facer

facer


Participio Pasado: fecho
Gerundio: faciendo

Presente Indicativo
yo fago
tú faces
Ud./él/ella face
nosotros, -as facemos
vosotros, -as facéis
Uds./ellos/ellas facen
Imperfecto
yo facía
tú facías
Ud./él/ella facía
nosotros, -as facíamos
vosotros, -as facíais
Uds./ellos/ellas facían
Futuro
yo faré
tú farás
Ud./él/ella fará
nosotros, -as faremos
vosotros, -as faréis
Uds./ellos/ellas farán
Pretérito
yo fice
tú ficiste
Ud./él/ella fizo
nosotros, -as fizimos
vosotros, -as fizisteis
Uds./ellos/ellas fizieron
Condicional
yo faría
tú farías
Ud./él/ella faría
nosotros, -as faríamos
vosotros, -as faríais
Uds./ellos/ellas farían
Imperfecto de Subjuntivo
yo ficiera
tú ficieras
Ud./él/ella ficiera
nosotros, -as ficiéramos
vosotros, -as ficierais
Uds./ellos/ellas ficieran
yo ficiese
tú ficieses
Ud./él/ella ficiese
nosotros, -as ficiésemos
vosotros, -as ficieseis
Uds./ellos/ellas ficiesen
Presente de Subjuntivo
yo faga
tú fagas
Ud./él/ella faga
nosotros, -as fagamos
vosotros, -as fagáis
Uds./ellos/ellas fagan
Futuro de Subjuntivo
yo ficiere
tú ficieres
Ud./él/ella ficiere
nosotros, -as ficiéremos
vosotros, -as ficiereis
Uds./ellos/ellas ficieren
Imperativo
faz (tú)
faga (Ud./él/ella)
faced (vosotros, -as)
fagan (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había fecho
tú habías fecho
Ud./él/ella había fecho
nosotros, -as habíamos fecho
vosotros, -as habíais fecho
Uds./ellos/ellas habían fecho
Futuro Perfecto
yo habré fecho
tú habrás fecho
Ud./él/ella habrá fecho
nosotros, -as habremos fecho
vosotros, -as habréis fecho
Uds./ellos/ellas habrán fecho
Pretérito Perfecto
yo he fecho
tú has fecho
Ud./él/ella ha fecho
nosotros, -as hemos fecho
vosotros, -as habéis fecho
Uds./ellos/ellas han fecho
Condicional Anterior
yo habría fecho
tú habrías fecho
Ud./él/ella habría fecho
nosotros, -as habríamos fecho
vosotros, -as habríais fecho
Uds./ellos/ellas habrían fecho
Pretérito Anterior
yo hube fecho
tú hubiste fecho
Ud./él/ella hubo fecho
nosotros, -as hubimos fecho
vosotros, -as hubísteis fecho
Uds./ellos/ellas hubieron fecho
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya fecho
tú hayas fecho
Ud./él/ella haya fecho
nosotros, -as hayamos fecho
vosotros, -as hayáis fecho
Uds./ellos/ellas hayan fecho
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera fecho
tú hubieras fecho
Ud./él/ella hubiera fecho
nosotros, -as hubiéramos fecho
vosotros, -as hubierais fecho
Uds./ellos/ellas hubieran fecho
Presente Continuo
yo estoy faciendo
tú estás faciendo
Ud./él/ella está faciendo
nosotros, -as estamos faciendo
vosotros, -as estáis faciendo
Uds./ellos/ellas están faciendo
Pretérito Continuo
yo estuve faciendo
tú estuviste faciendo
Ud./él/ella estuvo faciendo
nosotros, -as estuvimos faciendo
vosotros, -as estuvisteis faciendo
Uds./ellos/ellas estuvieron faciendo
Imperfecto Continuo
yo estaba faciendo
tú estabas faciendo
Ud./él/ella estaba faciendo
nosotros, -as estábamos faciendo
vosotros, -as estabais faciendo
Uds./ellos/ellas estaban faciendo
Futuro Continuo
yo estaré faciendo
tú estarás faciendo
Ud./él/ella estará faciendo
nosotros, -as estaremos faciendo
vosotros, -as estaréis faciendo
Uds./ellos/ellas estarán faciendo
Condicional Continuo
yo estaría faciendo
tú estarías faciendo
Ud./él/ella estaría faciendo
nosotros, -as estaríamos faciendo
vosotros, -as estaríais faciendo
Uds./ellos/ellas estarían faciendo
Ejemplos ?
Los nuesos fidalgos mal endotrinados el su blasón afincan en tuerto facer al amigo e deudo, e desapropiar teneres del próximo; e item mais, con los sus peculios en mazmorra escura les asepoltar, por arte de leixes mercadas a cohecho; ca justicia e premáticas sanctimoniosas, ogaño se mercan ansí de ordinario.
Gil González de San Incola, vicario e provincial de la dicha orden de los predicadores deste reino de Chile, e al convento de frailes de la dicha orden desta ciudad, a los cuales dijeron que encargaban e encargaron la administración e cargos de los dichos sacrificios de misas y beneficio y reparo de la dicha ermita e tierras susodichas, e dijeron que les cedían e cedieron el derecho y acción que va a ello tenían e tienen e les pertenece como fundadores de la dicha ermita e como administradores de dichas tierras (Blanco) no reservando ni reteniendo en si otra cosa mas del derecho de patronazgo de la dicha capilla, para solamente tener cuidado de ver e saber lo susodicho e facer que e haga e cumpla...
