Ejemplos ?
Pese al inicial éxito alemán, éste fue rápidamente detenido por los soviéticos apenas al segundo día; las fuerzas soviéticas que resistían eran de los ejércitos 26.º, 27.º, 46.º y 57.º, junto con el 6.º Ejército de Tanques de la Guardia, que combatieron fieramente contra el avance germano y lograron detenerlo aprovechando su aplastante superioridad numérica.
Su fachada original, de extrema sencillez, presenta un vano alargado con un arco de medio punto, flanqueado por columnas con desproporcionados capiteles que enmarcan la leyenda “ESTA ES UNA CASA DE ORACION”, al lado derecho del templo se encuentra un mausoleo con los restos del general revolucionario Antonio Barona, quien combatiera fieramente al lado del General Emiliano Zapata y que fue muerto por gente de Genovevo de la O, en el centro mismo de cuernavaca, por diferencias irreconciliables entre ambos generales revolucionarios.
La conducción militar de Muniz fue objeto de críticas desde sus propias filas (se le atribuyó indecisión y exceso de prudencia). Pero combatía fieramente junto al Ejército gubernista.
(27) Los que oidos por los guardias Que á doña Luz aseguran Interpretacion tomaron De diversas conjeturas. Dijeron unos que acaso Por un gran crimen que oculta La atormentan fieramente Los incubos y las brujas.
Los perros, como oyeron la señal acostumbrada de los pastores, encendidos e inflamados como rabiosos, dando ladridos espantables, arremetieron en aquellos hombres, y como juntaron con ellos comiénzanlos a morder y despedazar fieramente, y aunque huían no los dejaban por eso, antes más bravamente los seguían.
Pero lo que conturba y llena de consternación nuestro ánimo de prelados de la Iglesia es que hijos nuestros, amantísimos de la Iglesia y seguidores de sus doctrinas, han hecho causa común con enemigos declarados, encarnizados de la Iglesia; han sumado sus fuerzas a las de ellos, han fundido su acción con la de ellos y acometen fieramente, con todo género de armas mortíferas, a los enemigos de ellos, que son sus propios hermanos.
Por bajo la falta de brillantez en este o aquel individuo está el acervo positivo de la gran modestia nacional, de la espléndida sacra anonimidad, y allí, sin ruido, lentamente, ocultamente, se viene preparando un momento fieramente justiciero.
Yo sonreí: —Soy tu víctima. Y la cogí las manos con intento de besarlas, pero ella las retiró fieramente. María Antonieta era una enferma de aquel mal que los antiguos llamaban mal sagrado, y como tenía alma de santa y sangre de cortesana, algunas veces en invierno, renegaba del amor: La pobre pertenecía a esa raza de mujeres admirables, que cuando llegan a viejas edifican con el recogimiento de su vida y con la vaga leyenda de los antiguos pecados.
No duerme, no, que al impulso de un pensamiento cruel, dentro del cuerpo convulso se la desborda del pulso toda su sangre en tropel. Ideas mil en su mente que fermentan en montón, la atormentan fieramente, y siempre el latido siente del trémulo corazón.
No se miró Jasón tan fieramente en Colcos embestido por los toros de Marte, ardiendo en llama, como precipitado y encendido sale el bruto valiente que en las márgenes corvas de Jarama rumió la seca grama.
Movimiento de asombro, de estupefacción. Calló el organillo, cesó el coro, y Pepeta levantó fieramente la cabeza. ¿Qué quería aquel pillete?
Se embarcó en ellas y abandonó a España para siempre. Alhakem, después de la victoria, aun castigó fieramente a los rebeldes. Más de cuatrocientas cabezas de los que habían caído vivos en sus manos aparecieron cortadas y clavadas en sendas estacas en la orilla del Guadalquivir.