fili-

fili-

 
Prefijo procedente del l. filum, hilo.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
Bastami dir con voce inferma, e cheta Yo te ví un tiempo, y ya verte no espero, O d' ogni mio pensier ultima meta! Este será el acento postrimero, Con cui fuor sen' andrá l' alma infelice, Fili, por verte, y por no verte muero.
La casta Diosa desdeñada y fiera, Esparcido el cabello al fresco viento, No persigue ya corzos, ni venados: Llorad sin descansar, ojos cansados. Pues no puedo seguirte, ¡ay Fili mia!
Durmiendo un dia acaso en la floresta, Vencido del dolor, Fili, soñaba, Que en el calor ardiente de la siesta A la sombra de un sauce te hablaba; Mas fortuna en mi daño firme y presta Me dió luego á entender, que me engañaba; Y pues mis bienes son bienes soñados, Llorad sin descansar, ojos cansados.
Men.- Mas di si hay algo nuevo, Mopso amigo; di del amor de Fili y desconsuelo, di en loor de Alcón, o de los fieros de Codro; y de tu grey pierde el recelo.
Si no has determinado que yo muera En tan grave dolor y desventura: Si la hora no es llegada postrimera, Y aquella noche eternamente oscura; Ves aquí un verde valle, una ribera, Un gentil prado, un bosque de espesura, Lugares algun tiempo de tí amados, Llorad sin descansar, ojos cansados. ¡Ay que no entiendo ya do me ha traído El dolor de no verte, Fili mía!
Que ya os ha puesto Fili en tal estado, Que el descanso será mi muerte cierta; Y no sé como tanto se ha tardado: Pues mi esperanza há tanto que está muerta, Ausente vivo, triste y desamado, En parte solitaria, y tan desierta, Que no serán mis huesos enterrados: Llorad sin descansar, ojos cansados.
En tan universal pena y tamaña Muy mal podrá vivir Tirsi contento: De amargo llanto un rio sus ojos baña, Y aun le parece corto sentimiento: Ya no me vale, Fili, fuerza ó mafia Para tener sin verte sufrimiento; Y así mis días serán hoy rematados: Llorad sin descansar, ojos cansados.
Qual la agua al rio, al prado la verdura, La nueva y blanca leche á mi ganado; Quanto le agrada al monte la espesura, A la tierra la yerba, y flor al prado, Tal es, Fili, á mis ojos tu figura; Y pues de verla estoy desconfiado, Por rios, campos, montes, tierras, prados.
Estaba yo diciendo, este no es sueño, Que el sueño es cosa vana y mentirosa: Incierto es su placer, siempre es pequeño, Y en él no hay cosa tal, ni tan sabrosa: Tambien por otra parte, si no sueño, ¿Cómo está ahora Fili tan piadosa?
Finalmente, Thorin recibe el impacto de una lanza y cae en batalla mientras Fili y Kili (sus sobrinos) le sirven como escudo, absorbiendo el impacto de las armas.
Tu quoque es el comienzo de la célebre exclamación de Julio César cuando vio que, entre los conjurados, Bruto, su protegido, también empuñaba el puñal para asesinarlo (15 de marzo del 44 a. C.) La frase completa puede que fuese tu quoque, fili mi!
1301, Ausculta fili, de Bonifacio VIII, por la que se proclama la superioridad del poder espiritual sobre el temporal y se convoca a Felipe IV de Francia a que comparezca ante el Concilio de Roma (1302).