florero

(redireccionado de floreros)
También se encuentra en: Sinónimos.

florero, a

1. s. OFICIOS Y PROFESIONES Persona que vende flores el florero preparó un ramo precioso. florista
2. s. m. Recipiente en el que se ponen flores con fines decorativos pon los tulipanes en el florero de cristal. jarrón
3. Tiesto o maceta con flores tiene geranios en los floreros de la terraza.
4. PINTURA Cuadro en el que sólo se representan flores.
5. adj./ s. Que suele utilizar expresiones superfluas.

florero, -ra

 
adj.-s. Díc. del que usa de palabras chistosas o lisonjeras.
m. f. Florista.
m. Vaso para flores.
Maceta con flores.
Lugar para guardar flores.
pint. Cuadro en que solo se representan flores.

florero

(flo'ɾeɾo)
sustantivo masculino
recipiente más alto que ancho para poner flores florero de cerámica
Sinónimos

florero

sustantivo masculino
Traducciones

florero

vase

florero

váza

florero

vase

florero

maljakko

florero

vase

florero

vaza

florero

花瓶

florero

꽃병

florero

vaas

florero

vase

florero

waza

florero

jarra, vaso

florero

ваза

florero

vas

florero

แจกัน

florero

vazo

florero

bình

florero

花瓶

florero

花瓶

florero

אגרטל

florero

/a
A. SM/F
1. (= florista) (en tienda, puesto) → florist; (en la calle) → (street) flower-seller
2. (= halagador) → flatterer
B. SM
1. (= recipiente) → vase
estar de floreroto be just for show o decoration
2. (Arte) (= cuadro) → flower painting
Ejemplos ?
En fin, podíase comparar la sola, silenciosa y fúnebre casa, enclavada entre sus dos alegres y vistosas vecinas, a una calavera colocada entre dos floreros.
Tiene la casita para su jardín también, diez vasos etruscos o grandes floreros de mármol de colores para acompañar las estatuas y situarse a sus lados; obra magnífica y que sentará bien en los jardines de Versailles y Tullerías.
Tiene la casita para los árboles de hierro consabidos de su jardín sesenta macetas o floreros de loza de diversos colores y de una figura graciosa y elegante; cada una de poco menos de media vara de alto, o tal vez más, porque al hacerla se encontró que puestas en elevación no podrían aparecer graciosas si tuviesen menor altura.
A través de los cristales cubiertos de gasa moaré penetraba una azulada claridad de hospital. Piano, niñerías, bronces, floreros, todo lo miraba.
Qué triste es para mí el recuerdo de aquel día. María Rosario estaba en el fondo de un salón llenando de rosas los floreros de la capilla.
Olía aquello a sepulcro, y los montones de hojas y de pétalos secos, de ramillos negros, de cálices duros los unos y acartonados como momias, podridos los otros por la humedad yacían en los floreros de Murano y en las jardineras sobre el mármol cubierto de polvo de la mesa; las rosas desprendidas del tallo y negras casi, sugerían la idea de un cementerio de flores.
Un reloj antiguo de cobre, incrustado de arabescos del mismo metal, adornaba el anaquel de la chimenea de piedra blanca mal esculpida, sobre la cual había un espejo de cuerpo entero, cuyos extremos, cortados a bisel para dejar ver su espesor, reflejaban una línea de luz a lo largo de un trumó gótico de acero adamascado. Los dos floreros de cobre sobredorado que decoraban los dos rincones de la chimenea, tenían dos fines.
La señora de Grassins fijó sus ojos en los floreros azules donde habían sido colocados los ramos de los Cruchot, buscando sus regalos con la fingida buena fe de una mujer burlona.
La habitación estaba muy bien amueblada, con un piano y un deslumbrante mueble verde y rojo; había flores en los floreros y parecía estar todo lleno de rincones, y en cada uno había algo: o una bonita mesa, o un costurero, o una estantería, o una silla, o cualquier otra cosa; tanto que yo pensaba a cada instante que no había en la habitación rincón más bonito que en el que yo estaba, y un momento después descubría otro retiro más agradable todavía.
O en la sombra perfumada del tocador voy a venir, Para estar embriagado del olor de las telas de lino; Cupido, un paje juguetón, esconderá con su mano, El globo violeta de la lámpara, ¡ mi joven dueña !" Y la seda rumoreaba sobre tablados, entre floreros, Entre las rosas de Şiras y las lianas azules; Desde las flores la niña ríe y se inclina sobre la ventana - Como una ligera cara de ángel es el semblante de la amada - Desde el balcón le tira una rosa y con las manos sobre su boca, Parece que le está reprendiendo cuando murmura con ternura; Después desaparece adentro...
Empezaba a decaer la tarde, y la Princesa mandó abrir una ventana que daba sobre el jardín: -¡Me marea el olor de esas rosas, hijas mías! Y señalaba los floreros que estaban sobre el tocador.
En el comedor, entre dos floreros con penachos de paja brava, había visto sobre el aparador un porrón de ginebra y se lo llevó al dormitorio, junto con dos copas.