extraña

extraña

s. f. BOTÁNICA Planta herbácea con tallo velloso, hojas alternas y aovadas y flores terminales y grandes.
NOTA: Nombre científico: (Callistephus sinensis.)
Traducciones

extraña

bizarre
Ejemplos ?
Júzguese lo que añadirían al difundirse la extraña noticia de la boda, y al saberse que don Fortunato, no sólo dotaba espléndidamente a la sobrina del cura, sino que la instituía heredera universal.
Aislados del mundo y de toda impresión extraña, sin otro fin y otro pensamiento que vernos para volvernos a ver, nuestro amor ascendía, no diré sobrenaturalmente, pero sí con la pasión en que debió abrasarnos nuestro noviazgo, de haberlo conseguido en la otra vida.
Siguieron por un corredor muy grande y muy largo, cuyas paredes brillaban de manera extraña, gracias a más de mil arañas fosforescentes que subían y bajaban por ellas, refulgiendo como fuego.
No volvió a ver la luz del día hasta que la desembalaron en la bodega de un cosechero, junto con sus compañeras, y la enjuagaron por primera vez, cosa que le produjo una sensación extraña.
¡Madre, he estado en las tierras cálidas! -No me extraña -respondió la madre-. Cuando uno, se ha tomado un par de tazas de infusión de flor de saúco, no hay duda de que se encuentra en las tierras cálidas.
Divertido no lo era, a buen seguro. Ser forastero en tierra extraña es condición bien amarga. Nadie se preocupa de uno, a no ser que le estorbe.
Conocido él, y, religioso, dijo: "Más quiero que con el destierro falte Roma a Scipión, que no que Scipión falte a Roma en el destierro". ¡Extraña medicina, echar la salud para quedar sanos!
El peligro de una dominación extraña obliga a la unión y se forman milicias integradas por elementos de todas las clases sociales, porque hay un solo interés, que es la defensa del territorio; a veces se unen ciudades, el caso típico de los últimos días de la dominación española son las invasiones inglesas; ante la invasión a Buenos Aires, Montevideo reacciona como un solo hombre y todo el mundo corre a defenderla, a pesar de que no teníamos muy buena amistad con ella; y debido a esta ayuda se volvió a tomar Buenos Aires.
Sin embargo, aquella botella no llevaba la indicación «veneno», así que Alicia se atrevió a probar el contenido, y, encontrándolo muy agradable (tenía, de hecho, una mezcla de sabores a tarta de cerezas, almíbar, piña, pavo asado, caramelo y tostadas calientes con mantequilla), se lo acabó en un santiamén. - ¡Qué sensación más extraña!
¡Lo que aquí pasa, hablando mal y pronto, es que no puedo casarme con usted, ni vivir de otro modo en su compañía, ni abandonarla a su triste suerte... Pero, créame, Angustias: ni usted es una extraña para mí, ni yo lo soy para usted...
¡Cosa extraña que haya estómagos privilegiados y estómagos sujetos a leyes inviolables y que la Iglesia tenga la llave de los estómagos!
Más allá del arroyo, a través de la cintura de árboles, brillaba una extraña luz roja sobre la cual se destacaba el negro encaje de las ramas; golpeaba las siluetas rampantes y proyectaba sobre ellas monstruosas sombras que caricaturizaban sus movimientos en la hierba iluminada; caía en sus rostros, teñía su palidez de un color bermellón, acentuando las manchas que distorsionaban y maculaban a tantos de ellos, y centelleaba sobre los botones y las partes metálicas de sus ropas.