan".;Tercer cuadro En el bosque encantado, Eróstrato, vestido de pieles y con apariencia no humana, cree que el eco del coro que escucha repitiendo las palabras de Procris se refieren a él como amante de quien es ya sólo aire, por lo que acude enloquecido en busca de esas voces y se tropieza con Rústico, que ya ha recuperado su forma humana y se espanta ante la visión de Eróstrato.
Mientras Procris, oculta con Floreta, ha oído parcialmente a su esposo y cree confirmar sus sospechas, decide seguirle para averiguar quién es Laura.
El análisis de los sentimientos y las fuerzas contrapuestas de la armonía amorosa y de los corrosivos celos se ven reflejados en la música, pero pese a la gran riqueza de temas relacionados con la naturaleza que aparecen y siendo una ópera pastoral, Hidalgo no diferencia claramente entre la música “celestial” y la música “terrenal”, rasgo que podría haber remarcado la dicotomía entre el amor carnal de Floreta y Clarín y el más elevado de Céfalo y Procris.
Floreta y Procris gritan de espanto al ver al irreconocible Rústico, a lo que Céfalo y Clarín acuden en su ayuda y le espantan. Así vuelven a encontrarse Céfalo y Procris, mientras el criado de éste corteja a Floreta.
Rústico ve venir a Clarín cortejando a su mujer Floreta y, creyéndose todavía bajo forma animal, intenta aterrorizarlos. Un coro de cazadores grita "¡Guarda la fiera!" y Floreta y Clarín huyen por miedo, pero Rústico está convencido de que es por él.
El resto de papeles se reparten los tonos de siempre con bailes, jácaras, zarabandas, seguidillas y chaconas, en un ambiente más trivial propio de los tres cómicos (Floreta, Clarín y Rústico).