fatigado

(redireccionado de fatigada)
También se encuentra en: Sinónimos.

fatigado -da

 
adj. En mal estado de conservación.

fatigado, -da

(fati'γaðo, -ða)
abreviación
que está cansado mujer fatigada
Sinónimos
Traducciones

fatigado

tired, weary

fatigado

fatigué, las
Ejemplos ?
Guillaume pensó, lógicamente, que era una oveja perdida. Corrió hacia ella, la agarró por la lana y, como parecía muy fatigada, la colocó sobre sus espaldas.
Si quieres que te lo diga, ninguno; pero así como el cincelador aparta y distrae la vista largo tiempo atente y fatigada y, como suele decirse, la disipa, así de tanto en tanto hemos de relajar nuestro espíritu, y rehacerlo con algunas disipaciones.
A las 12 y 25, uno de nuestros grandes proyectiles de Armstrong o de Blakely, fué a enterrarse de rebote bajo la línea de agua de la "Numancia", fragata que acababa de recibir mementos antes en su espolón la grande y única bala que pudo arrojarle el cañón del pueblo. Fatigada debió encontrarse esta división, cuando instantáneamente llamó en su auxilio a la fragata "Almanza" de la del norte.
La señorita se agarraba a una reja, y se sostenía en alto, para librarse de los reptiles. ¿Soltará el hierro, fatigada? ¿Llegará a tiempo el providencial salvador?
La paloma pobrecita que arrastran los aquilones, entre oscuros nubarrones de tempestades airadas, soy la barca abandonada en el mar de las pasiones. : II Soy el ave que al bajar de los aires fatigada, no tiene ni una enramada ni un árbol en que anidar.
Camino de una de las principales ciudades del Norte de España, en una noche fría y lluviosa, una mujer, llevando una criatura de pocos años en sus brazos andaba triste y fatigada, sin encontrar una casa que le diera albergue ni alimento que reanimase sus quebrantadas fuerzas.
Entonces, señorito Davy, quizá viendo a mistress Gudmige sola tenga valor y se deslice dentro temblando; quizá se deje acostar en su antigua camita y repose su cabeza fatigada allí donde antes se dormía tan alegremente.
Consagraos en adelante al culto de nuestra religión y sufrid voluntariamente el yugo de este ministerio, que, al empezar a servir a la diosa, disfrutaréis más vivamente de las dulzuras de la libertad.» Así habló el virtuoso pontífice, y su voz, temblorosa y fatigada por la inspiración, se detuvo.
¿Donde los soldados para guarnecerlas con una fuerza regular y suficiente para su defensa, hallándose toda fatigada, destruida, y exhausta de medios, por los grandes servicios que en el transcurso de tantos años ha hecho en tan larga guerra?
Pedro de Candía escaló los Andes con increíble trabajo y, en algunos sitios, tuvo que hacer subir los caballos por medio de maromas, y poniendo en ejercicio su práctica é industrias de marinero. Fatigada la gente por todo género de miserias, se dirigió al Ca- llao, y obtuvo en el Cuzco, de Hernando Pizarro, que lo au- torizase para reclutar gente y emprender la conquista de Ca- rabaya, aventtira en la que también fué desgraciado.
El terreno naturalmente quebrado y caprichoso hace que la vista se dilate y pierda en sus engalanadas colinas, subiendo y bajando la falda de los montes, y plácidamente posándose fatigada en sus deliciosos valles.
Margarita, que engañada consintió y necia en la fuga, y salió exhalada al mundo de los deleites en busca, cual mariposa perdida por el aura que perfuman mil flores, entre las cuales vaga errando de una en una, mas que al apoyarse en ellas se estremecen y la asustan, y aturdida y fatigada no osa parar en ninguna.