fleco

(redireccionado de flecos)

fleco

(Del ant. flueco < lat. floccus, pelo del paño.)
1. s. m. Adorno compuesto por una serie de hilos o cordones colgantes de una tela o cinta la camisa está adornada con flecos. cairel
2. Borde deshilachado de una tela a ver si cortas los flecos del bajo del pantalón.
3. INDUMENTARIA Y MODA Cabello que cae sobre la frente no creo que veas nada con ese fleco tan largo. flequillo
4. coloquial Detalle o elemento de menor importancia que queda por solucionar en un asunto faltaba consensuar varios flecos para cerrar el acuerdo.

fleco

 
m. Adorno compuesto por una serie de hilos o cordoncillos colgantes.
Flequillo (porción de cabello).
fig.Borde de una tela deshilachado por el uso.

fleco

('fleko)
sustantivo masculino
1. remate de ciertas prendas formado por hilos sueltos La alfombra luce un hermoso fleco dorado.
2. orilla deshilachada de una tela Arregla los flecos de esa falda.
Traducciones

fleco

fringe

fleco

frangia

fleco

هامش

fleco

Fringe

fleco

边缘

fleco

邊緣

fleco

フリンジ

fleco

Fringe

fleco

SM
1. (Méx) (= flequillo) → fringe, bangs pl (EEUU)
2. flecos
2.1. (= adorno) → fringe sing
una cazadora de ante con flecosa fringed suede jacket
2.2. (= borde deshilachado) → frayed edge sing (of cloth)
2.3. (= detalles pendientes) → loose ends
Ejemplos ?
Permanecía aislada, como árbol solitario en triste llanura, llevando la existencia pálida y yerta de los ancianitos que no alternan. Su modesto comercio era también un arcaísmo; sus flecos, bellotitas y madroños, estaban mandados retirar.
-Pos lo que yo he visto ha sío esta mañana a tu hombre enganchao en los flecos de una pelinegra que, mejorándote a ti, es un fenómeno de bonita, y un fenómeno de salá, y un fenómeno de garbosa.
Y diciendo esto abrió la caja, y Currita se estremeció de gozo al ver brillar al sol que inundaba el establecimiento un mantón de Manila de larguísimos flecos y de vivísimos colores.
Y cuando oyó ruido de pasos, y un vocerrón que venía tocando música en un cucurucho de papel, ¿quién sabe lo que sacó de una caja grande?: y se fue a la puerta con una mano en la espalda: y con el otro brazo cargó a su hija, Luego dijo que sintió como que en el pecho se le abría una flor, y como que se le encendía en la cabeza un palacio, con colgaduras azules de flecos de oro, y mucha gente con alas: luego dijo todo eso, pero entonces, nada se le oyó decir.
Los castillos y leones recamados lo salpican, entre águilas imperiales y entre portuguesas quinas, arrastrando por el suelo los flecos de sus orillas, y gruesos borlones de oro en sus cuatro puntas brillan: dos magníficas coronas, imperial y regia unidas, un rico cetro y un mundo lleva la litera encima.
La bandera de Guerra, en su extremo superior cubriendo el tubo en que se enasta la lanza, llevará un lazo de cinta tricolor de ancho proporcionado con extremos colgantes de treinta y uno (31) centímetros cada uno y terminados en flecos de hilo de oro de ocho (8) centímetros de largo.
El padre Serafín desde la puerta de la rectora, siguió con los ojos a la multitud que corría hacia el altozano del pueblo. Volvió sus ojos a ese punto, y allí, cercado de forajidos de facciones bestiales y de ropas en flecos apareció el hombre.
"-Dime a qué selva ha ido, pues quiero cabalgar con él -repuse. "El sacerdote peinó los flecos de su túnica con las uñas puntiagudas, y respondió: "-El dios está durmiendo.
Estaba, como digo, de pie, abriendo los ojos frente al palacio y rodeado de un grupo de cobrizas chiquillas, con motas trenzadas y desparramadas, como los flecos de una alfombra, sobre su frente de chocolate.
Dos malgaches, de pelo tan rizado que les formaba en torno de la cabeza una corona de flecos de alfombra, nos acompañaban como cargueros.
Artículo 3.º Su tratamiento será el de Excelencia, y usará para distintivo una banda de color encarnado con flecos de oro, según acordó la Junta de Corporaciones.
Porque si el uno no hace sino revestir con una forma abigarrada y un traje lleno de perendengues y flecos y alamares un maniquí sin vida, el otro dice, sí, algunas veces cosas sustanciosas y de brío —entre muchas patochadas— pero cosas poco o nada poéticas, y, sobre todo, las dice de un modo deplorable, en parte por el empeño de sujetarlas a rima, que se le resiste.