flavo

flavo, a

(Del lat. flavus, amarillo.)
adj. culto De color amarillo rojizo.

flavo -va

 
adj. Melado, de color entre amarillo y rojo.
Ejemplos ?
Dentro del apartado epigráfico, también se conocen, como procedentes de aquí, las lápidas de Licinio Gallión y Lucio Emilio Flavo.
Segestes y su clan eran clientes de los romanos y se oponían a la política libertadora de Arminio (lo mismo que hizo Flavo, el hermano de Arminio).
Arminio fue instado por Flavo a que colaborara con los invasores latinos, pero él se negó. Y se entabló una gran batalla entre Arminio y los romanos en Idistaviso, probablemente cerca de Minden.
de Negrete Flavo Peniche - "El Perro" Sálazar Regina Murguía - Marcela Salomón Dino García - Fragoso Pasión Morena es una adaptación de la original argentina "Yago, pasión morena" cuya idea original es de Ricardo Rodríguez y Claudia Piñeyro y fue hecha por Telefe en 2001, producida por Miguel Colom y Federico Palazzo y protagonizada por Gianella Neyra y Facundo Arana.
Pero tu alto amor, que el báratro fue más alto aquel, el que, aunque indómita, a llevar el yugo te enseñó, pues ni tan querida es la cabeza, para un padre agotado por la edad, de un tardío nieto que su única hija alimenta: 120 el cual, cuando, apenas al fin siendo encontrado para las riquezas del abuelo, su nombre éste ha inscrito en las testadas tablillas, y los impíos goces de un burlado pariente evitando, ahuyenta de su cana cabeza un buitre; ni tanto se regocijó en su níveo palomo ninguna 125 collera suya, de la que, se dice, mucho más ímprobamente besos con su mordiente pico siempre arranca que la que principalmente muy deseosa es, la mujer. Pero tú, de éstos los grandes furores, venciste sola, cuando una vez te conciliaste con tu flavo marido.
Lo que tú llamas conciencia, eso que te atormenta cuando crees haber cometido una falta, no es más que el instinto de la crueldad que puedes ejercer contra los otros, y que al no ejercerlo, porque la sociedad te lo impide encerrándote en la noción del deber, como a un león en una jaula de fierro, te atormenta como atormentarían sus inútiles garras al flavo animal si las hundiera en su propia carne al no poder destrozar los barrotes rígidos ni la presa deliciosa.
Ay quien tristemente causas con despiadado corazón furores, santo muchacho, con las angustias de los hombres quien gozos mezclas, 95 y tú la que reinas los golgos, la que el Idalio frondoso: con cuáles oleajes agitasteis, encendida en su mente, a la muchacha, por el flavo huésped a menudo suspirando.
Quien quiera que eres, oh, sénos propicio, y nuestros afanes asiste; a estos también des tu venia.” “Por nosotros deja de suplicar”, Dictis dice, que él no otro en ascender a lo alto 615 de las entenas más raudo, y estrechando la escota descender; esto Libis, esto el flavo, de la proa tutela, Melanto, esto aprueba Alcimedonte y quien descanso y ritmo con su voz daba a los remos, de los ánimos estímulo, Epopeo, esto todos los otros: de botín tan ciego el deseo es.
Pero, el padre de él, que de su nacido violó el lecho se dice y esta pobre casa ultrajó, sea porque su impía mente de ciego flagraba amor, 25 o sea porque inerte, de estéril simiente, su nacido lo fuera, de modo que buscar se hubiera de dónde † † un más nervoso algo que pudiera un ceñidor soltar virgíneo.” “Egregio narras, y de admirable piedad, un padre, que él mismo, de su hijo, se meare en el regazo.” 30 “Mas con todo, no solo esto dice que ella conocido tiene Brixia, la que al cigeno mirador está sometida, ante la que el flavo Mela corre, de muelle corriente, Brixia, de la Verona mía madre amada, sino que sobre el postumio amor, y el de Cornelio, narra, 35 con los que ella mal adulterio hizo.