farsa

(redireccionado de farsas)
También se encuentra en: Sinónimos.

farsa

(Del fr. ant. farse, pieza cómica breve < farcir, rellenar.)
1. s. f. Enredo con que se pretende aparentar o engañar.
2. TEATRO Pieza teatral breve de contenido cómico.
3. TEATRO Compañía de cómicos que representaba farsas.
4. TEATRO Obra teatral de poca calidad.

farsa

 
f. ant.Comedia.
Pieza cómica breve.
desp.Obra dramática chabacana y grotesca.
fig.Enredo, tramoya.
Compañía de farsantes (cómicos).

farsa

('faɾsa)
sustantivo femenino
1. teatro obra de teatro breve de carácter cómico y satírico En la escuela representamos la farsa de Patelín.
2. teatro literatura subgénero dramático que conforman estas obras Hay muchas especies de farsa.
3. obra de teatro popular de carácter grotesco y poca calidad Se dedicó a la tarea de recopilar farsas tradicionales.
4. engaño o fingimiento que se prepara como medio para ocultar una cosa Me montaron una farsa para ocultarme la fiesta sorpresa de cumpleaños.
Traducciones

farsa

Farce

farsa

farce

farsa

farce

farsa

farsa

farsa

闹剧

farsa

鬧劇

farsa

Fraška

farsa

farce

farsa

茶番

farsa

광대

farsa

fars

farsa

1 SF
1. (Teat) → farce (pey) → bad play
2. (= engaño) → farce, sham

farsa

2 SF (Culin) → stuffing
Ejemplos ?
No somos de esos librepensadores que no quieren que los demás piensen libremente, sino á condición de que han de pensar como ellos piensan; pero, en medio de nuestro genial espíritu de tolerancia, no transigimos con farsas absurdas como las excomuniones, con la tiranía que sobre la conciencia se ejerce eu el confesonario, con instituciones, como el jesuitis- mo, adversas al progreso social, y mucho menos con la sub- sistencia de esas asociaciones llamadas conventos de frailes y monjas, asociaciones que, en nuestros días, carecen de razón de ser.
El amor es fuente perenne de farsas, sainetes, comedias, tragicomedias y tragedias, porque es lo menos conocido del hombre, siendo la pasión que más lo esclaviza y domina.
¡Perros sabios llaman a unos perros a los que les enseñan a representar farsas, para lo cual les visten y les adiestran a andar indecorosamente sobre las patas traseras, en pie!
Después, veinticinco años de farsas y mentiras, :gobiernos manejados por el gran Capital; :Políticos nefastos, mezquinos y egoístas, :palabreros baratos, vacíos de Ideal.
Siguiose causa criminal al ausente y, mientras ella se sentenciaba, dispuso el Cabildo que un muñeco o figurón de trapo, con joroba doble, antiparras de cáscara de chirimoya y un plátano por nariz, montado sobre un jumento enclenque, se exhibiera, representando al de la Cueva en las procesiones de Corpus y Cuasimodo, paseo de alcaldes, volatines del Tajamar de los Alguaciles, maromas de Matienzo y demás farsas públicas y recreos populares; permitiéndose a los concurrentes hacer mofa e irrisión de su nombre, dirigirle injurias y hasta llamarlo hijo de...
¡Cuánto insulto se navega entre los dedos que desertan sus errores y señalan sin mirarse en la balanza! ¡Cuántos odios se vislumbran en la injuria de piedades que se visten blancas farsas!
Quiero sentir en mi nocturno quiebre el llanto gris de un ataúd pesebre que se solace en la promesa fatua de amanecer solemne en urna parca inerme. Quiero morir entre unos versos nítidos que no hablen más de vagas risas ni de óperas sumisas ni de farsas profetisas.
Duerme, sí, con tus fábulas sagradas, Los ángeles y brujas de tus cuentos, Las danzas de los santos con las fadas, Los misterios ocultos en los vientos; Duerme, sí, con tus farsas parodiadas, Prenda de tus señores opulentos: Sepulta en barro tu diadema de oro Y canta en derredor de tu tesoro.
que vendrán los hombres, Falsas plegarias mintiendo, Todos los años un día A visitar vuestro lecho. Vendrán con sus oropeles, Sus farsas y devaneos, La vanidad en el alma, La vida en el pensamiento.
Todavía en 1520, un grabador tudesco, Rodrigo Alemán, hizo para la catedral de Plasencia unos relieves con destino al coro, que en punto a claridad y fuerza de expresión no dejan nada que desear. Donde más tiempo subsistió la antigua licencia fue en las procesiones y farsas.
Tan solo cien mil, ni más ni menos, la enciclopedia ladra que te adoran, los muy creídos, como ciertos creyentes de otras farsas impotentes de aguantar el miedo de saberse solamente entes, químicas efervescentes que se desvanecen, entidades biológicas perdidas en el páramo fecundo de las euforias cósmicas que necesitan ritos para alivianarse cargas a su egocentro en preces y sentirse a salvo.
–¡Naturalmente! ¿O usted se cree que yo puedo prestarme por ser jorobado a farsas tan innobles? Usted me va a llevar a la casa de su novia y como quien presenta un monstruo, le dirá: "Querida, te presento al dromedario".