flete

(redireccionado de fletes)
También se encuentra en: Sinónimos.

flete

(Del fr. fret < neerlandés vraecht, pago, salario.)
1. s. m. COMERCIO Precio que se paga por el alquiler de un vehículo o por el transporte de mercancías en él. porte
2. COMERCIO Carga o mercancía que se transporta en un vehículo terrestre, marítimo o aéreo.
3. Amér. ECONOMÍA Precio del alquiler de un medio de transporte.
4. Argent. Vehículo que hace transporte de mercancías por alquiler.
5. Argent. ECONOMÍA Transporte de mercancías.
6. Argent., Urug. Caballo ligero.
7. Cuba Cliente de una fletera o prostituta.

flete

 
m. Precio del alquiler de una embarcación o de una parte de ella.
Carga de un buque.

flete

('flete)
sustantivo masculino
1. carga que se lleva en un medio de transporte El flete marchó a su destino.
2. valor del alquiler de un medio de transporte de mercadería o personas pagar el flete
3. vehículo que se alquila para transportar algo Buscó un flete para realizar la mudanza.
Traducciones

flete

freight

flete

شَحْن, الشحن

flete

nákladní doprava

flete

fragt

flete

Fracht

flete

rahti

flete

fret

flete

promet

flete

貨物輸送, 貨物

flete

화물

flete

vracht

flete

frakt

flete

frete

flete

frakt

flete

การขนส่งสินค้า

flete

nakliye

flete

sự chuyên chở

flete

货物, 货运

flete

貨運

flete

SM
1. (= alquiler)
1.1. [de avión, barco] → charter
vuelo fletecharter flight
1.2. (LAm) [de autobús, camión] → hire; (= precio) → hire charge, hiring fee
2. (= carga) → freight (Náut, Aer) → cargo
salir sin fletes (Andes) → to leave in a hurry, be off like a shot
3. (= gastos, precio del transporte) → freightage, carriage
flete debidofreight forward
flete pagadoadvance freight, prepaid freight
flete por cobrarfreight forward
flete sobre comprasinward freight
4. (LAm) (= caballo) → fast horse; [de carreras] → racehorse (Cono Sur) (= rocín) → old nag
5. (Andes) (= amante) → lover, companion
6. (= prostitución) → prostitution, the game
7. echarse un fleteto have a screw
Ejemplos ?
Y demás desto, todos los que en término de tres años se quisieren ir, lo puedan hacer, y sus altezas les mandarán dar navíos donde los pidieren, en que pasen seguros, con que avisen cincuenta dias antes, y no les llevarán fletes ni otra cosa alguna por ello.
Y tanto caviló que, al día siguiente, se fue a la estación más cercana y consultó la tarifa de los fletes, conversó con varias personas, apuntó direcciones y se volvió a su casa más pensativo que nunca.
A pesar de ser los fletes carísimos se decidió por cargar la mitad de su trigo para Buenos Aires, reservando para semilla la otra mitad, y él mismo se fue para la capital.
Con todo, se conformó, y aunque con muecas, compró, pagó y remitió todo lo que se le pedía, y hasta mandó dinero para abonar allá fletes, sueldos, acarreos y mano de obra: ¡la mar!
Ting, ting, ting, hacía siempre la campanilla, y resonaba el trote de los caballos sueltos y el galope de los tres montados, y el camino iba deslizándose, unas veces seco y duro, otras veces algo húmedo y blando, cortado por unas matas de paja que hacían saltar o viborear los fletes; y sin conversar, sin pronunciar más que una que otra palabra para excitar a los animales, galopeábamos como fantasmas en la noche.
Yten, que es nuestra merced e voluntad de quales cosas e yntereses e prouecho que en las dichas tierras de suso nonbradas e nos e yslas e se ouiere e allare e adquiriere de aquí adelante -asy oro, como plata, cobre e otro qualquier metal, e perlas e piedras preciosas e droguería e especería, e otras qualesquier cosas de animales e pescados e aves e áruoles e yernas e otras cosas de qualquier natura e calidad que sean - en quanto nuestra merced e voluntad fuere, ayades e gozedes la sesma parte de lo que Nos oviéremos, en esta manera: que si Nos embiáremos a nuestra costa a las dichas yslas e tierras e ríos por vos descubiertas algunos navios e gente, que sacando primeramente toda la costa de armazón e fletes...
-»Yten, que si vos el dicho Bicente Yáñes Pincón quisierdes yr dentro de vn año, que se cuente del dia de la fecha desta capitulaçión e asiento, con algund navío o navíos a las dichas yslas e tierras e nos a rescatar e traer qualquier cosa de ynterese e prouecho, que por el mismo viaje que fuerdes, sacando primeramente para vos las costas que ovierdes fecho en los fletes e armasón del dicho primero viaje...
En el interés de nuestra navegación, y con el fin de estimular los armamentos comerciales, el Proyecto faculta al naviero para libertarse de las responsabilidades expresadas abandonando la nave y los fletes percibidos o por percibir en razón del viaje de que ellos provengan, y para caracterizar convenientemente el abandono, determina sus límites, los efectos que produce, la solemnidad con que debe hacerse y el modo como deben proceder a acordarlo los copropietarios de la nave, cuando desempeñan las funciones del naviero.
Era de su incumbencia achicar el agua, componer estrovos, buscar fletes y cuidar de la embarcación cuando el botero no estaba presente, todo lo cual le producía un ochavo de café para el desayuno, una propina de cuatro o seis cuartos por cada flete, si éste valía la pena; lecho sobre el panel y una copa de caña de vez en cuando, amén de algún chicotazo que el patrón le sacudía siempre que lo juzgaba oportuno.
Las fracciones XXX y XXXXIV de la Tarifa de la Ley del Timbre de 19 de junio de 1906 y el artículo 122 de la propia Ley, que establecen el impuesto de 2 por ciento y 5 por ciento sobre conocimientos de fletes y portes y sobre pasajes en líneas ferroviarias, tranvías, diligencias o cualquier otro vehículo, fueron reformados por decreto de fecha 20 de junio pasado.
La necesidad que el comercio tiene de carros para sus transportes ha hecho que muchos particulares celebren contratos con la Dirección de Ferrocarriles, para reparar por su cuenta los furgones que se encuentran en mal estado, de cuyas reparaciones se les abona, en fletes, el 50 por 100 de su valor, concediéndoles la franquicia de usarlos en sus transportes, pagando los fletes íntegros, por espacio de un año.
El papel de Veracruz se retiró de la circulación como se había proyectado, recibiéndolo en impuestos y aceptándolo en pago de fletes y pasajes, pero además se hizo necesario en los momentos de la mayor depreciación de ese papel, comprar grandes cantidades, y por último, se vio el Gobierno obligado a canjear a las clases menesterosas el papel de Veracruz que quedaba en sus manos.