fantástico

(redireccionado de fantásticos)
También se encuentra en: Sinónimos.

fantástico, a

(Del gr. phantastikos.)
1. adj. Que es producto de la fantasía o de la imaginación nos contó una historia fantástica. quimérico real
2. coloquial Magnífico o sensacional, que causa impresión por ser extraordinario es un chico fantástico. estupendo, fenomenal
3. adj./ s. coloquial Se refiere a la persona que aparenta tener riqueza y poder. fantasioso

fantástico, -ca

 
adj. Quimérico, sin realidad.
Relativo a la fantasía.
fig.Presuntuoso y entonado.

fantástico, -ca

(fan'tastico, -ka)
abreviación
1. que es producto de la imaginación El dragón es el animal fantástico por excelencia en Japón.
2. que resalta por sus cualidades extraordinarias Es un vestido fantástico.
3. real relativo a la fantasía literatura fantástica
Sinónimos

fantástico

, fantástica
adjetivo
2 caprichoso, extravagante, rocambolesco.
Se refieren a la forma externa de una cosa o de una persona.

fantástico:

utópicoquimérico, increíble, inexistente,
Traducciones

fantástico

fabelachtig, fantastisch

fantástico

fantástico

fantástico

هَائِل

fantástico

skvělý

fantástico

fantastisk

fantástico

fantastinen

fantástico

fantastique

fantástico

fantastičan

fantástico

すばらしい

fantástico

환상적인

fantástico

eventyrlig

fantástico

fantastyczny

fantástico

fantastisk

fantástico

วิเศษ

fantástico

harika

fantástico

tuyệt vời

fantástico

奇异的

fantástico

A. ADJ
1. (= imaginario) → fantastic
2. (= estupendo) → fantastic, great
3. (= fanfarrón) → boastful
B. EXCLgreat!, fantastic!, terrific!
Ejemplos ?
Llevó de corte en corte sus sublimes ensueños: en todas fue tratado de visionario; y la América aun fuera todavía un misterio no revelado, si la exaltada imaginación de Isabel la Católica, ávida de sucesos fantásticos, no hubiese alentado las esperanzas de aquel italiano inmortal.
y aquellas tardes otoñales de oros fatigados, cuando tes clases habían terminado y nos congregábamos los de la palomilla para platicar de viajes extraordinarios, fantásticos: La luna, los planetas, regiones desconocidas y misteriosas eran nuestros objetivos...
Esos fantásticos sueños de imponderable riqueza de voluptuosa pereza y de embriaguez oriental, veíanse realizados del árabe generoso en el palacio ostentoso, desde el magnífico umbral.
Sí, como usted dice muy bien, España, como Segismundo, fue arrancada de su caverna y lanzada al foco de la vida europea, y "después de muchos y extraordinarios sucesos, que parecen más fantásticos que reales, volvemos a la razón en nuestra antigua caverna, en la que nos hallamos al presente encadenados por nuestra miseria y nuestra pobreza, y preguntamos si toda esa historia fue realidad o fue sueño".
A las horas en que los párpados se cierran, pero el insomnio no suprime la vida cerebral y psíquica, veía Paulino a su mujer no cual andaba ahora, con atavío elegante y serio, sino como se presentaba antes en el escenario: con la malla señalando morbideces, las gasas plegadas orlando de espuma dos columnillas de vivo alabastro, las gorras y tocados fantásticos acentuando el incitativo melindre de la cara, las lentejuelas fascinando y espejeando en el torso culebreador.
Atentábanles los cuerpos, por ver si eran fantásticos, que su IMPROVIsa llegada esta y otras sospechas engendraba; pero, desengañados algún tanto, volvieron a las lágrimas y a los abrazos.
Garcilaso de la Vega (sin que ni el hambre ni el sueño en su ansiosa vigilancia tengan el menor imperio), ni una hora, ni un solo instante deja el lado del enfermo, y de él los ojos no aparta sentado junto a su lecho: ojos de llanto arrasados, pero de continuo atentos a que nadie, nadie escuche sus fantásticos conceptos, las voces rotas que acaso del delirio en el acceso suelen dar funesta lumbre, revelando hondos misterios.
Imagino que de pronto se abrirá una puerta secreta, disimulada entre ellos, y me invitará a penetrar por sus interiores asombrosos y fantásticos.
Y es que el arte tiene algo de inmortal, y los que el estro forja, seres fantásticos, no sufren la ley fatal que rige al universo.
El mar sacudía sus hirvientes olas con furor creciente; el viento azotaba como con invisibles látigos el dorso de las olas que se encrespaban al poderoso castigo; en el cielo amontonábanse las nubes cerrando el paso a los rayos del sol, que ponía en ellas fantásticos cárdenos matices de un fulgor amarillento.
Y si había de buscar índices de cocción, vitrificación y demás, con muestras amorfas, prefería ensayar con cacharros, caretas y animales fantásticos, en todo lo cual sus chicos lo ayudaban con gran éxito.
Pero el resultado fue el mismo, ya que en un caleidoscópico instante la granja y sus alrededores parecieron estallar, enviando hacia el cenit una nube de coloreados y fantásticos fragmentos.