fisonomía

(redireccionado de fisonomías)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con fisonomías: fisionomía

fisonomía

1. s. f. Aspecto que resulta del conjunto de rasgos particulares del rostro de una persona por su fisonomía he sabido que era de tu familia.
2. Aspecto externo de las cosas la fisonomía de la ciudad ha cambiado mucho. apariencia, cara
NOTA: También se escribe: fisionomía

fisonomía

(fisono'mia)
sustantivo femenino
1. aspecto del rostro de una persona que le es característico Unas cejas pobladas dominaban su fisonomía.
2. aspecto externo de una cosa que le es característico la fisonomía típica de un pueblo de pescadores
Sinónimos

fisonomía

sustantivo femenino
1 cara*, rostro, semblante, faz.
Fisonomía es voz culta o técnica.
Traducciones

fisonomía

face, physiognomy

fisonomía

Physiognomie

fisonomía

Fysionomie

fisonomía

fisionomia

fisonomía

地貌

fisonomía

地貌

fisonomía

SF
1. (= cara) → physiognomy, features pl
2. [de objeto, lugar] → appearance
la fisonomía de la ciudadthe appearance of the city
Ejemplos ?
El coche fúnebre se hallaba a la puerta; un coche magnífico, de cuya arquitectura no podía darse cuenta porque estaba materialmente cubierto de flores, de coronas y de cintajos; ocho caballos, lujosamente enjaezados tiraban de él; al lado de cada caballo había un palafrenero, ostentando sobre su cuerpo la enlutada librea de la casa y la blanca y aristocrática peluca, que formaba un contraste grotesco con aquellas fisonomías innobles y rústicas; detrás del carro mortuorio iban las carrozas de gala de la casa, la servidumbre entera, y luego coches y más coches, todos los coches propios de Madrid a no dudarlo.
Sus Vírgenes, sus niños respiran por todas partes amor, suavidad, ternura; y hasta los mismos Santos manifiestan en sus fisonomías los deliquios de la devoción mas bien que los rigores de la austeridad.
Por mitigar los rigores del hielo han atado la cabeza con un chal, a manera de turbante, y se han envuelto en sus grandes ponchos rojos salpicados de nieve, o medio enterrados en ella; sus miradas lúgubres y penetrantes, y sus fisonomías adustas y concentradas revelan la melancolía del desconsuelo o la amargura de la desesperación.
Sofía, al salir recorrió con la mirada los grupos de gente y vio iluminadas por la luna, así como las había visto en la iglesia por los cirios del altar, las risueñas fisonomías de Teodoro y Federico...
En poco tiempo más, ya quedó cercado todo el campo, colocadas las tranqueras, y don Juan pasa ahora largos momentos de regocijo, tomando mate en uno de sus puestos, cercano al camino suprimido, estudiando de rabo de ojo las fisonomías de los que llegan allí y rabian, a su vez, al encontrarse con el alambrado nuevo que les cierra el paso y los obliga a dar una vuelta de todos los diablos.
¡Valiente cosa! Nos entretuvimos un rato en observar las variadas fisonomías de los emigrantes. Había rostros cerrados y bestiales de mozos campesinos, y caras expresivas, como de santos en éxtasis, alumbradas por grandes pupilas meditabundas.
Estaba Taisnerio con su libro de fisonomías y manos penando por los hombres que había vuelto locos con sus disparates y reíase, sabiendo el bellaco que las fisonomías no se pueden sacar ciertas de particulares rostros de hombres, que o por miedo o por no poder no muestran sus inclinaciones y las reprimen, sino solo rostros y caras de príncipes y señores sin superior, en quien las inclinaciones no respetan nada para mostrarse.
hace quince días..., hace tres semanas, yo estaba a11í!» Y poco a poco, las fisonomías se fueron confundiendo en su memoria, olvidó el aire de las contradanzas, no vio con tanta claridad las libreas y los salones; algunos detalles se le borraron, pero le quedó la añoranza.
Mi profesión de pintor me mueve a mirar atentamente las caras, las fisonomías que se atraviesan en mi camino, y ya sabéis el goce que sacamos de semejante facultad, que hace la vida más viva a nuestros ojos y más significativa que para los demás hombres.
A pesar de sus cuarenta años y de su cara morena, avinagrada y ajada como lo son casi todas las fisonomías judiciales, vestía como un joven, jugaba con un bastoncito, no tomaba tabaco en casa de la señorita de Froidfond, se presentaba siempre de punta en blanco y hablaba familiarmente a la heredera diciéndole: «Querida Eugenia».
Homero habla de estos objetos en muchos pasajes de su Odisea, por ejemplo, en aquel en que el divino Teoclimenes, nacido de la raza de Melampe, dirige estas palabras a los amantes de Penélope: «¡Desgraciados, cuán horrible suerte os espera! vuestras cabezas, vuestras fisonomías, vuestros miembros, se verán rodeados de tinieblas.
Desátanse, a su vista, más y más las lenguas del corrillo; sonríense todas las fisonomías, y el rústico Ganimedes, apoyándose en la yugata de la pareja, comienza a escanciar el vino con gran pulso y mucha solemnidad.