Ejemplos ?
que solamente contribuyeron a aumentar la angustia y la mortandad entre la población civil figuerense y las riadas de fugitivos".
Los historiadores Solé i Sabaté y Villarroya no encuentran justificación a estos bombardeos a los que califican de «gratuitos y terroristas» ya que «solamente contribuyeron a aumentar la angustia y la mortandad entre la población civil figuerense y las riadas de fugitivos».
Filántropo figuerense que donó en su testamento de fecha 24 de septiembre de 1904 capital suficiente para crear una Escuela gratuita de Primera enseñanza y de Artes y Oficios en Figueras, dotándola con un capital de 355.668 pesetas con 34 céntimos en valores públicos, una finca rústica y el edificio donde se realizaba el fin de la fundación.
Esta decisión, aunque renoce a la Unió Esportiva MiApuesta Castelldefels como heredero legal de la UE Figueres, a la práctica supone la desaparición del club figuerense como tal.
Tenía 24 años cuando el escritor dramaturgo figuerense Pere Teixidor y Elias lo hizo director de orquesta de su "Agrupación Lírica Tàlia", con la que dirigió las zarzuelas Los claveles, La Dolorosa, La del Manojo de Rosas, etc., en diversas ciudades y eso le dio cierta importancia entre las orquestas del Ampurdan.
Por parte de padre estaba emparentada con el ingeniero e intelectual Narciso Monturiol, y de madre con el escritor y político Josep Puig Pujades. A pesar de nacer y vivir en Barcelona, se consideraba figuerense y ampurdanesa, y así lo manifestaba en diversas ocasiones.
Al volver a Figueras gana las oposiciones a cátedra y ejerce el profesorado en el instituto figuerense, iniciando una etapa de intensa actividad política, primero como dirigente de la Juventud Nacionalista Republicana del Ampurdán y después como regidor por Esquerra Republicana de Catalunya.
El 13 de enero de 2012, se aprobaron los nombres de los cuatro buques de su clase, publicándose estos en el Boletín Oficial de Defensa (BOD) del 30 de enero de 2012, y correspondiéndole al segundo buque de la clase el nombre de Narciso Monturiol, convirtiéndose en el cuarto submarino de la Armada Española en portar el citado nombre para honrar la memoria del ingeniero y diseñador de submarinos figuerense Narciso Monturiol.
Hasta el colegio figuerense, todos los centros de enseñanza media estaban en manos de organizaciones católicas; visto el talante liberal y republicano de la Figueras ochocentista, se quiso aprovechar proverbial coincidencia; por un lado podían disponer, cedido por el Estado, del edificio que alojaría el Centro: el claustro franciscano afectado por la desamortitzación de Mendizábal de 1835; y, el año de la fundación, el 1839, se instalaba en Figueras precisamente con el propósito de animar un centro educativo, un profesor llegado de Francia donde se había hecho buen conocedor de las más modernas técnicas pedagógicas: Julián González de Soto, de la Compañía de San Vicente de Paúl.
En 1877 el abogado y agrícola Narcís Fages de Romà que, años atrás, había fundado la Escuela de Agricultura de Fortianell (a cinco kilómetros de Figueras) agregó al Centro que presedía al instituto figuerense, abriendo así el abanico de estudios -las prácticas se hicieron en la huerta posterior- y ensanchando notablemente la biblioteca con un buen número de libros científicos.
En 1861, el Intituto Catalán de San Isidro organizó una exposición excepcional desde las aulas del Colegio y en 1866 pudieron terminar la construcción del centro, abandonada desde 1835; en 1877 se urbanizó el entorno del edificio con el trazado de la plaza Triangular y la retirada de terrenos que dio lugar a la plaza de delante del Instituto; a partir de una primera donación de quien fue ministro de la Primera República Española y presidente del Ateneu Barcelonés, Joan Tutau, se fundó al Centro un museo de dibujo y pintura que en 1885 se ensanchó con siete óleos cedidos en dipósito por el museo del Prado; además, en 1887 Rubau Donadeu - republicano y mecenas figuerense- envió de París mil volúmenes de dotación bibliotecaria.
Ossorio y Bernard, en su Ensayo de un catálogo de periodistas españoles del siglo XIX (1903–1904), además de aludir a distintos datos biográficos del figuerense, afirma que la dirección del DEHA fue encomendada a Pagés.