falange

(redireccionado de falanges)
También se encuentra en: Sinónimos.

falange

(Del lat. phalanx, -gis < gr. phalanx, -gos.)
1. s. f. ANATOMÍA Cada uno de los huesos y segmentos de los dedos de las manos o de los pies se ha roto la falange del dedo meñique jugando a tenis.
2. HISTORIA Cuerpo de infantería pesada de los ejércitos de los antiguos griegos.
3. MILITAR Cuerpo numeroso de tropas.
4. Grupo de personas que se unen estrechamente para un mismo fin.
5. POLÍTICA Organización política paramilitar y generalmente de tendencias derechistas falange española; falange libanesa.

falange

 
f. Cuerpo de infantería de los griegos, pesadamente armado.
fig.Conjunto numerosas de personas unidas en cierto orden para un mismo fin.
anat. Cada uno de los huesecillos largos que forman el esqueleto de la mano o del pie.
mil. Cuerpo de tropas numerosas, organizadas con un cierto orden y para un mismo fin.
Traducciones

falange

Phalanx

falange

phalange

falange

fylking, kjúka, köggull

falange

falange

falange

falange

falange

Falanga

falange

Фаланга

falange

方阵

falange

方陣

falange

phalanx

falange

phalanx

falange

SF
1. (Anat) → phalange
2. (Mil) → phalanx
3. la Falange (Esp) (Pol) → the Falange the Spanish Falangist movement
FALANGE ESPAÑOLA
Founded in 1933 by José Antonio Primo de Rivera, son of the dictator Miguel Primo de Rivera, the Falange Española was a sort of paramilitary fascist party. It grew rapidly in the early months of the Spanish Civil War, particularly after its leader was executed by the Republicans. Franco later merged the Falange with the Carlistas to form the Falange Española Tradicionalista de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista. After the Civil War, the FET de las JONS was the only legally political party permitted in Franco's Spain. The Falange is still in existence.

falange

f. phalanx, any of the long bones of the fingers or toes.
Ejemplos ?
Estaba cerca de ellos el ingenioso Odiseo, y a poca distancia las huestes de los fuertes cefalenios, los cuales, no habiendo oído el grito de guerra —pues así las falanges de los teucros, domadores de caballos, como las de los aqueos, se ponían entonces en movimiento—, aguardaban que otra columna aquiva cerrara con los troyanos y diera principio la batalla.
Tan luego como el preclaro hijo de Licaón vio que Diomedes corría furioso por la llanura y tumultuaba las falanges, tendió el corvo arco y le hirió en el hombro derecho, por el hueco de la coraza, mientras aquél acometía.
Su mano, sin embargo, no era bonita, quizá no bastante pálida y un poco seca en las falanges; era también demasiado larga y sin suaves inflexiones de líneas en los contornos.
Oyóle Héctor con intenso placer, y corriendo al centro de ambos ejércitos con la lanza cogida por el medio, detuvo las falanges troyanas, que al momento se quedaron quietas.
Cuando llegó la hora en que el leñador prepara el almuerzo en la espesura del monte, porque tiene los brazos cansados de cortar grandes árboles y su corazón apetece la agradable comida, los dánaos, exhortándose mutuamente por las filas y peleando con bravura, rompieron las falanges teucras.
Entre los arcadios aparecía en primera línea Ereutalión, varón igual a un dios, que llevaba la armadura del rey Areitoo; del divino Areitoo, a quien por sobrenombre llamaban el Macero así los hombres como las mujeres de hermosa cintura, porque no peleaba con el arco y la formidable lanza, sino que rompía las falanges con la férrea maza.
Los teucros volvieron la cara a los aqueos para embestirlos; los argivos cerraron las filas de las falanges; reanudóse el combate, y Agamemnón acometió el primero, porque deseaba adelantarse a todos en la batalla.
Rodeaban a los Ayaces fuertes falanges que hubieran declarado irreprochables Ares y Atenea, que enardece a los guerreros, si por ellas se hubiesen entrado.
Andaba furioso por la llanura cual hinchado torrente que en su rápido curso derriba puentes, y anegando de pronto —cuando cae en abundancia la lluvia de Zeus— los verdes campos sin que puedan contenerle diques ni setos, destruye muchas hermosas labores de los jóvenes; tal tumulto promovía el hijo de Tideo en las densas falanges teucras que, con ser tan numerosas, no se atrevían a resistirle.
Cuando hayáis reanimado todas las falanges, nosotros, aunque estamos abatidos, pelearemos con los dánaos porque la necesidad nos apremia.
Como el nubarrón, impelido por el céfiro, avanza sobre el mar y se le ve a lo lejos negro como la pez y preñado de tempestad, y el cabrero se estremece al divisarlo desde una altura, y antecogiendo el ganado, lo conduce a una cueva; de igual modo iban al dañoso combate, con los Ayaces, las densas y oscuras falanges de jóvenes ilustres, erizadas de lanzas y escudos.
Cincuenta negras naves le seguían. Ayante había partido de Salamina con doce naves, que colocó cerca de las falanges atenienses. Los habitantes de Argos, Tirinto amurallada, Hermíona y Asina en profundo golfo situadas, Trecena, Eyonas y Epidauro en vides abundosa, y los jóvenes aqueos de Egina y Masete, eran acaudillados por Diomedes, valiente en la pelea; Esténelo, hijo del famoso Capaneo, y Euríalo, igual a un dios, que tenía por padre al rey Mecisteo Talayónida.