ficticio

(redireccionado de ficticia)
También se encuentra en: Sinónimos.

ficticio, a

1. adj. Que es fingido o simulado su llanto es ficticio; nos recibió con una ficticia amabilidad. aparente, falso
2. Que es inventado o imaginario la novela relata hechos ficticios. irreal verdadero

ficticio, -cia

 
adj. Fingido o fabuloso.
Aparente, convencional.

ficticio, -cia

(fik'tiθjio, -θja)
abreviación
1. que sólo existe en la imaginación de alguien historia ficticia
2. que es simulado amor ficticio
Sinónimos
Traducciones

ficticio

fictif

ficticio

fiktiv

ficticio

fictício

ficticio

虛構

ficticio

fiktive

ficticio

בדויה

ficticio

fiktiva

ficticio

ADJ [nombre, carácter] → fictitious; [historia, prueba] → fabricated

ficticio

a. fictitious, false.
Ejemplos ?
Pero, a pesar de esta certeza, no podía dejar de amar a Clarimonda y le hubiera dado toda la sangre necesaria para mantener su existencia ficticia.
A pesar de su soberanía completamente ficticia, continuará sirviendo de instrumento a pensamientos, a voluntades y por consiguiente también a intereses que no serán los suyos.
Porque esos autores, que se ocupan especialmente del gobierno, no entienden la sociedad; porque la consideran como una obra ficticia, y creen que es la misión del gobierno modificarla y rehacerla incesantemente.
Pero hemos de ser conscientes de que si se hace lo que indudablemente se persigue es la consolidación real del bisindicalismo y hasta de central sindical única (y no de manera ficticia como hasta ahora, vía elecciones) y por lo tanto, el hundimiento de todos los sindicatos minoritarios, pues piensan que todo aquel que no tenga una estructura organizativa potente y que no sea capaz de prestar a los trabajadores unos servicios adecuados no podrá competir, viéndose abocado a la desaparición o a la integración de los mayoritarios.
Y como aquella salud a media asta que gastaba el infeliz era cosa ficticia, al llegar la edad en que otros empiezan a echar panza y a tomar las buenas carnes y el aspecto con que han de llegar a la vejez, Primitivo, comido por el despecho, los desengaños y la bilis, empezó a descomponerse, a encogerse y doblarse, a convertirse en una raíz cuadrada de su propia personilla.
Es verdad que en esa organización nueva, establecida, como todas las organizaciones políticas antiguas, por la gracia de Dios, pero apoyada esta vez, al menos en la forma, a guisa de concesión necesaria al espíritu moderno, y como en los preámbulos de los decretos imperiales de Napoleón III, sobre la voluntad (ficticia) del pueblo; la iglesia no se llamará ya iglesia, se llamará escuela.
«Los medios de existencia de los huelguistas, agrega la Sección francesa de 1871, consisten en la caja de resistencia». A esto se puede responder en primer lugar que esa caja suele ser ficticia...
Considerados desde el punto de vista de sus existencia terrestre, es decir, no ficticia, sino real, la masa de los hombres presenta un espectáculo de tal modo degradante, tan melancólicamente pobre de iniciativa, de voluntad y de espíritu, que es preciso estar dotado verdaderamente de una gran capacidad de ilusionarse para encontrar en ellos una alma inmortal y la sombra de un libre arbitrio cualquiera.
Rompimos la política de mantener una estabilidad ficticia en los niveles de los precios y tarifas de los bienes y servicios que producen las empresas públicas, a fin de no demeritar la capacidad financiera necesaria, para seguir expandiendo estas producciones estratégicas y para remover las distorsiones que dichos precios alentaban en el consumo.
Los que mandaban a los otros, o los llevaban hacia donde querían, no hacían eso por la fuerza del dinero o de la posición social o de cualquier autoridad de naturaleza ficticia que se arrogaran; lo hacían por una acción de cualquier especie fuera de las ficciones sociales.
Cuatro años vivió Juan en el manicomio esa vida ficticia de la locura, en que cada enajenado construye un mundo aparte para su uso particular, y dentro de ese mundo se agita, y circula, y discurre, y padece, y goza, sufriendo impresiones que no vienen de fuera, sino que brotan de su fantasía desequilibrada.
Las leyes corrigen esta diferencia porque colocan al individuo en la sociedad para que la educación, la industria, las artes, los servicios, las virtudes, le den una igualdad ficticia, propiamente llamada política y social.