Ejemplos ?
En estos casos, la despolarización del músculo cardíaco comienza en el ventrículo en vez de su lugar usual, el nodo sinusal. La génesis de las extrasístoles es desconocida.
Las extrasístoles pueden ser manifestaciones cardiopáticas, pero también pueden darse en corazones sanos y no es demasiado infrecuente, de ahí la importancia del diagnóstico.
En corazones sanos el consumo de drogas de diversa índole (recreacionales o médicas), alcohol, determinados medicamentos, tabaco, café o té pueden ocasionar extrasístoles, también en determinados estados de ansiedad la somatización cardíaca en este caso extrasistólica es relativamente frecuente.
Las extrasístoles en sí mismas no son predictoras ni indicadoras de trastorno orgánico ya sea cardíaco o de algún otro tipo, por tanto, ante su detección deben hacerse más pruebas para evaluar si existen enfermedades cardiacas o de otro tipo.
Existen varios tipos de extrasístoles y las clasificaciones varían según criterios electrocardiográficos, fisiológicos o paramétricos (parámetros variados como duración, frecuencia, etc.).
Respecto a pacientes con alteración cardíaca orgánica existen evidencias clínicas de que las extrasístoles tomadas como variable independiente son predictoras de muerte en pacientes post-infarto y post cardiopatía isquémica y en insuficiencia cardíaca, sin embargo también existen estudios contradictorios al respecto y en este momento no existe un criterio unificado.
Dada la etiología tan heterogénea de formación de las extrasístoles es necesario utilizar otros procedimientos diagnósticos a la hora de evaluar la condición clínica de un determinado paciente.
La Batracotoxina interfiere en la conducción cardíaca, causando arritmias, extrasístoles y fibrilación ventricular que conducen a una parada cardiorrespiratoria Los cambios estructurales provocados en el tejido nervioso y el tejido muscular son consecuencia del influjo masivo de iones de sodio que producen una alteración osmótica.
Algunos efectos cardiovasculares, probablemente debidos a la actividad anticolinérgica de la clorfeniramina, son taquicardia sinusal, extrasístoles, palpitaciones y arritmias cardíacas.
En caso de trastornos hepáticos y/o cardiovasculares debe tenerse en cuenta que este esteroide es hepatotóxico y dada su naturaleza de modulación de la tensión también puede provocar arritmias (extrasístoles o alteraciones de la repolarización tardía) aunque no existen casos reportados en humanos esta advertencia se basa en los efectos secundarios provocados por moléculas afines y debe ser tenida en cuenta, las alteraciones en la repolarización se displayan gráficamente por medio del EKG.
La onda P se esconde detrás del complejo QRS errático. La mayoría de las extrasístoles son benignas y no suelen ser tratadas médicamente.
El acúmulo excesivo de hierro en las fibras musculares cardíacas puede dar lugar a dos trastornos diferentes que aparecen en un tercio de los pacientes:por un lado, una insuficiencia cardíaca congestiva (del 15 al 35% de los casos), con disfunción sistólica y diastólica, manifestada mediante cansancio, astenia y edema en zonas declives (pies); y por otro, unas alteraciones en el ritmo cardíaco (arritmias) (del 20 al 30% de frecuencia), como son las bradicardias, las taquicardias auriculares y/o ventriculares y las extrasístoles.