flemático


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con flemático: apático, melancólico

flemático, a

(Del lat. phlegmaticus.)
1. adj. Que se comporta con excesiva lentitud o parsimonia es flemático en todos sus trabajos. tranquilo, calmoso, flemudo
2. Que no pierde la calma o la serenidad es un tipo flemático e impasible. sereno
3. De la flema.

flemático, -ca

 
adj. Relativo a la flema o que participa de ella.
Tardo y lento en las acciones.

flemático, -ca

(fle'matiko, -ka)
abreviación
1. relacionado con las mucosidades que se generan en las vías respiratorias secreciones flemáticas
2. persona que tiene un temperamento apático o excesivamente calmo el flemático embajador francés
3. característica que es propio de este tipo de personas Su modo de actuar flemático es característico de su familia.
Traducciones

flemático

phlegmatisch

flemático

flemmatico

flemático

ADJ (= imperturbable) [persona] → phlegmatic; [tono, comportamiento] → matter-of-fact, unruffled
Ejemplos ?
Estos cuatro verdugos pueden estar representando los cuatro tipos de temperamento: el flemático y el melancólico en lo alto y el sanguíneo y el colérico en la parte inferior.
La prensa sensacionalista retrataba a una solitaria y rebelde Lady Di en contraposición a un aburrido y flemático Príncipe de Gales, sujeto a las rígidas costumbres monárquicas.
Dar atole con el dedo: Significa embaucar, engañar, defraudar. Puede significar ser frío, flemático, o ser lento. Tienes atole en las venas: hace referencia a una persona que no reacciona "naturalmente" ante ciertas situaciones que requieren una respuesta más activa.
El predominio de un humor en cada individuo determina, según la citada teoría, su carácter y así el predominio de la flema estaba asociada con el comportamiento apático utilizándose el término "flemático" como sinónimo del mismo.
Su última expedición fue objeto de una película filmada en 1948, Scott of the Antarctic (Scott en la Antártida), donde él fue interpretado por John Mills como el típico y flemático héroe británico.
Al parecer, Durero estaba muy interesado por el estudio de las clasificaciones médicas y filosóficas que en su época dividían a los hombres en cuatro temperamentos: flemático, colérico, sanguíneo y melancólico.
En la hoja izquierda aparece San Juan joven y sanguíneo, acompañado por san Pedro flemático (o menos probable, el bilioso), con la espalda encorvada por los años; a la derecha quedaría el activo san Marcos colérico (o, menos probable, flemático) con san Pablo melancólico (o colérico), grave e inquebrantable.
También se da la opción de que los efectos que se dan en el cuerpo por la música y la poesía tienen que ver con los cuatro humores del cuerpo (optimista, colérico, flemático y melancólico) según dice el libretista Feind.
La romántica Eustacie, afectada por el flemático carácter de su prometido, se escapa y pronto encuentra a un contrabandista, quien resulta ser su primo Ludovic.
Estos humores nunca actúan en equilibrio, que es lo que busca el médico con atenciones botánicas, dietéticas y prescripciones de sueño, paseos, etc. El hombre que posee demasiado bilis negra ha de ser un melancólico. Flemático será aquel en quien predomine la flema.
A esto se suma los descubrimientos del fisiólogo ruso Iván Pávlov (1849-1936), quien enunció que las características del temperamento están dadas por el sistema nervioso que a su vez tiene tres características: fuerza, equilibrio y velocidad de correlación; de ahí que la combinación de estas características dan origen a los tipos de sistema nervioso que caracterizan a cada temperamento: sistema nervioso rápido y equilibrado (sanguíneo), sistema nervioso lento y equilibrado (flemático), sistema nervioso débil (melancólico) y sistema nervioso fuerte, rápido y desequilibrado (colérico).
Es el tipo de persona más fácil de tratar y es por esa naturaleza el más agradable de los temperamentos. El flemático es frío y se toma su tiempo para la toma de decisiones.