falacia

(redireccionado de falacias)
También se encuentra en: Sinónimos.

falacia

s. f. Engaño, mentira o fraude con que se intenta dañar a una persona es indigno de ti ir contando esas falacias. dolo, trampa

falacia

 
f. Engaño o mentira con que se intenta dañar a otro.
Hábito de emplear falsedades en daño ajeno.

falacia

(fa'laθja)
sustantivo femenino
engaño que se esconde bajo algo y que se descubre una falacia científica
Traducciones

falacia

fallace

falacia

wore

falacia

Falácia

falacia

πλάνη

falacia

заблуда

falacia

fejlslutning

falacia

כשל

falacia

誤謬

falacia

SF
1. (= engaño) → deceit, fraud; (= error) → fallacy
2. (= falsedad) → deceitfulness
Ejemplos ?
La ficción mayoritaria y las falacias del voto parlamentario Los países constitucionales ¿rígense verdaderamente por las decisiones de las mayorías?
siga viendo y se sorprenderá de lo que el hombre ha creado. Esa máquina engreída y programada, orgullo de filósofos apresurados en declarar las falacias de su egoísmo glorificado.
Y ante hombres y mujeres redivivos, malvados del poder y la hipócrita política, agiotistas de las hambres y el abuso, calañas del engaño y las promesas, falsarios de divinas esperanzas, impíos tiranos, atónitas quedarán las multitudes, temblorosas de la furia arrasadora que hará vomitar todas sus pestes ante el jueceo supremo, -¡Ohuaya Teotl!- el castigo a sus falacias usureras.
Y si afirma que se debe aplicar a las demás disciplinas, y especialmente a la historia, lo que tiene lugar en la descripción de fenómenos fisicos, no lo dice en general, sino solamente intenta que empleemos los mismos procedimientos para refutar las falacias de los adversarios y para defender contra sus ataques la veracidad histórica de la Sagrada Escrítura.
Alabar la doctrina positiva y escolástica; porque assí como es más propio de los doctores positivos, assí como de Sant Hierónimo, Sant Augustín y de Sant Gregorio, etc., el mover los afectos para en todo amar y servir a Dios nuestro Señor; assí es más propio de los escolásticos, así como de Sancto Thomás, Sant Bonaventura y del Maestro de las sentencias, etc., el diffinir o declarar para nuestros tiempos de las cosas neccessarias a la salud eterna, y para más impugnar y declarar todos errores y todas falacias.
No es posible. No es posible que tanta soledad nos vista si deseamos amar desnudos de mentiras, de dogmas, de poderes, de falacias y de sexos.
Y en el residuo de mi sed cansada acurruqué el silencio de mis manos y me puse a deshojar verdades magulladas de falacias maquilladas hasta dejar en esqueleto insólito sus cadáveres...
Por supuesto, señalar las falacias de una falsa economía política es un asunto muy sencillo también, cuando uno solamente tiene que compararla con la verdad.
allá donde se encuentren -si se encuentran- comprendan el dolor de ver las aulas enmierdadas de falacias y acepten nuestro planto: ¡Qué bien que murieron sus gardenias para no agonizar entre los ascos de la porquería!
Hoy, envueltos en una signorrea tal, donde marejadas de representámenes estremecedores, con frecuencia desquiciados y desquiciantes, cuyas falacias interpretantes se dan por ciertas, nos invaden frecuentemente y llegan a alienarnos, la praxis semiótica puede ayudarnos a desenmascarar las verdaderas intenciones de los emisores.
Pues las preclaras dotes que hacen tan temible a los enemigos de la verdad la teología escolástica, como dice el mismo Pontífice «aquella oportuna y enlazada coherencia de causas y de cosas entre sí, aquel orden y aquella disposición como la formación de los soldados en batalla, aquellas claras definiciones y distinciones, aquella firmeza de los argumentos y de las agudísimas disputas en que se distinguen la luz de las tinieblas, lo verdadero de lo falso, las mentiras de los herejes envueltas en muchas apariencias y falacias...
Hay que poner, por lo tanto, especial cuidado en que los jóvenes acometan los estudios bíblicos convenientemente instruidos y pertrechados, para que no defrauden nuestras legítimas esperanzas ni, lo que sería más grave, sucumban incautamente ante el error, engañados por las falacias de los racionalistas y por el fantasma de una erudición superficial.