falaz

(redireccionado de falaces)
También se encuentra en: Sinónimos.

falaz

(Del lat. fallax, -acis, engañoso.)
adj. Que es engañoso o falso mostró una apariencia falaz. embustero

falaz

 
adj. Que tiene el vicio de la falacia.
Que halaga y atrae con falsas apariencias.

falaz

(fa'laθ)
abreviación
1. que esconde un engaño en el fondo la demostración falaz de un postulado
2. persona que engaña a otra de manera encubierta Detrás de su fachada de buena disposición se escondía un oponente falaz.
Sinónimos

falaz

adjetivo
1 (formal)engañoso, falso, fingido, ficticio, mentiroso, fraudulento. sincero, natural, verdadero.
Se aplican a las cosas que producen engaño: promesas, alabanzas, palabras falaces.
2 artero, embustero, engañador, embaucador. sincero.
Se aplican a personas.

falaz:

mentirosoartero, embustero, falsario, felón, traicionero, impostor, engañoso, traidor, desleal, hipócrita,
Traducciones

falaz

fallace

falaz

谬误

falaz

謬誤

falaz

bedrägliga

falaz

ADJ [individuo] → false, deceitful; [doctrina] → false, fallacious (frm); [apariencia] → deceptive, misleading
Ejemplos ?
Ella al parecer dormía; Mas de cuando en cuando al aire Unos suspiros exhala De su seno palpitante, Que en deliciosa ternura Convierten luego y deshacen El asombro que su vista Causó en el primer instante. Y abriendo los bellos ojos Tan bellos como falaces, A él se vuelve, y querellosa Le dice con voz suave: -«¿Viniste al fin?
Pero demasiadas personas son todavía tratadas injustamente por pertenecer a un grupo determinado, ya sea nacional, étnico o religioso, definido en función del género o del origen. A menudo esta discriminación se oculta tras falaces pretextos.
Frente a las ideas de los comunistas autoritarios -ideas falaces, en mi opinión- de que la Revolución Social puede ser decretada y organizada por medio de una dictadura o de una Asamblea Constituyente, nuestros amigos, los socialistas parisinos, sostienen que la revolución sólo puede ser emprendida y llevada a su pleno desarrollo a través de la acción masiva continua y espontánea de grupos y asociaciones populares.
Ensayan desviar de este modo el movimiento obrero e impedir, por medio de algunas falaces reformas, el que los pobres tomen por su mano todo aquello de lo cual necesiten, es decir, una parte del bienestar general, igual a aquella de que los otros disfrutan.
En tan vanas y falaces promesas, constantemente expresadas y jamás cumplidas, sólo pueden creer los que, deliberadamente, quieran cohonestar con ellas, o los que no consideran las cosas en su realidad y esencia.
En otra parte, Demócrito y el divino Hipócrates, reclinados junto a un sepulcro ya destruido, conversaban profundamente a la sombra de unos cipreses mustios sobre la física del cuerpo animal, la brevedad de la vida, los acerbos males que la rodean, y los cortos y falaces medios que ofrece el arte para dilatar su fin...
Allí, del mundo pérfido apartado, mis dulces noches, mis serenos días, libres al fin de incómodo cuidado, leves serán, como ánforas vacías; y allí, desvanecida la memoria de todas las falaces ilusiones, a tu amor, a tu culto y a tu gloria consagraré mis últimas canciones, hasta que, ante tu voz que eterna vaga se extinga entre mis labios la armonía, como lámpara inútil que se apaga cuando surge el albor del nuevo día.
Entre el inmenso gentío y entre barahúnda tanta, como en medio de un desierto, solo y silencioso vaga, soñador, pobre, abatido, sin que sus proyectos hayan un solo apoyo encontrado, merecido una mirada, el genovés navegante, que a la corte castellana desde la Rábida vino tras falaces esperanzas.
Entonces también mi lira... Mas ¿qué esperanza traidora A tal delirio me lleva Con sus falaces lisonjas? Nunca ya en las manos mías, Compañera de mis glorias, Te verás, hinchendo el aire Con tu voz majestuosa, Lira de oro: nunca.
El termómetro alcanzaba en ese momento a 40°. Pero los fox-terriers de buena cuna son singularmente falaces en cuanto a promesas de quietud se refiera.
Con todo, no pudo negar que la misma teúrgia, la cual elogia y recomienda como interesante para conseguir la amistad de los ángeles y de los dioses, negocia con tales potestades, que ellas mismas, o nos envidian la purgación de las almas, o se rinden y sujetan a las falaces artes de otros envidiosos, refiriendo ampliamente la queja de cierto caldeo alusiva a este punto.
En primer lugar, la exclusión de ideas falsas, desmoralizadoras, perjuicios falaces, impresiones espantosas, en definitiva, todo aquello que pueda lanzar la imaginación fuera de la verdad, en el error y el desorden; ausencia de sugestiones malsanas, de excitación a la vanidad, supresión de las ocasiones de rivalidad y de envidia; la vista incesante de cosas tranquilas y ordenadas, naturales; la vida simple, ocupada, variada, animada, entre trabajos y juegos, el uso graduado de una parte de libertad y de responsabilidad, el ejemplo de los educadores y por encima de todo la felicidad (4).