Dejo noble muger bueua, que es la reina doña Juana, que por todo el mundo suena su grant bondat sin ufana. Non cesa noche e mañana facer por mí sacrificios, que son deleites e vicios a mi alma que los gana.
Este es Fuero de Castiella : Que si un Rey, o Rico ome con otro Rey, o con otro Rico ome pone pleito de amistat, ansi que se ayudaran contra todos los omes del mundo, e por guardarse este pleito, danse Castiellos, e Viellas muradas, e entradas el uno al otro, darlas an en fieldat a cavalleros, que las tengan de manos de ellos : E los cavalleros deven ser naturales de la tierra, donde son: los Castiellos, o las Viellas en fieldat, cada uno do su Señor; e quando rescivieren los Castiellos en fieldat, o las Viellas, deben facer omenage de ellos a aquel Señor, de quien rescive las reenes, e tornarse suo vasallo por raçon de los Castiellos, o las Viellas.
E si qualquier de estos Reyes, o de los Ricos omes fallescieren el pleito, que pusieron, e el otro demandare los Castiellos, o las Viellas al cavallero, que los tiene por e1, diciendo que el fallecio el pleito, aquel que tovier los castiellos en fieldat, no se los deve dar, mas develos dar al Señor, cuyo natural es; e quando se los dier al Señor, a quien fiço el omenage por los castiellos, deve levar una soga a la goliella, e meterse en sus manos, e puede facer de e1 lo que quisier el Señor.
E esto fue judgado por Ruy Sanches de Navarra, que tenia castiellos en Navarra en fieldat por el Rey de Aragon, que avia fecho pleito con el Rey de Navarra, que se ayudasen contra todos los omes del mundo : e despues demando los castielllos el Rey de Aragon a Ruy Sanches diciendo que le fallesciera et pleito el Rey de Navarra, porque pusiera amor con el Rey de Castiella, e Ruy Sanches demando conseio a Ricos omes de Castiella, que eran y, e a toda la Corte, que faria del fecho, como este e conseiaronle en toda la Corte, que lo avia a facer, ansi como dicho es.
E si algund cavallero, o escudero fijodalgo quisier espedir algund Rico ome non seiendo este, que el espide, suo vasallo, puedelo facer; mas si aquel, a quien espide, non gelo otorgare, este, que el espidio, deve ser enemigo del Rey.
Mas si algund Rico ome, o otro Fijodalgo se va de la tierra, non le echando el Rey, estos que ansi salen de la tierra, nin por si, nin por otro señor non deven facer guerra ninguna al Rey en toda sua tierra, nin otro mal ninguno al Rey, nin a suos vasallos; e si algunos facen yerro contra esto al señor natural, el Rey puedeles entrar todo quanto les fallare en sua tierra, e puedeles derribar las casas, e destruirles las vinas, e los arboles, e quanto les fallare, e puedeles echar las mugeres de sua tierra, e aun los fijos, e develes dar plaço a que salga de la tierra.
E quando ovier el Rico ome a salir de la tierra, dever el Rey dar quel' guie por sua tierra, e devel' dar vianda por suos dineros, e non gela deven encarecer mas de quanto andava ante que fuese echado de la tierra : e el Rey non les deve facer mal ninguno en suas compañas, nin en sins algos, que an por la tierra.
Mas si algund Fijodalgo, que non fuer de tiempo, nin de edat con ayuda, e con conseio de aquellos, quel' tienen en poder, si ficier alguna cosa contra el Rey, que sea desaguisada enguerreandol' o en deserviendol´ en alguna manera, a este, que esto ficier, que es sin edat, non deve el Rey deseredarlo, nin facer otro dano ninguno, e sil' deseredare el Rey por tal raçon, e despues le perdona e el rescive por suo criado, devel' dar todo lo suo; mas puedesel' Rey tomar a aquellos, que le aconseiaron, e quel' tienen en guarda, o en poder, o que obraron en ello.
Silencio que solamente de cuando en cuando se quiebra con la voz del pregonero que a los más valientes hiela, Diciendo: «Esta es la justicia que facer el rey ordena a este usurpador tirano de su corona y su hacienda.» Siempre que oye el condestable este vil pregón, aprieta la mano del padre Espina que en voz sumisa le esfuerza.
Vos la aconsejasteis mal; Debo castigaros, Cid; Yo no puedo facer al; De mi reino vos salid.» El Campo dejó Rodrigo Respirando enojos fieros Y al partir llevó consigo Mi doscientos caballeros Que tenía por vasallos Y eran siempre los mejores Por sus lanzas y caballos, Ardidos y lidiadores.